¿Cuánto y qué tipo de ejercicios necesitan los niños?

Me encanta cuando, conversando con otras mamás y papás, me dicen: “Lu, por qué no escribes acerca de tal tema”. Y comienzan a contarme sus experiencias y, en mi mente, voy armando nuevas notas. ¡Gracias por las ideas!, justamente de una conversación así es que decido escribir acerca del tema de hoy. A quién no le han dicho: “tu hijo debe hacer ejercicios”. Ok, dices, pero comienzan a salir otras preguntas del tipo: “qué tipo de ejercicios”, “durante cuánto tiempo”, “en casa o en una clase particular”, “desde qué edad”. Hoy, en esta nota, trataremos de resolver varias de estas dudas. Primero es necesario comprender que hacer ejercicio, para los niños, no es lo mismo que para los adultos. Jugar incansablemente, cuando se es pequeño, es hacer ejercicios. Montar bicicleta, subir y bajar escaleras, correr de un lado a otro en la sala, jugar a las chapadas, jugar durante la […]

Continuar leyendo

¿Es importante el juego en la educación?

Preocupadas, agotadas y frustradas, he escuchado a muchas mamás comentarme: “¡ay! hoy tengo harta tarea del nido”. ¿Tú o tu hijo/a?, he preguntado sorprendida. Y luego de una angustiada explicación, sí pues, la tarea era para la mamá/papá. Sumémosle que no era una, ni dos, ni tres, eran montones de tareas para asegurar el “correcto desarrollo de un niño de éxito”. Del nido directo a la Nasa :S Ok, lo entiendo. Mamás y papás tenemos una preocupación geniuna, que antes del final de nuestros tiempos nuestros hijos terminen siendo buenas personas, exitosas, que tengan educación y que sepan usarla. Eso es completamente válido, pero en el camino vamos confundiendo algunos conceptos. Estamos convencidos que todo este gran deseo tiene su principal bastión en el colegio y nada más que el colegio. Y le adjudicamos responsabilidades a la directora, al profe de matemática, al de inglés, los libros de editoriales específicas, […]

Continuar leyendo

¿Cuándo empezar a prestarle el iPad a los niños?

Ale tiene 5 años, usa el iPad desde que tiene 4. Léase: lo usa. Tiene apps de cuentos, para dibujar y pintar, para aprender a escribir y reconocer el abecedario, claro y a veces juega “Angry Birds”. Como le contaba hoy a una lectora que me consulta acerca de qué  edad es la recomendable para permitirle a los niños jugar con los iPads, si bien la mayoría de apps están diseñadas para niños desde los 3 años, pues es innegable que desde los dos años (y hasta antes) ya pueden manejar una tablet. El uso es intuitivo, de ahí la facilidad con la que se enganchan. La recomendación de uso va a depender de cada familia, pero podemos plantear como criterio básico “2 horas al día para que los niños entre 2 a 5 años usen computadoras, videojuegos y aparatos que requieren ver una pantalla”. Aquí les paso una nota interesante, […]

Continuar leyendo

Tecnología para mujeres/mamás XXI

Hace un tiempo, no mucho, me invitaron a contar la experiencia de Mamá de DOS chancletas -mi casa virtual- en el Diplomado de Marketing Digital de la UPC. La invitación la hizo Ubaldo Lescano, en ese momento, profesor del curso de comunicación digital en el diplomado. Acepté feliz y realmente la pasé muy bien. Compartir lo que uno hace es motivador, compartir en general. Aquí una foto de ese día: Y fue así como conocí a Ubaldo, ingeniero de sistemas de la Universidad de Lima y papá chocho de una pequeña de 7 años. Quien además es Jefe de Proyectos y Nuevas Soluciones en la UPC y, tal como el mismo se define, un apasionada por la tecnología.  Entonces, juntando su rol de papá, todo lo que sabe de tecnología y su perfil de docente le pedí, por favor, nos acercara a mamás y papás a la tecnología de la […]

Continuar leyendo

Niños-adultos, una visión equivocada.

