Mucho para contar…

Han pasado varios días desde la última vez que me senté a escribir aquí. En efecto, han sido varias las veces que me senté con la intención de escribir pero no habían palabras, no sabían cómo salir. Aún no saben, ando ensayando a ver qué tal.

Muchas cosas han pasado, muchas están pasando y faltan montones que aún no han pasado (y seguramente pasarán). Esta Lu no es ni la sombra de lo que fue (hace casi tres meses), esta Lu está siendo más ciudadosa, hasta cremas para no arrugarse se pone. Esta Lu recuerda sus errores, los tiene presente para no volver a caer en lo mismo, en ninguno. Y siempre termino hablando de mí como si fuera otra persona, pero es que esta práctica de salirme de mí misma y ver todo lo que he hecho y en lo que me he convertido, de alguna manera debe tener consecuencias, positivas espero.

Tengo nuevos horarios, una casa nueva llena de flores, niñas increíbles, el sueño de correr y correr, tengo casi nada -y todo a la vez- porque empecé nuevamente. Las ganas me faltan varias veces y ando en este sube y baja emocional que no me deja seguir firme y constante en mis decisiones, pero “un día a la vez”, sólo así podré avanzar, “un día a la vez”.  Acostumbrada a pedirlo todo, esta vez ni pido ni quiero nada, no se trata de humildad, siguen siendo -creo- las pocas ganas.

¡Arriba el ánimo!, me repito cada segundo, de todos los días. A veces me la creo, a veces no, a veces parece, a veces nada de nada. Pero finalmente ya volví, nada me hace mejor que escribir (¡ya lo había olvidado!). Nada me hace mejor que mis amigos, los de verdad, a todos los otros no los necesito, en serio, no los necesito. Y en mi casa nueva en menos de dos meses hemos recibido la visita de más gente que en los últimos dos años, ¡todos son bienvenidos!

Y a modo de visita virtual les paso algunas fotos, de momentos, de espacios, de caras (las nuestras), de lo que han sido estos últimos meses, todas las fotos tomadas por el ojo mágico de mi Anita, mi hija mayor:

1

6

Navidad:

4

Días después de habernos mudado, en uno de los grandes parques cerca a la casa nueva:

7

Parrillada chancletera:

11

9

8

“Mami, el 2013 se ve genial”, hermosa Ale, pitonisa de mi buena suerte:

10

Chancletas trabajando (y comiendo, y disfrutando de un buen vino, como siempre):

2

Hace tres días, en La Matilda, disfrutando de las cosas ricas de la vida:

3

Más o menos así vamos, pronto les enseñaré mi casa por dentro. quiero que vean todo lo que he hecho, los espacios, los colores y las flores. El piso de madera, mis muebles amarillos, los juguetes por todos lados, la tetera morada… quiero que lo vean todo.

Les escribo nuevamente, pronto.

Hablamos,

Lu

1 comment

  1. Exitos amiga en este nuevo comienzo!
    Sigue pa ‘lante que la vida es para disfrutarla a carcajadas, que por cierto a tí te salen muy bien 😉
    Nos leemos (aunque mejor nos vemos pronto!)
    PD:qué GENIA es Anita con las fotos O.O

Deja un comentario