¿Por qué las empresas no contratan mujeres embarazadas?

Era el 2008, yo había asumido hacía varios meses mi primera jefatura, tenía 27 años y me enteraba que estaba embarazada de Ale. Dejé mi trabajo, estaba con amenaza de aborto y debía descansar a tiempo completo, podía moverme lo mínimo necesario. Pasaron 4 meses, Ale y yo estábamos súper fuertes y ella muy segura, en ese momento decidí reinsertarme a la vida laboral. Estaba convencida de que no habría ningún problema. Sólo estaba embarazada, no estaba enferma, era una mujer fuerte, profesional calificada. ¿Por qué no podría reinsertarme? Participé de 4 entrevistas. Telefónicamente todo fluyó perfecto en las 2 primeras, había mucha expectativa, ya mismo quería conocerme el Gerente para quien trabajaría, en ninguna de estas dos dije que estaba embarazada. Al llegar a la entrevista presencial, mi panza y yo no tuvimos el mismo éxito que telefónicamente habíamos obtenido. Al contrario, la cara era de sorpresa, de ¿cómo se te […]

Continuar leyendo