Productividad y salud en la mesa

En muchas ocasiones, balancear el trabajo o la escuela con mantener una vida saludable con una dieta balanceada parece una labor titánica que requiere invertir una gran cantidad de tiempo hasta el punto de sacrificar el tiempo de ocio y diversión para lograrlo.

Sin embargo, existe un gran número de alternativas que permiten llevar una dieta balanceada sin requerir invertir demasiado tiempo en la cocina, y sin recurrir a la comida rápida o comida chatarra para ahorrar tiempo.

Sencillo, pero efectivo

Existen una gran cantidad de alimentos de sencilla preparación para un desayuno o merienda saludable ya que, además, son perfectos para llevar a la escuela o al trabajo para disfrutar a la hora del almuerzo.

A) Ensaladas. Son excelentes para cualquier momento como aperitivo, guarnición, plato principal o como postre. Además, son sumamente versátiles, generalmente no requieren ningún tipo de cocción, a menos que lleve vegetales hervidos o carne, o refrigeración, ya que pueden comerse a temperatura ambiente.

B) Sándwiches. Comprenden prácticamente cualquier platillo que se sirve entre dos panes, por lo que existe una gran variedad de estilos. Son tan populares como almuerzo, que es fácil encontrar bolsas herméticas con la medida de la rebana de pan de caja para transportarlos fácilmente y preservar su frescura

C) Smoothies o licuados. Estas bebidas son muy fáciles de preparar y pueden ser sumamente nutritivas dependiendo de sus ingredientes. Aunque los licuados se preparan con leche, los smoothies pueden o no llevar algún producto lácteo. Además, es muy fácil agregarles nutrientes adicionales en forma de polvos o jarabes.

Aunque las ensaladas pueden llevar ingredientes ya cocidos, en general, estos tres tipos de alimentos son preparados con frutas o vegetales frescos, por lo que tienen un alto valor nutricional. Además, es sumamente fácil personalizarlos dependiendo de las preferencias o requerimientos de quien lo consume sin que esto afecte la identidad del platillo.