¡Nos fuimos a Colán! (aquí todos los datos)

Ya les había contando, renuncié a mi trabajo en diciembre y necesitaba -aún necesito más- vacaciones de verdad, sin tener que pensar en “uy el lunes debo volver a la oficina, y no he mandado tales mails, y tengo estos pendientes…”. Lo primero era alquilar una casa en la playa, en una de estas playas exclusivas al sur. Felizmente no pude alquilar porque uno de los requisitos era que estuviera casada (sí, así como lo estás leyendo), entonces no pues amigas, no me iba a volver a matrimoniar para alquilar y menos necesito a nadie que valide que soy capaz de alquilar una casa -y hacer lo que me queda la da gana- by my own…

Entonces, le comentaba de esto a mi buen amigo Jorge, más piurano que cualquier piurano. Él me dijo: “Colán, ese es el lugar que necesitas”. Y me contó tanto de este lugar en el que nunca antes estuve que me entusiasmé de inmediato y entusiasmé a mis hijas. Veía las fotos y me enamoraba cada vez más. Decidido estaba, me iría a Colán con mis chicas, las tres solamente. Desde que decidí, hasta que viajamos, pasaron un ciento de cosas (algunas malazas y otras demasiado buenas), ya todas resueltas aquí te las cuento para que chequees si te gusta este destino y te lances a pasar unas vacaciones de harto relax.

img_20170103_120352_621

img_20170104_200045_162

img_20170102_191551_183

Primero lo primero: ¿Cómo ir?: 

Este sería un viaje que haría manejando, el trayecto en sí se convertiría en parte de la aventura. Pero ya no tengo carro… (es que sólo a mi se me ocurren estas ideas maravillosas). Pero bueno pues, había que resolver, iba a ir hacia Colán manejando sí o sí. Entonces alquilé una camioneta y ya al final te contaré todo lo que pasó con este alquiler (que fue de terror), mejor primero te cuento todo lo bacán.

Pueden ir hasta Piura en avión, hay ofertas buenazas si haces tus reservas con anticipación. Puedes ir en bus también, en mi caso si no llegaba a conseguir la camioneta iba a comprar pasajes en Oltursa. Entonces, vas hasta Piura y luego tomas un colectivo hasta Colán, no te tomará más de 45 minutos a una hora. O en el mismo aeropuerto alquilas un carro y llegas sólo siguiendo las señales, no te vas a perder, te aseguro. Llegar está recontra fácil, ojo, manejando llegarás en aproximadamente 15 horas. Más si paras, obviamente.

La ruta (si vas manejando):

Siempre prefiero manejar, parar y parar donde me de la gana, bajar, estirar las piernas, cambiar la ruta y conocer los lugares que me vaya mostrando el camino hacia mi destino. Llevo ya varios viajes en los que yo misma me he llevado: Huaraz, Oxapampa, Tarma, Huancayo, Colán, ando acumulando kilómetros 😀

La ruta hacia Piura es súper tranquila, la carretera es totalmente asfaltada y en ese sentido no tendrás problemas al manejar, ni tendrás que ser un experto en off road para llegar tranquilamente. Sólo debes ir por la Panamericana Norte, de frente. Usa Waze o Google Maps para ubicarte mejor. Hay varios peajes, vaaarios, van entre S/4.5, S/7.9 y el más caro fue de S/12 y encontrarás aproximadamente 12 (ahora que los contamos, pucha, son un montón), ojo que son un poco más de mil kilómetros desde Lima hasta Colán.

Hay varios trechos, varios, de sólo pista y arena, a veces parecen interminables. Es menester que tengas un buen copiloto o varios que te mantengan atenta, que te hablen, que pongan buena música y que te vayan avisando de todo aquello que no ves. En mi caso, las copilotos eran mis chicas, las mejores debo decir. La vista va cambiando, de pronto aparecen a tu izquierda las playas más bonitas del planeta en Huarmey, dan unas ganas de lanzarte con la camioneta y quedarte ahí. También verás arrozales, más al norte. Ya para llegar verás espejismos, créeme.

img_20170101_193722_880

Ten mucho cuidado con la velocidad, parece que puedes volar, pero no, no te equivoques. Además hay hartos controles de velocidad como para que tengas a un externo controlándote. Hay harto loco en la carretera, harto, debes manejar a la defensiva, con harta precaución. Chequea que tu carro tenga buenas luces (todas), buenos frenos, espejos retrovisores, no sólo serán útiles para ti y tus acompañantes, también servirán para quienes vayan por la ruta a tu lado.

