El libro

Domingo, 8am.
Aún dormidas. Las observo, las contemplo, no encuentro actividad más placentera que ver el cabello doradito de Ale, contar las pecas de Ana. Voy a moler café, otra de esas cosas que llenan de placer el alma. Lo paso, café fresco, hirviendo, el olor maravilloso inunda mi casa. Tomo el libro que empecé hace dos días, quiero terminarlo, con ellas en casa no puedo, el tiempo es de ellas, es para ellas. Aprovecho que duermen.

8:30am
Café y libro en mano. Me siento en ese sofá que pronto se irá, abro la cortina y pasa la luz de esa hora, mezcla de amarillo Sol y blanco mañana, aire fresco, este lugar de mi cuarto es perfecto. Desde aquí veo a Ale, ¿cómo es que ese cuerpecito ocupa toda mi cama (mi corazón completo)?. Leo.

8:50am
Absorbida por la lectura, no veo más que letras y mi cabeza genera imágenes de aquello que leo. “Me equivoqué al dar por hecho que mi afecto estaba sobreentendido”, leo. Comienzo a entender por qué esa frase me duele, por qué me siento aludida. Cuando estoy a punto de caer en un pensamiento negativo, de esos a los que les huyo, una voz maravillosa me dice y me rescata: “Hola, cómo estás”. Ale se ha despertado, me estuvo mirando un buen rato y cuando ya no pudo sólo mirar me habló:

  • Estoy muy bien, ¡buenos días!
  • ¿Qué lees? ¿Por qué lees a esta hora?
  • Intento terminar el libro que comencé hace unos días. Leo ahora porque ustedes duermen.
  • ¿Y qué tal está?
  • Estaba a punto de llorar…
  • No mamá, no llores.
  • Es que este libro me emociona. Voy a seguir leyendo.
  • ¿Y qué tal está tu café?
  • Riquísimo.

Paró de hablar, dos segundos.

  • ¿Sabías que tienes todos los pelos parados?
  • No me he peinado. Voy a seguir leyendo.

Silencio, un segundo.

  • Has notado que cuando lees tu cara va cambiando. Supongo que vas leyendo cosas bonitas y ahí tu cara se pone contenta, luego cosas malas y parece que fueras a llorar.
  • No lo había notado. Qué loco, no?
  • Eres bonita.
  • 🙂

Silencio, ¡avancé 5 páginas!

  • Te quiero mami
  • Yo a ti mi vida
  • ¿Hasta qué hora vas a leer?

9:15am
Libro cerrado, niña 1 no para de hablar. Niña 2 pidiendo desayuno. Chau libro.

 

Lu

Deja un comentario