¿Cuánto cuesta la educación en Lima?

Veo estos días en los muros de varios de mis contactos una noticia que se publicó el 19/01 de este año. En ella se indican datos, cifras, montos de cuotas de ingreso y de pensiones de lo que cuestan los colegios en Lima, digamos que de lo que cuesta la educación de alto nivel, la privada.

Aunque -irónicamente-  la Evaluación Censal de Estudiantes (ECE) que se realizó en noviembre del año pasado, indica que el 50% de niñas y niños de educación primaria -a nivel nacional- alcanzó un nivel de desempeño suficiente en comprensión de textos, mientras que en matemáticas sólo el 27%, y en ambos casos el sector público superó al privado. Entonces tampoco es que sea rajatabla esto que la educación privada garantiza educación de calidad.

“La educación privada es muy heterogénea. Hay muchos colegios privados de excelente nivel, pero hay otros que son bastante malos. Lo que refleja la ECE es que la mayor cantidad de colegios privados malos están en la educación primaria. Hay menos en la secundaria”, Hugo Díaz, presidente del Consejo Nacional de Educación.

Volviendo al tema de las cifras. El artículo indica que más del 50% de colegios privados de Lima decidió incrementar su cuota de ingreso en el 2016 en un 20% en promedio. Lo que significa que este año algunas familias pagaron hasta US$ 18 500 por este concepto. Acerca de las pensiones, el 71% de los colegios durante el 2016 incrementaría las mismas en 6% en promedio. Es decir, este año algunos papás están pagando mes a mes hasta -y quizás más- de S/2900.

Ante el comentario de: ¡esto es una locura!, de varios padres indignados por las cifras, he leído respuestas del tipo: “no seas envidioso pues, el que puede, puede”. En efecto, “el que puede, puede”, pero te has preguntado ¿cuántos niños en el Perú tienen la posibilidad de acceder a educación de calidad?, con un sueldo mínimo -recientemente incrementado a S/850, ¿cuántos padres pueden costear pensiones de S/2900?. ¿Acaso esos padres no quieren educación de calidad para sus hijos también, así como tú que no eres envidioso?. ¿Sabes cuántos préstamos se han solicitado para poder costear las cuotas de ingreso?, te has preguntado ¿por qué tendríamos que pedir un préstamo para pagar la educación primaria de nuestros hijos?.

La educación de calidad no debería ser opcional (ni clasista, ni elitista), solo para “el que puede”, ¿no es lógico acaso que sea heterogénea y transversal para todos?, ¿no nos conviene acaso como país que nuestros hijos se desarrollen bajo el paraguas de un competente sistema educativo?. Ok, pero esto no depende de mí pues, mientras tanto yo debo velar porque mis cachorros reciban lo que necesitan, cueste lo que cueste.

Es que sí depende de ti también pues papá y mamá, porque aceptamos, siempre aceptamos. Mientras más altos los costos que significan educar y más bajos los sueldos, entonces menos acceso, menos opciones, menos oportunidades, menos cada vez, perdemos todos. Al final, perdemos todos. Y es que nadie regula a los colegios privados, es que hay un problema más grande aún: no se está visibilizando la educación como tema top para este país, es más un negocio, un perfecto negocio. Son varios los emprendimientos de organizaciones sin fines de lucro, pero que tienen que luchar sol por sol para lograr que sus intenciones se materialicen, y muchas veces -todas las veces- cuesta muchísimo esfuerzo, y el tiempo sigue pasando y el problema sigue creciendo.

¿En qué colegio matriculo a mis hijos?. Las respuestas deberían ser: en uno que quede cerca de tu casa, en uno en el que tu hijo se sienta cómodo, en el que haga match con los profesores, en uno con un gran patio para hacer deportes, en uno con una biblioteca enorme… Pero que utopía Lu. No, no lo es. Pero la respuesta aquí, en este país que duele, es: en uno que puedas pagar.

Y sólo para precisar, todo esto es acerca de Lima, sólo de Lima. ¿Qué pasa en el resto del país?

Hablamos,

firma

2 comments

  1. Hola Lu, espinoso y necesario tema, que empieza y termina cada año, me temo. Empieza cada año cuando a unos nuevos padres les toca decidir y termina cuando el niño ya ingresó al Colegio deseado, empieza cada marzo y termina cada abril en los noticieros, porque este país es así, porque falta real interés. Me alegra tanto que existan los colegios de Alto Rendimiento, pero son tan pocos y es tan difícil que los niños ingresen, sólo unos pocos niños contarán con esa ventaja. Cada año veo los procesos de admisión y me asombra que los padres puedan pagar tanto sólo por una vacante en un colegio, en el facebook hay un grupo que se llama Busco Colegio, y los datos que se comparte sobre los costos a mi me parecen de otro país, tan altos que creo yo muy pocos pueden pagar.
    Mi hija mayor está en un colegio católico, que como dices queda cerca de casa, con un gran patio para jugar, áreas verdes, una biblioteca a la cual mi hija le ha cogido gusto y a pesar que nos ha costado adaptarnos luego de 4 años en un colegio inicial pequeño, sabemos que ella es feliz y recibe la educación que merece.
    Besos Lu

    1. Clau, lo más gracioso es que esto no es común a otro países (salvo Chile en donde pasa casi lo mismo). Y no mencioné los exámenes de admisión, que son otro tremendo tema. Se supone que eso ya está regulado, pero igual es una locura la manera cómo se aborda, los criterios que ponen en práctica, la falta de respeto al desarrollo individual. Pero ojo, todo esto está soportado por los padres, de alguna manera lo validamos.

Deja un comentario