Para el viaje de ida salí de Lima a las 6:30am, a las 5pm ya estaba en Chiclayo y ahí me quedé. Estaba algo cansada y era prudente descansar, estando además con las niñas en el carro. Nos quedamos en Casa Andina, una buenísima opción. Almorzamos/cenamos en La Plaza, el restaurante de Casa Andina, fue la l o c u r a, ¡todo riquísimo! No importa cuánto tiempo te hospedes, puedes usar todas las instalaciones del hotel: gimnasio, sauna, etc. El servicio fue lo mejor de todo. A la mañana siguiente, luego de un frugal desayuno buffet, salimos hacia nuestro destino inicial. Salimos 9:30, retomamos la ruta y llegamos antes de la 1pm, ya que una parte de la Panamericana Norte estaba cerrada, sino hubiéramos llegado un poco antes.

Para el retorno a Lima salimos a las 6:30am de Colán y paramos en Chiclayo a las 9:30am a tomar desayuno en el Astoria. Ve, por favor ve. Pide el pan con pavo, un clásico en este lugar. Luego llevé a mis hijas al Mercado Modelo, es un lugar al que todos deberíamos ir, es maravilloso, es diverso, es expresión cultural pura.

img_20170108_104632_910

Emprendimos el regreso pronto. La idea era parar en Tortugas, kilómetro 300 y tanto y ahí quedarnos a dormir. Pero yo ya no podía más con la idea de manejar un día adicional. Así que decidí -irresponsablemente, debo admitir- manejar de largo hasta Lima. A las 5pm llegamos a Casma a almorzar, mejor no te paso el dato de dónde almorcé porque no me gustó nadita. Seguimos y llegamos a Lima, a mi casa, a las 11pm en punto. Obviamente llegué destruida, 17 horas manejando.

¿Dónde quedarte?:

Teníamos dos opciones: o alquilábamos una casa o nos íbamos a un hotel. Lo de la casa me tentaba, pero siendo que todo lo hice sólo con dos semanas de anticipación, mis opciones eran muy pocas. Me recomendaron un lodge. Aquí debo hacer un paréntesis y decir, afirmar, gritar que las recomendaciones lo son todo. La de la gente local, la de gente que ya haya ido, la de páginas especializadas. Pregunta, siempre pregunta. Y al final, cuando ya fuiste, comiste, viajaste, pasa la voz y haz de las recomendaciones un círculo virtuoso.

Decía, me recomendaron un lodge. Ni bien lo vi me encantó, lee esto: cabañitas a pasos de la orilla del mar, terrazas para ver el sol ocultarse mientras te tomas un cafecito, playa casi casi para ti solo, seguridad. Mejor mira:

img_20170106_173400_425

img_20170103_183116_340

Se trata de Playa Colán Lodge. Tuvo cosas muy bacanes y otras no tanto, pero si haces un balance, todo resulta siendo bueno. ¿Qué me gustó?:

  • Las cabañas, súper bien ubicadas, bonitas, limpias y seguras.
  • No hay tele, para preservar la paz y la búsqueda de relax. La bulla es la de las pequeñas olas rompiendo en la orilla.
  • Si no quieres ir a la playa vas a la piscina, ideal para los pequeños porque la máxima profundidad es 1.20m.
  • Tienes el restaurante para comer de todo: desayuno, almuerzo y cena. Buen sabor, no tan barato.

img_5544

¿Qué no me gustó?

  • Si bien el restaurante tiene de todo, considero que pueden mejorar sus precios. Entiendo que los productos los llevan desde Piura pero eso no justifica que toda la carta sea cara, una revisadita no les caería mal.
  • Esto no tiene que ver con el hotel, pero algunos de los vecinos que tuvimos llegaron creyendo que podían hacer la bulla de la vida con tremendo volúmen de música. Pero al toque les cuentas que la idea es paz y todo vuelve a la calma.

¿Qué hacer en Colán?

Para mi la única actividad consistiría en tirarme en la arena desde que amanece hasta que anochece. Proveyéndome de sendas cervezas bien heladas en momentos determinados, un café para el ocaso e intermedios de empanadas de aire y ya estuvo todo. Pero como viajaba con mis hijas pues había que pensar en algunas actividades adicionales.

No son servicios del hotel pero hay varias empresas que te ofrecen motos acuáticas para paseos en el mar, kayak, karts. Son buenas ideas y divertidas, pero no uses los Karts encima de toda la gente que anda tirada en la arena, en serio, es molesto, no es pista. Entonces, tienen la piscina, la playa, lleven juegos de mesa, vayan hacia una de las partes más altas de Colán a ver el sunset. Lleven libros, ¡que no falten una pelota!, y vayan con toda la actitud para compartir su tiempo, no tienen que jugar con sus hijos 24/7, es necesario que se tomen tiempo para ustedes, para no hacer nada.

img_20170107_203239_271

Llevé un Lego que compré en Nueva York y que supuse nos tomaría un par de noches armar. Mentira, dos horas fueron suficientes y el resultado una maravilla:

img_20170103_120237_589

¿Qué comer?

