Guía de juegos para hijos de mamás y papás agotados.

Seguramente te pasa (todos los días) que ni el gallo ha cantado, ni tu celular despertador ha sonado pero ya tienes esa vocecita ahí, justo ahí, en tu oreja, una vocecita que suena -lamentablemente para muchos- con ganas de hacer de todo (o, en el peor de los casos, que mamá y papá hagan de todo) , y te preguntas “¿por qué, por qué a mi?”. Este es el caso de la mañana, el de los niños madrugadores (¡que son la mayoría!), de los que parece estuvieran programados para abrir los ojos, hablar, saltar, pedir todo 6am EN PUNTO.

Pero también están los otros, los noctámbulos, los que se activan -más- por la noche, los que parece hubieran tomado un six pack de red bull, café a la vena y otras gracias, y 11pm siguen despiertos, jugando, hablando, llorando. Esos pequeñitos cuyo “turno” comienza cuando mamá quiere dormir, cuando papá y mamá tienen un ojo abierto y otro cerrado, cuando se apoyan en cualquier lado y se duermen, ahí comienzan ellos: ¡queremos jugar, queremos jugar! Y no, no tienen baterías (para quitárselas), ni botón de OFF (para apagarlos).

Bueno, para ellos, para papás y para hijos una pequeña guía de juegos para esos momentos en los que quisieras dormir un poquito (por la gracia divina de algún santo, ojalá podamos volver a dormir decentemente alguna vez), para descansar algo y para que ellos jueguen y no se den cuenta que estás durmiendo. Aquí va, ojalá les resulte (vamos con fe):

  • ¿Me pintas hijito? Esto hacía mi mamá cuando estaba embarazada de mi hermano menor. Se descubría la panza y a mi hermano y a mi nos daba plumones y nos decía con voz cómplice (y de: “si me dicen que no, los abandono”): ¡¿Quieren pintar la barriga de mamá?! Mi hermano y yo hacíamos arte sobre esa panza y mi mamá dormía mínimo media hora. Esto funciona para embarazadas y para las que no también, después una ducha y el plumón sale (¡y dormiste!). Sólo procura ponerte un tiempo para despertar, una vez mi mamá simplemente se durmió y despertó con TODO el cuerpo pintado 😀
  • Los guardianes. Para este juego si tienes que ponerte dramática/a, meterte en el rol del juego e invitar a tus hijos a jugarlo. Lo que les dices es: Vamos a jugar un juego importantísimo, yo voy a echarme aquí y voy a hacer como si durmiera (¡ajá!) y ustedes (funciona para varios niños) serán mis guardianes, nadie puede despertarme sino se romperá el hechizo de….. (nos ponemos creativas e inventamos). Entonces, a cuidar a mamá, me han dicho que vienen por ahí una personas que quieren despertarme porque… (nos ponemos creativas otra vez) y ustedes tienen súper poderes como… (creativas again). Y te echas a tu cama y nuevamente 20 minutos más 😀
  • Yo también juego pero desde aquí. En este caso sólo tu mano juega. Pones los juguetes de tus hijos al pie de tu cama y a tu hijo/a también. Te recuestas y tu brazo debes dejarlo colgando hacia los juguetes y moverlo estratégicamente cada cuanto. Sí, hay que tener la capacidad de lograrlo aún dormidos. Duermes y mueves la mano, duermes y mueves la mano 😉
  • Mamá/papá zombies. Te acuestas, te duermes, tus hijos te despiertan, te levantas abruptamente, los miras con cara de loca, estiras la mano hacia ellos y gritas: ¡cerebros!. Ellos se irán corriendo y volverán en 10 minutos. Tienes para dormir de 10 minutos en 10 minutos.

Puedo dar fe que funcionan, pero si estos juegos se realizan de manera repetida puede que pierdan efecto. También puedes probar tomando café, dándote una ducha fría para despertar, hacerte a la idea o tener varios niños en casa que jueguen entre sí (no lo recomiendo, la locura se multiplica (y sí pues, debo admitirlo, la felicidad también)). Funciona también tener hábitos para ir a dormir, una hora determinada y con firmeza y cariño cumplirlos.

OJO estos son juegos para cuando papá y mamá están agotados, jugar y compartir tiempo (despiertos y activos) con nuestros hijos es una necesidad, hace bien, todos crecemos saludablemente jugando.

Hablamos,

Lu

3 comments

  1. Lucero, te pasaste con este post, ya hubiera querido leerlo hace unos tres años atras… cuanto sueñito rico hubiera acumulado… en fin de todas formas hoy, aunque mis chicocos tengan 10 y 8 años, no siempre se puede tenerse una siestita sin quitarse el uniforme árbitro, sus disputas en los juegos son a veces irritantes y adiós sueñito!!!
    Bueno, los tips excelentes, se los recomendare a amigas que tengan niños pequeños.
    Sigue así Lucero, la experiencia de ser madre y padre es agotadora, pero muy enriquecedora, yo sinceramente te admiro, como admiro a mi hermanita que tomo esa decisión y hoy la veo mas mujer y más madre que nunca. Felicitaciones a ustedes madres y mujeres luchadoras y dueñas de su vida!!!
    Saludos.
    Jeannette

Deja un comentario