a-m-o-r-c-i-t-o

Hace 18 años, justo en estas fechas, estaba junto a mis amigos de la universidad (ya en 2do año) planeando mi babyshower. Nos reíamos muchísimo afinando detalles, sólo me preocupaban 2 cosas: que mi papás me puedan dar permiso (estaba embarazada pero aún era una niña), que mi hija nazca antes del evento. Anita no llegó al babyshower, creo que lo mucho que me reí los últimos días de mi embarazo ayudó muchísimo para que ella nazca tan rápido como lo hizo.

Regresando en el tiempo, un día antes de que ella naciera, estaba con dolores que sentía me iban a partir en dos. Tenía mucho miedo. Estaba mi mamá, estaban mis amigos, estaban mis abuelas haciéndome de todo para que la niña nazca rápido. Mi mamá -hoy siento como si fuera ese día- era la calma andando, pero estoy segura que estaba aterrada. Lo sé porque yo hoy estoy aterrada por mi Anita. Aterrada y entusiasta, contradicción por todos lados.

Aterrada porque llegó a la misma edad que yo cuando la tuve, y yo deseo para mi hija más tiempo para ella misma que el que yo tuve. No me malentiendan, jamás he renegado acerca de esa muñequita que me dieron casi a las 2am del 8 de mayo, gritando tanto que me dejaba sorda, jamás, si regresara en el tiempo lo haría todo igual, todo igualito, con tal de tener a Anita conmigo, todo. Y a pesar de eso, deseo para ella tiempo, para que vea, que explore, que se equivoque, se levante, viva. Y entusiasmada porque es un ser humano con determinación, a ella no le vengan con cosas, ella va hasta donde quiere.

Mi Anita cumple 18 años el 8 de mayo y realmente me parece mentira. No sólo porque evidentemente ya no es una bebé, sino porque derrama fuerza por donde la veas, ha pasado dos operaciones,  ha padecido una enfermedad muy triste y ha salido de todo más fuerte aun. Recuerdo claramente la primera operación, yo vivía fuera de Lima y llegué justo cuando ella entraba a la sala de operaciones, no la vi casi nada hasta que salió. Le había comprado una muñeca, ¿te duele?, le pregunté. Ella estaba con trencitas, con puchero, se le caían las lagrimitas, pero no lloraba, se notaba que hacía fuerza para no ponerse a llorar, tenía menos de 5 años. Yo estaba a moco tendido y mi flaca aguantando valiente.

anita

Recuerdo todo mi corazón, mi Anita, como cuando ayer te pregunté cómo ibas y me respondiste: “queriéndote mucho”. Me enseñaste a ser valiente con esa primera mirada que me diste a las 6am cuando ya estuvimos juntas después que naciste, después que pasé por el lado de mi mamá y me dijo: “¡Lucero, Lucero, Lucero!”, toda la vida me ha hecho barra, toda la vida. Tu mirada me calmó, me dio seguridad, me sorprendió, pedacito de persona, de mujer. Tu mirada que hoy a veces me manda volar, me mata, que ya no es tan dulce, a veces. Feliz cumpleaños hermosa, feliz vida para ti, representas junto a tu hermana, lo mejor de mi vida, la mejor parte de mí que no es mía, porque ustedes se pertenecen sólo a ustedes, a la vida, a este mundo. Gracias por recordarme lo maravilloso que es ser tu mamá, gracias por retarme todos los días para ser mejor persona, gracias por poner a prueba mi constancia, espero estar haciéndolo bien. Soy un ser humano como tú y probablemente me haya equivocado, me esté equivocando, me vaya a equivocar. Del error también se aprende, es necesario.

No mientas, vive honesta a ti, a quién eres, a lo que representas, vive en constante transparencia y agradecimiento. Adora a tu hermana, ella te tiene a ti, tú la tienes a ella. Ya sabes que la vida golpea, a veces muy feo, pero que no hay golpe que exista que te tumbe si es que tú no quieres que eso pase. Aquí estoy, aquí estaré para ti tantas veces sea necesario.

Te quiero, te quiero muchísimo.

7 comments

  1. Que hermoso Post, palabras bellas, no se que pasa que cada vez que leo tus post me sumerjo en ellos y siento que estuviera ahí, sentí que estaba viendo a Anita con las ganas de llorar saliendo de la operación y el cuerpo se estremece o es que así somos las mamas de sensibles?.
    Feliz cumpleaños para tu hija, feliz vida para ella como dices.
    Nuestros hijos son los que nos hacen ser mejor persona cada día que pasa.

  2. Ya 18, que rápido, recuerdo leerte hace ya muchos años, cuando mi mayor apenas cumplía 2 y ahora tiene casi 8, muchas gracias por dejarnos ser parte de tu vida y la de tus niñas, hoy me has sacado una lagrimita, un abrazo a Anita, que tengan el mejor cumpleaños posible, que disfrute mucho
    y a ti, Lu, bravo Mamá! Hiciste un gran trabajo

  3. Que bella relacion de madre e hija..siempre te he seguido desde hace 6años y admiro mucho lo que escribes.. Yo siempre trato y trato de ser constante en ser buena madre.. Al final del dia, me digo ¿habre hechi bien? Ay dias que las lagrimas se me salen por alegria al verla feliz . Gracias Lu por que a veces aprendemos de lo que los demas tienen.. Y tu das mucho.. Que Dios siempre las bendiga a las 3. Besos.

  4. Guao❗❗❗ es increíble ya 18 hace, 6 años que te sigo, me parece increíble que tengas una señorita, tus palabras para ella son tan llenas de amor, tan dulces tan tiernas, muchas felicidades para tu hija, y para ti tambien, que la pase divinamente un fuerte abrazo

  5. Feliz cumpleaños para Anita!!! Es inevitable no emocionarse con todo lo que escribes, salen.del.fondo de.tu ser, se sienten tan reales, tan sinceras, y felicitaciones a ti por criar dos hermosas.princesas!! Dios las.bendiga 🙂

Deja un comentario