El hotel tiene una variedad interesante de platos, todos buenos realmente.  El chicharrón de pescado fue lo que más comió mi Ale, devoró para ser precisa. El sudado es un must también, muy bueno realmente.

Un día nos fuimos hasta Piura, el centro, en busca de un lugar recomendado. Así llegamos a La Blanca, no sabes lo rico que estaba todo lo que comimos. Valió la pena el viaje, el que sudáramos y sudáramos en el restaurante porque estábamos a 32 grados y los ventiladores que ahí habían no se daban abasto. Te recomiendo el majado de yuca, el tacu tacu con carne sudada, el seco de chabelo, las costillas… recuerdo todo y comienzo a salivar.

img_20170104_133552_754

img_20170104_141129_083

Siendo que el restaurante del hotel era algo caro, decidimos hacer nuestros propios desayunos. Cada cabañita tiene un frigobar así que fuimos en busca de nuestra fruta, yogurt, agua, aceitunas y demás. Llevamos también nuestra cafetera y la waflera, con eso ya estábamos. Así eran nuestros desayunos:

img_20170107_203312_667

El almuerzo era en el hotel o en la ciudad. La cena era café, pancitos en la waflera, empanadas de aire o alguna de estas delicias:

img_20170104_180134_137

Y bueno, ayer a las 11pm, ya en mi cama de repente llega la más pequeña y me dice convencida: “este viaje me ha hecho sentir valiente, guerrera. No he vomitado nada, ni a la ida ni a la vuelta (siempre vomita cuando viaja). Me he metido al mar tanto como he podido (le da miedo y no se metía antes). He comido toda mi comida sin demora. Estoy muy feliz mami”. Lloró un poquito diciendo: me siento tan feliz. Obvio, no podía faltar mi drama girl 😛 Fuera de bromas, este ha sido un tremendo viaje porque las tres lo hemos disfrutado muchísimo.

Todas las fotos de este post las tomé yo, si deseas usarlas primero cuéntame por favor, puedes encontrar más en mi cuenta de Instagram. Y si tienes preguntas, hazlas y yo te respondo.

¡Qué maravillosa manera de comenzar el año, que así siga! Y no te olvides, no ensucies las playas.

Hablamos,

Lu

 

Los DATOS:

Alquiler de camioneta: Hice la reserva por despegar.com.pe, seleccioné la camioneta que quería y todo bacán. Como soy control freak, después de hacer la reservé llamé a la empresa que me rentaría el carro www.paylesscar.pe‎. Confirmaron la reserva, el tipo de carro, todo genial. Un día antes de viajar debía recoger la camioneta, llamé antes de ir -la freak otra vez- para recontra validar que todo estuviera ok, “claro que sí”, dijeron. Para resumir, nada estaba bien, el carro que alquilé no lo tenían y no me dijeron nada cuando llamé sino cuando llegué a recogerlo. Me daban un sedan y tenía que tomarlo porque no había otro solución. Me cerré mal, yo había alquilado una camioneta, no iba a llevarme un sedan. Al final me dieron una camioneta, mejor que la que pedí (y no de buena gana, no, no, al contrario, debía agradecer lo que me estaban dando, pufff!). Y lo más bonito (entiéndase la ironía) es que bloquearon 10mil soles de mi tarjeta de crédito a modo de garantía por el alquiler. ¡¿10mil soles? ¿me estás hablando en serio?!, y ya lo habían bloqueado, me avisaron del monto al momento de firmar el voucher. En serio, en serio, en serio, casi cometo un “servicidio” (un asesinato por mal servicio brindado, obvio). Me puse como un loco, todo era un atropello, todo era de mala gana, mi viaje peligraba. Al final, me llevé la camioneta, los 10mil ya estaban bloqueados, y nada iba a malograr mi viaje (más), pero no voy a dejar pasar la oportunidad para comentarle a la gente que quiero mucho que NO les recomiendo esta empresa, NO, jamás, busquen otra. Hoy entregué la camioneta, pagué el exceso de kilometraje (que el día que fui a recoger el carro dije que no pagaría porque estaba recontra asada, recontra y me indignaba todo y me achoré) y me fui de ahí para nunca más volver.

2 comments

  1. Me encanta como nos comunicas lo que vivistes, y solo tengo que decir gracias… Por la imaginacion que tuve de toda tu aventura con tus emociones, me da ganas de irme ahora mismo.. Gracias Lu por todas los datasos.. Besos a tus bellas.

Deja un comentario