Tengo un objetivo que cumplir esta semana: responder todos los correos que ustedes, mamás y papás, me han enviado (desde el año pasado) y que por mil razones no he contestado hasta hoy. Lo siento, me creo pulpo, pero lo cierto es que tengo sólo dos manos y una lengua muy larga que a todo dice que sí. Lo siento, sinceramente. Y ayer contestaba un poco más de 100 correos y entre ellos había una constante: muchas mamás -según lo que percibo- consideran a sus niños, bebés, como adultos. Me explico (y exagero un poco): “mi hijo corre, se tira, grita, llora, le digo que no y hace como que sí, le digo no hables y habla, le digo duérmete y no se duerme. Me hace perder la paciencia, ¿acaso no entiende lo que le digo? ¿Acaso no sabe que tiene que dormir?”. ¿Qué edad tiene tu niño?, consulto preocupada. […]

Continuar leyendo

Acerca de los compromisos y el amor compartido.

Me separé, hace no mucho. Y en una relación de casi 12 años con dos niñas, las niñas y su bienestar son lo más importante. Sin olvidarnos de nosotros pensamos en qué era lo mejor para ellas, para todos, y caímos en que esto de que las chicas vivan sólo conmigo o sólo con él y que las visitáramos los fines de semana, con nosotros no iba a funcionar. Con un papá que disfruta contando cuentos todas las noches antes de dormir, no iba a funcionar. Con un mamá que se pinta y le pinta las uñas a las hijas cualquier día, porque sí, no iba a funcionar. Con un papá que busca nuevos títulos para que su hija mayor lea, no iba a funcionar. Con una mamá que vive preocupada porque sus hijas rían a carcajadas cada vez que las besa por todos lados a la hora que sea, […]

Continuar leyendo

Diciéndole adiós al pañal, dos realidades que podrían ser las tuyas.

Dos realidades, una de ellas -o ambas- podrían ser tuya: ¿Qué pasa si trabajo todo el día y sólo estoy muy temprano por la mañana y por la noche? Pues vamos a tener que ir con mucha paciencia, observar a nuestros hijos, organizarnos y delegar si es posible. Cuando Anita, mi hija mayor, cumplió año y medio mi mamá -que era quien prácticamente la criaba porque yo me iba muy temprano a la universidad, luego a hacer mis prácticas y llegaba muy tarde a mi casa- fue quien la acompañó en su proceso de control de esfínteres. Ella sabía qué hacer mejor que yo, ella me contaba cómo iban día a día, cuántos calzones habían ensuciado, cuántas veces había pedido pis, entre otros. No delegué en ella el apoyo a Anita, ella decidió hacerlo, pero si es que tenemos a alguien de confianza en casa, dispuesto a apoyarnos en este […]

Continuar leyendo

Del “por qué” al “qué significa”. Cuando los niños preguntan.

Hasta los dos años, Ale, mi hija de 4 años, no dijo una sola palabra. Bueno, mamá, papá, agua, guaguau, eran las únicas. Todo lo demás eran balbuceos, chillidos, gruñidos. Andábamos algo preocupados porque jurábamos que la niña no diría nada más. Sí pues, yo también caí en comparaciones odiosas: “pero mi primera hija habló a los 11 meses, Ale no avanza como su hermana”. ¡Es que cada hijo es distinto pues Lu!  Cada uno avanza a su propio ritmo, y nada de eso es malo. Y sí, lo confieso con vergüenza, yo comparé a mis hijas. Pero la preocupación terminó pronto y se convirtió en desesperación. Un día, Ale comenzó a hablar y jamás paró, y cuando digo JAMÁS, es JAMÁS. Los niños comienzan a balbucear antes de los 12 meses (en este post te explico más), son receptivos a todos los sonidos, reconocen su nombre e identifican personas y […]

Continuar leyendo