El banquete de todos los meses

Me gusta cocinar, es un hecho, pero me gusta más ver las caras de mis comensales cuando comienzan a probar lo que he cocinado. Estoy expectante para saber si les gustó, si le “chunté”, si no se me pasó la sal, si me quedó como le hubiera quedado a mi mamá. Y al fin respiro en paz y feliz cuando los veo a todos disfrutando. Muy pocas veces como lo que preparo, copa en mano sólo cocino y disfruto.

Y hace unos meses se me ocurrió hacer una cena, una vez al mes, una gran cena. Un par de entradas y unos tres fondos. Invitar a personas que conocía desde hace años, o a quienes haya conocido recién. Gente de mis anteriores trabajos, gente que conocí a través del blog, amigos de la vida, todos juntos en mi pequeña casa. Gente que no necesariamente se conoce y que a partir de este encuentro puedan desarrollar lazos de amistad o que simplemente quieran pasar una noche de comida y diversión.

15972459_10206567643984892_5925941073885786929_o

La primera cena fue una “tallarinada”, preparé tres salsas: roja, pesto y huancaina. La salsa de roja venía con pollo, la de pesto con huevos escalfados y la de huancaina tenía como acompañante osobuco al pimiento (aquí la receta).  Fue un éxito y no quedó nada. Otra cena, otra noche, tuvo como protagonistas frejoles con seco de carne, ají de gallina y se me olvidó el tercer plato. Un éxito también.

Y ahora que comenzó el 2017 quise seguir haciendo estas cenas que tanto disfruto, en las que nos sumergimos en conversaciones tan divertidas, en las que hacemos tremenda bulla (alguna vez, algún vecino mío nos pidió callarnos), nos reímos de todo, de nosotros mismos, bebemos suficiente vino, la pasamos genial. Y comencé hace unas semanas con la cena de enero. Les cuento qué preparé: papas rellenas, que me quedaron de rechupete y fueron las estrellas de la noche. También hice estofado de pollo, la receta de mi mamá, con harta aceituna, pasas y vino tinto. Y además preparé una panceta que para qué te cuento, fue la m u e r t e. Es una receta de Gastón Acurio y aquí te paso el video que él hizo acerca de cómo preparar esta pancenta.

Si no tienes chicha de jora puedes usar cerveza negra. Sí es importante que uses el romero, le da un saborcito especial. El tiempo indicado en el video no es el que me tomó a mi prepararlo, fue más, creo que va a depender del horno y de lo que a uno le gusta. Sale súper jugozo, ya voy preparando este plato dos veces y ha sido siempre un éxito. La panceta la conseguí en el Mercado #1 de Surquillo a S/18 el kilo, usé 3 kilos para 15 personas.

Para acompañar estos rica comida usé estos ajíes cerezos que compré en el Mercado Modelo de Chiclayo, la l o c u r a:

20170122_140844

Ya ando pensando en la cena de febrero, que además incluirá un spot de chilcanos con el chilcanero máximo de Lima, un buen amigo mío. Voy haciendo mi lista de invitados también, me encantaría invitar a todas las personas que conozco, pero mi departamento -que tiene capacidad para 5 personas- y en la que meto hasta 25, ya no se da abasto.

Espero que la receta les sea útil.

Hablamos,

firma

1 comment

Deja un comentario