Cuando pasas de arrullar a ser arrullada

Yo juraba que esto pasaría cuando tuviera tipo 90 años y fuera una señora bien engreída, que a la justas quisiera/pudiera dar dos pasos, y llamaría a mis hijas por la noches para que me acuesten, para que me arrullen, para que me pongan la pijama, me cuenten algo, me den un beso en la frente y esperen un ratito -antes de apagar la luz- a que yo me duerma.

Pero no, a mis 33 son varias las veces que esto ya ha pasado. Y llego a mi casa, semi muerta, casi zombie, “¿dónde están mis niñas?”, grito desde la puerta. “!Mami, mami, mamacita!”, gritan ellas desde donde estén. Y comienza la locura, “mira lo que hice”, “te conté tal cosa”, “no sabes lo que pasó”, “tienes que comprarme un libro”, “no me comí la manzana de la lonchera”, “vamos al cine…”, las dos, a la vez.

Y huyo, corro hasta mi cuarto y disfruto ese maravilloso momento de quitarme los tacos, la ropa que tuve todo el día y me tiro a mi cama, dos segundos y ellas ya están encima mío. Y comenzamos nuestra dinámica, vemos tareas, ayer con la pequeña fue: “palabras que comiencen con ma”, ufff no paró. A mi se me acabaron las palabras -digamos que fue la culpa del cansancio- y ella seguía: mateo, mar, maceta, marsupial, martillo, madera, mancillar (¿de dónde sacaste esa palabra mi querida enana?).

Y en medio de todo eso entre la ma, las más y demás, esta mamá se quedó dormida 🙁

¡Soy un desastre!

Bueno, no lo soy, solo me dormí. Y escuchaba que Ale me decía: “mami, parece que estás dormida porque tienes los ojos cerrados, pero seguro estás haciéndome una broma porque no te dormirías mientras te cuento mi tarea, no? no?”. Y quería responder, entre sueños, pero ya estaba dormida. Y luego vino Anita, me vio y dijo (porque lo escuchaba todo!): ¡oh no, otra vez! Ale vamos a acostar a la mamá.

Y me pusieron el pijama. Y Ana renegó, como si fuera yo: “!¿por qué no te haz puesto la pijama Lucero?!”. Y me arroparon, y me acostaron y no sé más hasta hoy a las 3am que desperté como resorte diciendo: mar, Mateo, madera… Vi la hora, fui a sus cuartos y estabas empijamadas, bien acostadas y profundamente dormidas.

Lo que pensé que pasaría en unos 50 años, me pasa hoy, ahora :/

Hablamos.

Lu

7 comments

  1. A mi me paso eso una vez con mi princesa .. me quede dormida en la cama .. y ella solita se cambio, se cepillo, apago la tv … y me desperte cuando me dio el beso de buenas noches 🙂 .. no me pudo poner el pijama pues solo tenia 5 años jajaj
    Besos LU … eres genial !

  2. A mí me pasa los todos los viernes. Cansada a más no poder. Estamos solos, sin reglas ni nada. Sebastian ya me contó todo su día (y semana). Juega un rato. Siento su vocecita cada vez más lejos y zas! rico sueño me invade.
    El viene, despacito, con una frazada, sábana, chompa, lo que sea para taparme, y me arrulla. Otras veces, me levanta a la fuerza! y me lleva a mi cama. Vuelve a arrullarme, me da miles de besos y sus “te amo mucho mama”, me hacen dormer con una GRAN sonrisa 🙂

    Amo a mi hijo! (Y ya tiene 10 añitos).
    Dios los bendiga!

  3. Owww. Tres veces, tres, he leído este post. Me encantó.
    A mí lo que me ha pasado (y ahí el corazón se te arruga, se te desarruga y arruga de nuevo), es que he estado enferma y mi nena de 6- y en esa época 4 años- se ha acostado en mi barriga a mirar su cuento como cuando un gato se acuesta en la panza de un perro que se volvió su amigo. Y la escuché esa cancioncita del “meme, meme, meeemeeeee”. Qué lindo que estén así, las chicas, las mujeres, las del número perfecto 🙂
    Por otro lado, mis respetos. 5 am! Yo a las 6 reboto de la cama. Pero tengo algo así como un trauma o algo raro que si veo que es de noche me pongo triste, así que sacas tu cuenta todos los días de invierno, a las 6am. Aysh.

    Te mando abrazos, te mando toda la energía del mundo. De alguna forma me identifico tantito contigo. Y hay ocasiones en que no sé que hacer con algún tema y zás, publicas algo. Y bueno, lo tomo prestadito para mí.
    Gracias!

  4. Que lindas son verdad , te aman tanto, como tú a ellas, es solo la respuesta al amor que les das, asi son los niños solo te devuelven ese amor incondicional que les das. Mi enana tiene 2años 8 meses y cuando me quedo dormida a su lado me quita las pantuflas y jala lo que encuentre y me abriga escucho como me llena de besos ….es una ricura….si los hijos son un relago de Dios ,
    cariños Lu.

    nizza

  5. Eso nos pasa a todas las mamas que trabajan creo que es uan constante…. nos interesa de sobremanera lo que nuestras niñas(os) nos dicen y nos cuentan de su fabuloso dia… pero el cancio a veces puede tanto que entramos en modo ‘mute’ jejejee… muy buena!!!!!

  6. Me encanta leer y releer éste artículo, me recuerda cuando mi hijo de 1 año me arrullaba cantándome, acariciándome y hablàndome en su “lengua”, lograba hacerme dormir cuando vencida por el sueño, el cansancio y la gestación.
    Que linda es la vida por esos momentos, por contar con angelitos como el mío y como tú, que pase lo que pase te regalan dulzura en abundancia, ¿Cómo no dar gracias a Dios por todo ésto?
    Que te bendiga mucho Nuestro Señor, por recordarnos lo maravilloso que es ser madre, una gracia que no merecía.

Deja un comentario