Acerca de bastones

Últimamente hablo -la mayor parte del tiempo- sólo conmigo, una lujo, un problema también. Soy mi hombro, mi dedo acusador, la mano que me sostiene, el abrazo que necesito, mi custodio, mi inquisidor, mi salvadora, quien me hunde. Saber que te tienes a ti mismo, que es menester quererte suficiente, creerte autosuficiente, podría hacer que pierdas de vista que también es necesario que existan personas a tu alrededor que puedan quererte lo que tú sóla no estás pudiendo, que puedan ofrecerte aquello que tú no eres capaz de facilitarte (por alguna razón), hasta que puedas auto gestionarte, otra vez.

Me explico. Saberte suficiente para ti es, según yo, una necesidad a cubrir. Aceptarte tal cuál eres, buscar tu mejor versión de manera constante, quererte y cuidarte muchísimo, todo eso junto, todo eso es lo que ofreces al mundo y va -de alguna manera- a calibrar lo que estás dispuesta a recibir también. Notarás de inmediato cuando te quieran menos de lo que te quieres tú. Sin embargo, y al mismo tiempo, es también una necesidad saber que existirán momentos en que nos serás suficiente, en que sola quizás no puedas y necesitarás el apoyo y el soporte de tu entorno. Alguien que te quiera ese pedacito que dejaste de quererte, alguien que te ofrezca la seguridad que parece perdida, alguien a modo de bastón. Un bastón comprensivo, dispuesto, amable. Alguien a quien agradecer por sostenerte, cuando sola no fuiste capaz.

Entender eso me está costando, muy autosuficiente y no estoy cubriendo mis necesidades emocionales básicas. Sigo hablando conmigo misma y el discurso es el mismo, necesito un pimpón, necesito otras voces. Al mismo tiempo no las busco, «yo sola voy a poder», me repito. Estoy segura que podré, eso me dijo alguien que me quiso mucho. A veces no lo creo, a veces quiero pedir ayuda, no sé cómo, siempre pude sola, hoy me cuesta. Hoy me cuesta pedir ayuda.

Escribir que necesito «un bastón» me cuesta, aceptarlo, más aún.

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.