El juego y las habilidades sociales

El juego es fuente inagotable de aprendizaje, lo hemos dicho hasta el cansancio en esta casa virtual. El aprendizaje a través del juego llega a ser más efectivo, más duradero, cobra más sentido , lee lo que dice León Trahtemberg (educador, consultor en educación) al respecto:

“El juego es la forma de exploración, ensayo social y aprendizaje más primitiva del ser humano. Le permite al niño explorar, ensayar, fantasear, comunicarse de mil maneras, y con ello conocerse a sí mismo, su medio, desarrollar su lenguaje y sus vínculos. El juego permite ensayar la creatividad, romper los límites de lo convencional, pero a su vez cultivar la educación ciudadana, el respeto al “estado de derecho” en la medida que el niño va aprendiendo a que para jugar juegos sociales hay que respetar ciertas normas que lo regulan y permiten la participación de todos los que desean jugar”.

Y hablando de habilidades sociales, que son todos estos recursos que nos permiten llegar a establecer relaciones con otras personas, manejarnos en diversas situaciones y con diferentes tipos de normas y reglas, podemos afirmar que estas se aprenden también -y en principio- a través del juego. Se trata de llevar al niño a un espacio de interacción con otros niños y desde ahí, desde situaciones que para nosotros son de lo más comunes, como prestar un juguete, vamos desarrollando sus habilidades sociales.

conlicte

Este es un proceso a veces corto, a veces largo, con altas y bajas, que muchas veces preocupa a los papás porque consideran que en el día a día el desarrollo de habilidades sociales no se puede dar si es que sus hijos no son parte de espacios estructurados como por ejemplo un salón de clases, y ya verás que no es tanto así, que sólo yendo al parque a jugar con otros niños (que tus hijos no conocen o con conocidos) ya comienzan a desarrollar habilidades sociales. Sí, así de fácil es generar el espacio.

Por ejemplo, leía en la página de Pampers, un artículo referido a este tema y recomiendan que puedas ir con tu pequeño, además del parque, a espacios en donde de todas maneras habrán niños, como los locales para jugar que en Lima hay muchos. Este espacio es seguro y la socialización se dará. Una fiesta infantil es otro espacio en donde habrán otros niños con ganas de jugar y sin darse cuenta comenzarán a conversar, interactuar, compartir, turnarse, etc. A veces no tenemos tiempo de llevarlos a todos lados, entonces invitemos a otros niños a casa, ¡es una buena opción!. Y aunque estés en caos un rato pues tu hijo habrá disfrutado y aprendido al máximo 😉

No desestimemos el valor del juego en la vida de nuestros hijos, hasta los adultos aprendemos jugando. No se trata de comprar todo tipo de juguetes que estimulen las diversas inteligencias, se trata de tiempo, de que junto a tu hijo/a tomes ese juguete que compraste , te tires al piso y juntos jueguen, aprendan.

¡A jugar, a aprender!

Lu

Lee otros artículos en www.pampers.com.pe y síguelos en twitter @pampersla

1 comment

  1. Buen artículo, nada mejor que enseñar jugando. A veces nosotros los padres nos olvidamos del dia a dia de nuestros hijos, y que ellos aprenden, todo lo que nosotros les ofrecemos. Gracias y saludos desde Trujillo.

Deja un comentario