¿De dónde vienen los nombres?

Nací a las 5 de la mañana un día de noviembre, debido a la hora en que nací me llamaron “Lucero”, como el del amanecer.

¿Qué motiva a un padre ponerle a su hijo/a determinado nombre? Las razones van desde un tema de tradición familiar, hasta padres fanáticos del fútbol que ponen a sus hijos el nombre de su jugador favorito.

Intentar comprender las motivaciones de cada padre es un tema difícil porque se trata de decisiones muy privadas. Es, finalmente, decisión de ellos cómo llamar a sus hijos, a qué colegio llevarlos, qué religión inculcarles. Las opiniones de la familia -los abuelitos, los tíos- son inevitables, importantes y necesarias pero no decisivas. No es necesario convertir en conflicto un momento importante en la vida de los padres.

Algunas consideraciones que podríamos tener en cuenta al elegir el nombre de nuestros hijos son:

  • Que el nombre cuente una historia, que tenga un significado para los padres y que pueda ser contado luego a sus hijos. Me contaba una amiga acerca del precioso nombre de su hija: “se llama Lima como la ciudad y es linda y misteriosa. Nombre valiente”.
  • Que se escriba tal cual es (aunque la forma como se escribe un nombre no tiene reglas). Sería ideal que si el nombre viene de otro idioma o cultura se respete tal cual es en escritura y pronunciación, o en castellano, si ya está castellanizado, y les gusta como suena. Busca en internet y encontrarás muchas referencias.
  • Que tenga consonancia con los apellidos, para evitar cacofonía y repeticiones de sílabas que dificulten su lectura. Puedes escribir las opciones en un papel y leerlas en voz alta, a ver cómo te suena.

Hacer listas con diversos nombres y consultar algunos libros resulta útil, divertido, aumenta la emoción de saber cómo será la carita de quien lleve el nombre que estamos eligiendo. A veces pasa todo lo contrario y antes de siquiera saber que estamos esperando un hijo ya tenemos claro qué nombre tendrá en caso fuera niña o niño.

Un día, cuando cumplí 8 meses de embarazo de mi primera hija, desperté convencida de cuál sería su nombre: “Ana Cecilia”, ella tiene hoy 14 años. Mi segunda hija se llama Alejandra por la poeta argentina Alejandra Pizarnik, la preferida de su papá, pero sobre todo porque es un nombre “fuerte”. Yo le puse, además, Sofía como mi abuela, y luego me di cuenta que tiene la raíz griega de “conocimiento”.

Además de buscar la armonía, el que suene bien y combine con los apellidos, considera el hecho de que el nombre que le vas a poner a ese bebé que tanto esperas, será suyo toda la vida.

Antes la elección era más fácil que ahora, se solía poner el nombre de los hijos tomándolos del calendario según el día que nacían. Fácil, si nacías el 5 de abril, te ibas a llamar Vicente. Pero al ser tan pocas las opciones y al llamarse tantas personas de la misma manera, las cosas cambiaron. Me contaba una mamá que la banda favorita de su esposo era Guns N’ Roses, y que por eso le pusieron a su hijo Axel, como el vocalista Axl Rose. Otra mamá comentó que le puso María José a su hija porque “es un nombre fuerte, con personalidad y siento que le va muy bien”. Verónica, la mamá de Salvador, me comentó que el nombre de su hijo salió de un libro que le regalo un amigo cuando tenía 18 años a manera de disculpas con una hermosa dedicatoria, el libro era: “Juan Salvador Gaviota”.

Confieso que encuentro fascinantes los nombres en quechua: Urpi, Illari, Yaku. La historia detrás de ellos es para contarla una y otra vez. Inventar un nombre es también una opción, juntar la primera sílaba del nombre de papá y la primera del nombre de mamá podría dar un resultado hermoso.

Un nombre es el primer regalo que le brindamos a nuestros hijos, como en todo regalo, procuremos pensar más en el regalado, que en nosotros. Y tú ¿cómo decidiste el nombre de tu hijo/a?

Lu

cierre-blog01

1 comment

  1. Me gusto mucho esta publicación, ya que los dos nombres de mis hijos tienen unas preciosas historias que quisiera compartir. Mi primer hijo ” Emigdio Antonio” lleva el nombre de su padre y abuelo porque mi esposo desea que exista un Emigdio Antonio Alfaro hasta el fin de los tiempos y es tan hermoso estar con los tres en las reuniones familiares y comentar esta historia a los amigos; asimismo, mi segunda hija se llama “Antonella Margot” yo quería que su nombre llevará parte de su padre, hermano y mía … y fue así ya que Antonella significa Antonio y me parece un nombre lleno de romanticismo, ternura y dulzura y Margot como me llamo yo, es un nombre fuerte , es así como mis hijos tienen sus nombres.

Deja un comentario