El pediatra de nuestros hijos vs Google

Dr GoogleConfiésalo, cuando tu hijo/a ha estornudado, ha tenido fiebre, le ha dolido la panza, le ha picado algo, ha vomitado, etc., antes de llevarlo al pediatra, quizás durante también y probablemente después, le contaste al Doctor Google los síntomas y apretaste ENTER para descubrir el por qué de todo lo que tu hijo tenía. ¿Sí o no? Y fuiste al pediatra y le dijiste, hasta en términos médicos, qué podía estar padeciendo tu hijo y qué hacer. Y cuando te explicó que quizás no era lo que decías, dijiste: “pero yo leí que…”. Admítelo.

Aquí pasan varias cosas, en principio el interés nuestro de saber qué pasa con nuestros hijos, a nadie le parece bacán que estén enfermos, así sea una simple gripe. El interés de saber pronto además, ya mismo, y darles un tratamiento. De saber que no tienen nada grave, porque ya viste que le salen los mocos y de inmediato pensamos que tienen una enfermedad incurable :S Y cuando algún síntoma detectamos vamos de frente al Dr. Google y nuestras búsquedas son de lo más alucinantes, recuerdo alguna vez haber hecho la siguiente: “fiebre-en-niña-de-4-años-con-tos-estomago-suelto-no-toma-jarabes”, así literal, porque mientras más claro describamos lo que está pasando más rápido el Dr. Google “dará en el clavo”.

Luego pasa que la información está al alcance de todos, entonces por qué no tomarla. Ahí está, a un clic de distancia. La historia de otros niños quizás con algo parecido a los tuyos, contada por sus mamás y/o sus papás, todo está escrito. Pero justo ahí no hacemos una diferencia, no ponemos un límite. Es decir, la información está ahí, sirve a modo de consulta, pero ¡no somos médicos!, las conclusiones a las que lleguemos no son las que un médico -después de haber estudiado más de 6 años, más- llegaría, porque se toman en cuentan más cosas que las que sólo son visibles. Recuerda que no todo lo que encuentras en la nube es fidedigno.Y ahí mi tercer punto, los médicos estudiaron años, te imaginas lo que significa para ellos que llegue una mamá o un papá y que les diga qué tiene su hijo y qué hacer o -lo peor de todo- que les diga qué ya hicieron (y que obvio, no está funcionando y por eso recién llegaron al pediatra). Eso debe ser realmente frustrante.

Algo que me preocupa es cuando se hacen consultas a través de Facebook: “¿mi hijo está con dolor de estómago hace dos días, qué le doy de tomar?”, esperando las respuestas de otras mamás. Y sí, el consejo basado en la experiencia de otras personas es buenísimo, las recomendaciones son en extremo necesarias, pero debes siempre escuchar al médico especializado cuando se trata de temas médicos. Es irresponsable considerar además que lo le sirvió a uno, nos servirá a todos por igual. Tus hijos no están en el mismo contexto que el resto de niños en el mundo, no se alimentan igual, están en climas distintos, expuestos a variables distintas, si yo te digo que a mi hija le funciona el jarabe tal no significa que a los tuyos también les servirá, quizás sí, quién sabe. Y en temas médicos el azar no es necesariamente lo que se busca.

Entonces, Google, la conectividad a través de redes sociales, todo es una maravilla, estamos más cerca, pero hay que ser responsables, no sólo quienes buscamos la información, sino también quienes la brindamos. Busca y encuentra un pediatra con quien te sientas cómoda y confiada, apoya a otras mamás y papás, no dejes de informarte, y ante una enfermedad promueve la búsqueda de consejo de especialistas en salud.

Hablamos,

firma

 

 

 

DATO: Aquí algunos consejos de cómo identificar información médica confiable en internet.

4 comments

  1. Tan cierto, mi esposo es el 1ero en decirme eso, pero siempre le repito que nadie mejor que el pediatra para diagnosticarla , muy buen post

  2. Toda la razón, me sentí tan identificada con él título del artículo. Me pasó eso con mi Juandi, cuando llegué a la consulta con él pediatra le conté todo lo que tenia mi hijo y tambien lo que leí en el internet, he llorado a mares pensando lo peir, ya que algunos sintomas tenia mi hijo. Su pediatra tan bello él, me escuchó, me explicó punto por punto y me dijo. Sra.a quien va a creer a mí o al mostruo del internet. En ese momento me llegó un aire tipo la rosa de guadalupe. Y salí feliz del consultorio. Ya pasó mas de un mes, mi pequeño de 4 años está sanito y yo puedo disfrutar a mi hijo sin tantos miedo. Google es bueno pero hasta cierto límite. Eso me quedó mas que claro.

    1. Oh Jéssica, lo importante es hacer una real dimensión de lo que sea que esté suciendo, y eso se logra con lo especialistas. Hacerlo por nuestra cuenta, si es que no somos médicos, pues solo nos altera y nos lleva a la preocupación máxima. Qué bueno que tu pequeño hoy esté mucho mejor.

      Cariños,

      Lu

Deja un comentario