Madre/Padre vs Madrastra/padrastro

He usado las palabras madrastra/padrastro para referirme a la persona que junto al padre o la madre biológica se involucra en la crianza de los hijos del otro, porque ha comenzado una relación con este. O sea la nueva pareja de tu ex, por ejemplo.

Chen Chi-kwan

Tengo 5 amigos muy, muy cercanos, que comenzaron una relación con una persona que ya tenía hijos, que venían de una relación anterior. Todos ellos, mis amigos, supér distintos unos entre otros, y viviendo la misma situación. Los he oído con los mismas dudas, con los mismos temores, ansiedad, expectativa, emoción, acerca de los hijos de sus nuevas parejas. Debo decir además que estas 5 personas estaban (están) absolutamente enamoradas de sus nuevas parejas, asumiendo que venían en pack, felices con el pack completo. 5 personas que seriamente asumieron una relación en la que habían niños.

No a todos les fue de maravilla, no a todos les está yendo bien. A otros les va genial y son en absoluto felices. Pero de qué depende, cómo se hace, cómo no se hace esto de involucrarse en una relación en la que además de la persona amada existen hijos y que, en los 5 casos, tienen un papá o una mamá presente. Pues no sé, les aseguro que no sé. Sólo estoy clara en aquello que yo -mamá y mujer divorciada, que cree d e f i n i t i v a m e n t e en el amor y en volver a enamorarse- sí y no haría.

  • Después de haber cerrado mi proceso de amor anterior, mi relación anterior, cerrado por completo, creyendo en mí, en mis posibilidades, sabiendo que soy importante, queriéndome mucho, habiéndome recuperado del duelo, y si me da la gana, avanzaría hacia tener una nueva relación, seria, importante. Por qué pongo antes que nada este punto, porque si no cerraste tu relación anterior, de verdad, no funcionará nada en adelante. Te verás perjudicada tú, además de tus hijos. Entonces, para empezar algo nuevo hay que terminar realmente y con gratitud lo anterior. Si crees que lo anterior tiene posibilidades aun, entonces dale hacia eso, pero a lo que sea que vayas dale con claridad.
  • Si me involucro con alguien y siento que es real y estoy segura de eso (cómo saber si es real, pues no lo sé, supongo que lo sabrás simplemente cuando haya llegado), sólo en ese momento le presentaría a alguien nuevo a mis hijas. Antes no, antes voy en ensayo y error conmigo y con alguien más pero sin involucrarlas, ¿para qué hacer lo contrario? Soy yo quien debe entrar en una nueva relación con la convicción de que además habrá un esfuerzo común en avanzar en la conformación de una nueva familia. Si a la otra persona eso no le interesa, entonces para qué avanzamos.
  • Aquí algo súper importante, por lo menos en mi caso, si me enamoro otra vez no buscaría reemplazar la imagen y el rol del papá de mis hijas. Si alguna vez me involucro en la búsqueda del ser amado, será sólo eso, no en la búsqueda de un papá, porque mis hijas tienen ya uno y es el mejor. La idea de reemplazarlo sería una falta de respeto hacia él, y no lo merece. Ni él, ni yo. Nuestra vida como esposos acabó, pero como padres no acabará. Seguro existen otros casos distintos en el que sí quieran reemplazar a alguien porque simplemente no se portó bien, porque vive para jorobar sus vidas y las de sus hijos, cada uno tendrá siempre lo que merece, de eso estén seguras(os).
  • Si decido involucrar a alguien en la vida de mis hijas, me aseguraré siempre que las trate con respeto, con amabilidad. Me encantaría que las conozca con mente abierta, con harta paciencia, sabiendo que quizás para ellas no será fácil, que finalmente son niñas y nosotros los adultos. Que quizás ellas tengan también un duelo que no hayan cerrado aún, finalmente un divorcio, una separación afecta a todos, así no queramos. Si alguien, de parte del papá de mis hijas, se involucra en sus vidas me encantaría que no tratara de reemplazarme, que también entre con paciencia y amabilidad a sus vidas, sin forzar nada, que las observe, que las lea, que las intente entender, que vea a través de ellas al hombre con el que ahora comparte su vida.  Que sepa, seguro que sí, que el amor se construye, que hay que esforzarse.
  • Sería maravilloso no ser un obstáculo para la relación de la nueva pareja del papá de mis hijas, cuando aparezca. Sería maravilloso que el papá de mis hijas no sea un obstáculo para la nueva relación que yo emprenda, cuando así sea. Ojalá no llegáramos a generar en nuestras nuevas parejas, ni él ni yo, comentarios del tipo: “es que le llena la cabeza a sus hijos de comentarios negativos hacia mí”, “es que es súper difícil, quiero hacer algo con sus hijos, conocerlos más y él/ella no me deja”, “es que pone a sus hijos en el medio, intenta separarnos”. Ojalá que no, seguro que no. Sería maravilloso que si alguna vez me da la locura y me pongo en un plan absurdo hacia la nueva pareja del papá de mis hijas, y no veo más allá de mis narices y confundo todo, él pueda detenerme, firme y amable, dejándome claro que tiene una nueva vida con una persona que respeta a mis hijas y que sólo eso importa, que todo estará bien. Será maravilloso cuando -ojalá que no- a él le de la locura, yo deje claro lo mismo, con la misma amabilidad y comprensión. Porque al final, en serio, todo estará bien.

Felizmente nuestros hijos no son tontos, felizmente nosotros no lo somos. Hay mucha gente mala en el mundo, no nos convirtamos en uno de ellos, no lo hagamos a través de nuestros hijos. Ellos, nosotros, nuestros ex, merecemos una mejor vida siempre. Y habrán personas igual o mejores que nosotros, eso solo toca aceptarlo con gratitud, tú serás la madre siempre, tú serás el padre siempre, basta de jorobarle la vida al otro o la otra, ¡ya déjalos vivir!. Aplauso a quienes se convirtieron en padres o madres de los hijos de sus nuevas parejas, porque simplemente el papá o la mamá de verdad estaba ausente, porque no todos pueden ser buenos padres, porque a veces hay personas a los que no les importa, por la razón que sea, te aplaudo a ti que asumiste ese rol. Esos niños que asumiste como tuyos, son y serán tuyos también.

Dejen que la vida los trate bonito, sus hijos y ustedes son prioridad. No se puede tener tranquilidad cuando se anda prendiendo incendios innecesarios porque te da la gana de hacerlo nada más. Sé buena mamá, sé buen papá, ama mucho.

Hablamos,

firma

2 comments

  1. Muy buen artículo, una realidad al 100%, la nueva pareja de uno no tiene porque ser la nuev@ madre o padre de los hijos, claro salvo cuando este está ausente por la razón que sea. Felicidades por tus artículos Lu.

Deja un comentario