a-m-o-r-c-i-t-o

Hace 18 años, justo en estas fechas, estaba junto a mis amigos de la universidad (ya en 2do año) planeando mi babyshower. Nos reíamos muchísimo afinando detalles, sólo me preocupaban 2 cosas: que mi papás me puedan dar permiso (estaba embarazada pero aún era una niña), que mi hija nazca antes del evento. Anita no llegó al babyshower, creo que lo mucho que me reí los últimos días de mi embarazo ayudó muchísimo para que ella nazca tan rápido como lo hizo. Regresando en el tiempo, un día antes de que ella naciera, estaba con dolores que sentía me iban a partir en dos. Tenía mucho miedo. Estaba mi mamá, estaban mis amigos, estaban mis abuelas haciéndome de todo para que la niña nazca rápido. Mi mamá -hoy siento como si fuera ese día- era la calma andando, pero estoy segura que estaba aterrada. Lo sé porque yo hoy estoy aterrada por […]

Continuar leyendo

Peleando con un adolescente :/

Anita, mi hija mayor, cumple 18 años en tan solo algunos días (inserte lágrima de la madre aquí). Si bien ahorita deja de ser una adolescente pues aún lo es, con todo lo que esta etapa implica (inserte lágrima de sufrimiento de la madre aquí). Si bien es esta mujer fuerte, valiente, maravillosa, consistente y constante, es también un pocotón de mal humor andando. Todo lo define la manera cómo se despierte, si se oye un “mamita linda, buenos días”, uff será un muy buen día. Pero si lo que oyes es un “grrr….” sumado a una mirada que mata, mejor me preparo para lo que vendrá. Anita es tan dulce como el mejor cacao al 60%, no mucho, suficiente. Pero revienta con facilidad, se indigna, sufre, su visión maravillosa cambia por una totalmente negativa cuando algo no le cuadra. Cuántas veces he llamado a mi mamá para preguntarle si yo era así […]

Continuar leyendo

El primer trabajo

Tenía 19 años, una hija y estaba en 2do año de la universidad. Quería trabajar, asumir mis responsabilidades completas, no dejar de estudiar y avanzar. Ingresé a trabajar a McDonald’s. Hice hamburguesas, limpié el piso, estuve en caja, fui un muñeco en las fiestas infantiles que ahí se realizaban, trabajé y trabajé y trabajé. Me pagaban una nada la hora, salía súper tarde cuando me tocaba cierre y era mi papá quien me recogía. Comía hamburguesas todos los días, me nombraron “crew del mes” al 2do mes de trabajo, tenía varios pines en mi camisa, estaba orgullosa de mí. Llegó navidad y fui yo quien le compró a Anita sus regalos aquella vez, no fue mi papá. Estaba feliz, destruida pero feliz. Terminaron las vacaciones de la universidad y regresé a clases, comencé 3er año y cambié de trabajo hacia uno que tenía que ver con mi carrera y mi historia siguió. Les cuento […]

Continuar leyendo

¡No volverás a dormir jamás!

Por esas casualidades de la vida me crucé en el camino hacia la oficina con una persona a la que no veía hace un tiempo. Debo para aquí y decir algo acerca de esta persona, intrascendente mi dato, pero que debo decirlo pues, resulta que es el churro más churro de Lima y alrededores, guapísimo, alto, sonrisa hermosa, mirada bonita, cara de buena persona y ese cabello largo que va al viento. Bueno, algo iba a contarles, pero ya no me acuerdo 😛 Ah sí, sí. Resulta que hablaba con el churro, digo con “Papacito” y le preguntaba cómo le iba, está casado (buuuu) y dentro de un par de meses será papá (por eso vamos a llamarlo Papacito pues). Me contaba que estaba muy bien, que su bebé es hombrecito y que ya habían escogido su nombre. “Oh, qué maravilla”, le dije (mientras apreciaba su sonrisa bonita). Y en ese momento sentí que debía […]

Continuar leyendo

El arte de contar historias

Los niños, en general, tienen una manera alucinante de contar cuestiones sumamente sencillas. Algunos, los más chiquitos, los que comienzan a amarrar una palabra con otra, hacen estas pausas hermosas en las que respiran, alargan la primera letra de la palabra que dirán, dicen “no, no, eso no” y se corrigen solitos. Y una oración les puede tomar varios minutos. Están también los que hablan a la velocidad de un rayo, cien palabras por minuto, sin parar, sin respirar, que termina sin aliento y dicen: “y, y, y…” y siguen hablando. Están los que hablan y mueven el cuerpo completo, y marean, y van llevando tu mirada de arriba a abajo y hacia el costado mientras el rededor se vuelve el escenario en el que sucedió la historia que nos cuentan. Marean y mucho, pero hay tanto entusiasmo en su relato que contagian. Están los que terminan contando una historia más grande que la que realmente sucedió, estos […]

Continuar leyendo

Microteatro: obras de 15 minutos

En Microteatro captamos la esencia de un tema y lo expresamos en un periodo corto de tiempo con un reducido número de espectadores. Ya había ido a ver algunas obras de Microteatro, algo escéptica porque cuestionaba el hecho de “vivir” un argumento en solo 15 minutos. De eso se trata Microteatro, 25 obras de entre 10 a 15 minutos, para 15 espectadores. La conclusión fue que sí, sí puedes vivir, trasmitir, emocionarte con una obra de 15 minutos. El esfuerzo de los actores y directores para condensar en sólo 15 minutos una historia es realmente un éxito. Las obras que fui a ver fueron geniales, pero resulta que Microteatro tiene obras para niños también, desde los 3 años hasta los 14, los sábados y domingos desde las 4pm hasta las 6pm La entrada para todos cuesta S/13, para las obras de la noche (que ya no son para niños) la […]

Continuar leyendo

Un miedo nuevecito

Alrededor de mis hijas se han generado las alegrías más grandes, felicidad genuina y demás emociones maravillosas. Pero también mis más grandes miedos. Uno de ellos, nuevo, nuevecito para mí, es el que vengo experimentando hace sólo unas semanas. Llevamos 4 años de custodia compartida, el papá de mis hijas y yo criamos juntos, estamos súper involucrados en todo lo referido a nuestras hijas y ellas van pasando por situaciones y experiencias que desde la perspectiva de cada uno de nosotros les vamos generando. Conocen nuevas personas a través de su papá y a través mío, personas con las que se involucran, con las que comparten, con las que van formando historias. Esto me parece fabuloso, enriquecedor, hasta que Ale comenzó a nombrar a alguien que sabía hacer muchas cosas que a ella le gustan, luego fue Anita. “La amiga de papá hace esto…”, me dijo el otro día, “seguro le gustará esto y también lo otro…”. Y ahí […]

Continuar leyendo

¿Dónde pasaremos la navidad?

Me ha llamado la atención la cantidad de correos que he recibido, de papás y mamás, que preocupados me consultan ¿dónde deben pasar la navidad?, si en sus casas, si en casa de los papás de ella o los de él, qué pasa si están divorciados, ¿cómo hacer?. Lamento comentarles que no tengo la respuesta, sólo tengo mi propia experiencia, dos hijas, un divorcio y una ganas locas de celebrar navidad. En este post, de hace 4 años les contaba cómo hacía -cuando aun estaba casada- con el dilema de pasarla en casa de su familia o en la de mi familia. Mantengo muchas de las cosas que en ese momento pensaba y que considero aplica para diversas situaciones: Democracia, cero dramas, negociar. Un año con tu familia, un año con la mía. Con tu familia el 24, con la mía el 25. Cuando formas una familia con otra persona, aquella […]

Continuar leyendo