Del “por qué” al “qué significa”. Cuando los niños preguntan.

Hasta los dos años, Ale, mi hija de 4 años, no dijo una sola palabra. Bueno, mamá, papá, agua, guaguau, eran las únicas. Todo lo demás eran balbuceos, chillidos, gruñidos. Andábamos algo preocupados porque jurábamos que la niña no diría nada más. Sí pues, yo también caí en comparaciones odiosas: “pero mi primera hija habló a los 11 meses, Ale no avanza como su hermana”. ¡Es que cada hijo es distinto pues Lu!  Cada uno avanza a su propio ritmo, y nada de eso es malo. Y sí, lo confieso con vergüenza, yo comparé a mis hijas.

Pero la preocupación terminó pronto y se convirtió en desesperación. Un día, Ale comenzó a hablar y jamás paró, y cuando digo JAMÁS, es JAMÁS. Los niños comienzan a balbucear antes de los 12 meses (en este post te explico más), son receptivos a todos los sonidos, reconocen su nombre e identifican personas y cosas.  Sus primeros acercamientos al habla comienzan con los “ma, pa, si, ño”, luego van haciendo asociaciones más complejas y completas: “teta, leche, cama”. Pero todo esto toma tiempo y a veces -como en mi caso- parece que no hablarán jamás, pero paciencia, pronto sucederá la gran explosión verborreica de nuestros hijos.

En este proceso, entre los 2 y 4 años, comienza la etapa del ¿por qué?. Los niños están descubriendo el mundo y se hacen miles de preguntas, lo que para nosotros resulta obvio para ellos es un gran suceso que necesitan conocer a fondo: ¿por qué dormimos echados? ¿por qué tomamos agua? ¿por qué trabajamos?.

Ale es un constante por qué, por qué todo, por qué mamá, por qué papá, por qué hermana… nadie se salva, a todo el mundo le pregunta algo, siempre. Pero algo pasó desde hace un tiempo, dejó el por qué y cambió al “qué significa”. Cuando se levanta por las mañanas lo primero es: “buenos días mami -sonrisa hermosa en ese momento- ¿qué significa “estar atentos?””. Sí, se levanta preguntando algo. Con el mejor de los ánimos y muy dispuesta contesto la primera pregunta del día, pero cuando llegamos a la número 746 y recién son las 10am, el ojo izquierdo me comienza a latir y su dulce voz retumba en mi cabeza: ¿Qué significa “por tu bien”? ¿Qué significa “libertad”? ¿Qué significa “re-utilizar”? ¿Qué significa “minúsculo”? Y así, hasta el infinito y más allá.

Nada más hay por hacer que responder. A veces pierdo la paciencia, a veces le digo: “Ale, te respondo en un ratito, ya?”, y a veces me olvido, pero ella no. No contestar algo o decirle a nuestros hijos que dejen de preguntar o que no molesten no es una opción. No siempre vamos a poder responderlo todo, pero siempre podemos contestarles bien, pedirles que esperen o parar y contestar. No los limitemos, su curiosidad es genuina, sus ganas de saber son totalmente naturales y necesarias.

Que no pierdan jamás la facilidad con la que se suelta una pregunta. Paciencia y buen humor. Luego llegarán a la adolescencia y cuando no quieran decirnos ni una sola palabra extrañaremos sus imparables conversaciones. Ahora me voy porque la niña aprovechó la tecnología y me llamó al celular para preguntarme: “mami, ¿qué significa “te llamo más tarde”?”.

Hablamos,

Lu

Imagen: juliemorstad.com

3 comments

  1. Ay …. creo que estoy en las mismas Lu…..si bien yo no me preocupaba por que solo decia una q otra palabrita y ya se acercaba a los 2 años, yo feliz por que sentia que todo era a su tiempo…. pero una vez que empezó …ay!!! ya no paró….con apenas 2 años 8 meses, no solo es “Mami, ¿porqué vengo?” “Mami tu te llamas Milagritos? porque? ” “porque no se tira las cosas al suelo? si no que ademas tengo que hablar por sus muñecos y con la voz de estos……me dice “Hola Chanchi” y yo “Hola Astrid” …..”No tu no mami, que hable la Chanchi…así que ya me vez…..y aunque agota en verdad ….. sólo durara muy poco, y sé que después extrañare sus preguntas, sus demandas, sus “Mami yo te amo” y “Te quiero mucho mucho” ♥ ay ya quiero salir de la oficina e ir a apachurrarla ♥

  2. Lu, pasamos lo mismo, ayer mi hijo en la tina me pregunto…¿Mami las serpientes toman agua?… Respondi que sí pero igual vine a la compu a revisar jajaja…Mi hijo no hablo hasta los 3 años y eso me preocupo bastante,lamentablente yo tambien soy una mamá de comparaciones,pero ahora sé que nuestros hijos son seres unicos y hermosos,como una joya,cada reliquia nunca se imita. Me encanto este post. Que sigan los exitos y paciencia con el “¿que significa?”.

  3. Jajaja, hace un tiempo leí en algún lugar que los niños de cuatro años hacían aprox. 400 preguntas al día y pensé, que ese cálculo estaba muy mal hecho, son 400 cada dos horas, jajaja por Dios, cuanta comunicación!!!!! Si, hablan todo el día y lo mantienen a uno igual, hablando, respondiendo jajaja. Tengo una de cuatro casi cinco y uno de tres y si que se comunican!

Deja un comentario