Poniéndole vida a las paredes

Hace un poco más de un año, cuando buscaba dónde mudarme, tenía claro que mi casa debía tener paredes blancas, todas. Y así fue, todas las paredes de mi casa son blanco-blanco, esto me ha permitido ponerle todo el color del mundo y que nada “choque”, el color de las flores, de mis muebles, de los adornos, de todo lo que he puesto sobre las paredes. Mi casa es puro color.

Y tenía claro también que quería paredes llenas de fotos, de cuadros, de arte, de mis hijas, de historias para contarle a quien llegara a visitarnos y viera estas paredes. Y así ha sido, pero tenía una pared que me parecía muy “calata”, “vacía”, no le ponía más cosas porque iba a necesitar muchos cuadros y cada vez que pensaba en ellos en mi cabeza sólo sonaba: “chin, chin, chin $$$$”, además por mi ya aceptada incapacidad para clavar un solo clavo. Entonces, durante un año completo dejé aquella pared media vacía, hasta el día de ayer.

La idea era llenar la pared de fotos, entonces a mi hija mayor se le ocurrió la grandiosa idea de no poner las fotos en cuadros sino sobre foam. Sí, es una genia y ahorita te explico cómo convertimos una pared casi calata en una llena de vida:

asi queda

Ella ya había usado el foam para una exposición de fotos y quedaron muy bien. El foam es un material tipo espuma pero firme, que puedes encontrar en librerías en las que vendan materiales para arquitectura. No es para nada caro, cada plancha puede costar entre S/10 y S/15 y alcanza para poner muchas fotos. La idea es pegar cada foto sobre el foam y luego cortarlas. Para pegarlas necesitarás una goma especial como la que muestro en la foto (y me pide mi hija que les comente que usen esa, que es la mejor y que la encuentran en Sodimac), además necesitarán un cutter que también encuentran en cualquier librería.

materiales

step

Claro, ¡también necesitarán las fotos! Impriman, revelen las que más les gusten. No tienen que ser fotos artísticas, deben ser las que más les gusten sin duda. Combinen fotos de ustedes, de sus hijos, de todos juntos, de espacios especiales, de sus viajes, de sus mascotas… Sí, puse a Fito (el perro que más cólera me da) en mi pared, es que tengo que admitirlo, el perro es bien bonito.

pared

Imprime tus fotos en diferentes tamaños, así será mucho más dinámico y divertido. Recuerda, sólo pones el pegamento sobre el foam, un poco nada más, pones la foto encima, presionas suavemente y luego cortas con el cutter y una regla (mejor de metal) para que salga derechito. Luego pegas las fotos a tu pared, yo usé cinta doble blanca para pegar, sólo es necesario un pedazo pequeño porque las fotos no pesan nada.

en pleno proceso

Además puse algunos otros adornos, como la guirnalda de pajaritos y ya tenía desde que me mudé ese vinil de lámpara fucsia. Usa marcos distintos también, de distintas formas, tamaños y colores.

Tú también dale vida a tus paredes 🙂

Hablamos,

Lu 

7 comments

  1. Que lindo Lú, me encanto, tengo una pared a la que se me cruzaba por la mente poner muchas fotos pero esta idea de hacerla una misma es genial. Lo haré con mis dos chancletas Ari y Fer les encantará.

  2. Tu hija es una genio, mira que idea tan buena, te ahorras todo el trámite de la enmarcada, además que realmente puedes jugar con todas las fotos que quieras y en los tamaños que quieras sin necesidad de gastar la fortuna en el vidriero.

Deja un comentario