La facilidad de decir

Lo hice otra vez. Dije sí, sí quiero. Y aquí estoy, estrenando nueva casa virtual. Se trata de la nueva plataforma digital: La Prensa. Ahí me encontrarán en: blogs.laprensa.pe/mamadedoschancletas

Y esta es mi primera nota, nos leemos por ahí también:

La facilidad de decir

Me refiero a transmitir aquello que sientes, piensas. Me encantaría tener la facilidad que tiene Ale, mi hija de 5 años, para hacerme saber que las clases de educación física son sus favoritas, que esto de saltar, correr y estirarse es su fuerte. Que ejercitarse es bueno para la salud y que yo debería hacer algo de ejercicio :/

Sería genial tener la facilidad que tiene Anita, mi hija de casi 14 años, para –a través de una foto, o varias- decir qué es lo que ve y cómo lo ve. Le toma foto a todo, prefiere salir con cámara en mano a perpetuar instantes, personas, situaciones, que –como todos a su edad- hablar.

15042013_AleAna

Ojalá y tuviera la facilidad que tiene mi mamá para contar algo que pasó hace años como si hubiera sido hoy y hacernos sentir, a todos, en ese momento. Y nos mantiene “enganchados”, y nos lleva con sus manos de arriba a abajo: “y me fui hasta allá, y luego regresé…”, nos lleva con su risa a repetir el momento contado. Agrega más de lo que pasó, pero igual le creemos, no importa si una sola historia tiene más de 100 versiones. Todas, con ella, son más que divertidas.

O la facilidad de mi papá, un narrador natural. Pausado, te cuenta cosas del alma, en tono grave pero cariñoso, sus luchas. Escucharlo, es aprender.

El decir, transmitir con facilidad heredada o no, es algo que aquí haré. Este es el blog de una mamá, mujer y pulpo que tiene mucho dando vueltas en la cabeza y el corazón (y a veces en el hígado). Los temas los ponen mis hijas, así que hay para conversar pero ¡de sobra!

Hablamos,

Lu

Foto: Ana Cecilia Valencia

1 comment

  1. Si quien no daría muchas cosas para tener la facilidad que tienen nuestros hijos de decir Te amo, es casi inherente a ellos, te ven y te dicen” Mama te amo”, te extrañe. Escuchar eso cada día después de un largo día de trabajo es la mejor dosis de energía que tiene una mamá para seguir adelante.

Deja un comentario