Transparencia

Desde hace unas semanas, más que eso en realidad, sabía que debía contarle a Ale algo acerca de mí, de nuestra familia. Estos últimos días sentí la necesidad de hacerlo ya y no extender más el tiempo, tenía miedo, muchísimo miedo. ¿Quién quiere que sus hijos sufran? y por acción de unos de sus padres, creo que nadie. Yo no quería y sentía que quizás lo que tenía que contarle podía generarle algún dolor. Importante aclarar que no pretendo que mis hijas tengan una vida llena de cosas buena, es decir, sí quiero, pero la vida viene con todo: con cosas maravillosas, con cosas geniales, con situaciones y personas malas también. Y todo eso que nos pasa es aprendizaje, nos lleva a valorar lo que tenemos, lo que somos, a ser agradecidos. Así es la vida, así es vivir, lo que a mí me generaba tanta ansiedad era generarle a […]

Continuar leyendo

Lemon Tree

Yesterday you told me about the blue, blue sky.And all that I can seeIs just a yellow lemon tree. Esta canción sonaba en mi cabeza cuando tenía 16 años, la escuchaba mil veces (como hoy, como ahorita). Todo en absoluto era más sencillo, mi mayor responsabilidad era estudiar y sólo estudiar, mantener el cuarto ordenado, chequear de cuando en vez a mis hermanos. Hoy he regresado a tener 16, he recordado a mis amigos queridos, mi sonrisa de aquella época, a mi primer enamorado. Qué increíble es esa edad, yo juraba que con él me casaba, que tendríamos hijos (a los que obviamente ya les habíamos puesto nombre: Carolina y Santiago), que pasaríamos la vida juntos. Evidentemente eso no pasó, terminamos un año después, no tuvimos a Carito ni a Santi, la vida nos vino encima con todos sus retos. Recuerdo a mis amigos, nuestras tremendas aventuras, nuestras conversaciones interminables […]

Continuar leyendo

Acerca de bastones

Últimamente hablo -la mayor parte del tiempo- sólo conmigo, una lujo, un problema también. Soy mi hombro, mi dedo acusador, la mano que me sostiene, el abrazo que necesito, mi custodio, mi inquisidor, mi salvadora, quien me hunde. Saber que te tienes a ti mismo, que es menester quererte suficiente, creerte autosuficiente, podría hacer que pierdas de vista que también es necesario que existan personas a tu alrededor que puedan quererte lo que tú sóla no estás pudiendo, que puedan ofrecerte aquello que tú no eres capaz de facilitarte (por alguna razón), hasta que puedas auto gestionarte, otra vez. Me explico. Saberte suficiente para ti es, según yo, una necesidad a cubrir. Aceptarte tal cuál eres, buscar tu mejor versión de manera constante, quererte y cuidarte muchísimo, todo eso junto, todo eso es lo que ofreces al mundo y va -de alguna manera- a calibrar lo que estás dispuesta a […]

Continuar leyendo

Mis hijas, la novia de su papá, las familias reconstruidas

Ale me pidió estrellas de mar, debía llevarlas al colegio para una investigación. No sé cómo las conseguí, pero ahí estaban: 4 estrellas de mar. Ale y Ana estaban con su papá, esto fue hace casi un año. Ese fin de semana Fito (el Beagle de mis hijas) se comió las estrellas. El lunes Ale me contó lo que había pasado, le dije: “¡ay noooo, pero debías llevarlas hoy al cole!”, “no te preocupes mamá, Catalina me trajo todas las que necesitaba, eran lindas, de varios colores…” Esa fue la primera vez que sentí la presencia de la novia del papá de mis hijas -a.k.a Catalina-, en la vida de mis hijas. Ambos llevaban juntos ya algunos meses, él me la quiso presentar en más de una oportunidad. Debo confesar que yo no quise, “es solo tu enamorada, sé feliz, no me integres”. Asumí que consolidarse en una relación le […]

Continuar leyendo

Mis hijas, mi tiempo

Casi siempre -desde que tengo 18 para ser más exacta- he tenido principalmente dos maneras de ocupar mi tiempo: 1) siendo mamá y 2) trabajando. También se han unido a la combinación 3) estudiar y 4) encargarme de mi casa (en las que he vivido y esta virtual). Para mí, para Lu, ha habido muy poco tiempo, pero básicamente porque así lo decidí, no porque algo o alguien me lo impidiera. Fue recién después de divorciarme que descubrí que podía dedicarME tiempo, tenemos custodia compartida y eso ayudó muchísimo, eso significa que hay días, semanas en las que mis hijas no están viviendo en mi casa, sino en casa de su papá. El tiempo apareció, me aterré, busqué ocuparlo haciendo cosas para mis hijas pero ellas ya no estaban, me aterré más aún, luego pude ver más claro. Ya son años de cuidar celosa y cuidadosa, el tiempo que es […]

Continuar leyendo

Es momento de ponernos al día

Y escribo esto sin hacer correcciones, que salga todo para que no existen pendientes, para comenzar otra vez con la mochila vacía, con espacio para más, para lo nuevo. Imaginen que nos estamos tomando un café, aunque mejor recuerden este aprendizaje para la vida: en algún lugar del mundo, a esta hora, ya es de noche, entonces cambiemos el café por el vino. Hay que ponernos cómodos y preparen sus oídos y ojos que comienzo a contarles. Comencemos por la chamba. Tuve una hasta el 5 de octubre, después de ese día aquí me ves (por eso me ves, porque ahora tengo tiempo), tratando de ponerme algo cómoda sin una oficina, reuniones, mis tacos, ideas, caos. Van 12 días y aún no estoy cómoda, no tiene que pasar más tiempo para saber que mi vida está en una oficina, que ahí, creando, soy un pez en el agua. Y ya […]

Continuar leyendo

Agobio

¿Te ha pasado? Tener que hacer varias cosas a la vez, tener varios temas en los que pensar, ideas que se colan entre preocupaciones, la responsabilidad y la ansiedad como paraguas para todo. La gente que depende de ti y tu compromiso con ellos. A veces parece que puedo con todo, a veces parece que no puedo con nada. Las ganas de tirarlo todo y solo dormir me coquetean cada vez más, siento que debo hacerles caso, que me debo dejar llevar. La cama me abraza y es el abrazo que necesito estos días, que no son días terribles, sólo intensos. A pesar del evidente cansancio estoy imposibilitada de decir que no a todo lo que va viniendo, activa al máximo para decir que sí, para meterme en nuevos proyectos. Me animan los logros de mis niñas, los de mi equipo, siento que puedo más, que quiero más, que todo […]

Continuar leyendo

¿Hay alguien ahí?

No paso por aquí hace tanto que hasta había olvidado cuál era la contraseña para entrar a esta casa. Ha pasado un poco más de un año desde la última vez que escribí, más de una vez he imaginado que escribía, he escrito los textos en mi mente, les he puesto imágenes, les he pasado corrector, pero jamás los publiqué. Hoy estuve en los Manglares de Tumbes, pensaba en que sería ideal que mientras mis ojos van viendo pudiera de alguna manera mágica ponerle letras a lo voy sintiendo y esto se fuera publicando. Es que la sensación, la vista, eran tan maravillosas que me resultaba mezquino no compartir. Imaginen esto (quienes aún estén por aquí): media tarde, casi casi por caer la noche, sol puesto, naranja hermoso, como las tangelo que encuentras en el mercado de Tumbes. Verde por todos lados, el sonido de las aves de la zona, […]

Continuar leyendo