Receta de la semana: No tenemos receta, tenemos un restaurante completo :)

Te cuento mamá, papá, hace unos días buscaba dónde almorzar en Miraflores, podría haber sido en mi casa, pero a veces dan ganas de comer fuera, ¿no?. Pasé por varios lugares, pero nada me convencía. Ando bastante “verdulera” últimamente, es decir, como y como bastantes verduras. Entonces, mi querida memoria que no olvida jamás dónde comer, recordó un lugar que varias veces me habían recomendado, se trata de El AlmaZen.

almazen2

N o s e i m a g i n a n l a e x p e r i e n c i a. Es que comer en El AlmaZen es más que comer, es entrar realmente a un ambiente Zen, las paredes, el color, los olores, la música, todo. Desde la carta escrita a mano, el refresco que es la locura. El pan que ponen antes de servir tu pedido, ese pan con un aceite que tiene un no sé qué, que aún mi paladar no descubre.

Cocina orgánica artesanal, eso es. Todos los insumos que ahí encuentras son orgánicos, nada fue cultivado con pesticidas, los sabores, colores y olores son tal cual. A veces uno imagina que comer sólo verduras podría resultar siendo insulso, cero sabor, pero nada más alejado de la realidad. Mi experiencia en El AlmaZen ha sido fabulosa, tanto que iré regularmente porque además de comer comienzo a aprender cómo combinar, mezclar mejor las verduras y terminar con platos realmente exquisitos, ricos en nutrientes, sanos totalmente. Tanto, tan ricos, que la carne ni se extraña.

Te cuento acerca de la entrada que pedí, no recuerdo por el nombre por eso ¡debo ir de nuevo!. Pero más o menos iba así: quinua, mucha quinua, mezclada con apio, tomates, cebollas (todo en cuadraditos pequeños), perejil, unas galletas (las 4 que se ven al rededor del plato hondo), tomates al horno (creo), súper jugosos, verduras por rededor, y una peque ensaladita hecha de aceitunas frescas y otras secas. Una D E L I C I A.

almazen

El plato de fondo, la maravilla. Y paro en este momento, porque quizás puedas creer que exagero, pero la verdad es que soy muy intensa. Y si algo es rico, pues para mi es recontra rico y no voy a dudar en recomendártelo. Entonces, se trataba de un pimiento gigante y rojo, relleno de frejoles que era la locura. Un poco de zarza de cebolla, mezclada con ají amarillo y sabiamente con aceitunas. Camote suavecito y dulce. Todo acompañado de una riquísima crema huancaína.

almazen1

Vayan a El AlmaZen, la experiencia es incomparable y los sabores inolvidables.

Hablamos,

Lu

DATO:
Recavarren 298 – Miraflores
Página de Facebook: facebook.com/el.almazen 

Deja un comentario