Acerca de la “lactancia materna”, por Carlos González.

La lactancia materna es algo mucho más importante,
mucho más profundo y mucho más poderoso
que un alimento o una medicina.
Carlos González,   
pediatra y presidente de la ACPAM.

La lactancia materna, no lo sabemos todos, va más allá de alimentar a nuestro hijo/a, es un acto instintivo (tanto para la mamá como para el bebé) que en muchos casos -gracias a la “intensidad” de algunas madres porque otras madres sí o sí den la teta, y de manera opuesta la labor de alguno médicos quienes recomiendan leche artificial- pues ha generado una serie de mitos que de alguna manera alejan a las madres de la posibilidad de dar lactancia materna exclusiva.

Todas las mujeres, son muy pocas las que no, pueden dar de lactar. Sólo la succión genera leche, a veces parece que esta leche no es suficiente, que nuestros hijos no se llenan y que es necesario complementar. Nada más alejado de la realidad. Eso sí, a veces es esclavizante, pero ¿de qué estamos hablando? De 6 meses, un año, ¡de nuestros hijos!. No es lo mismo para las mamás que trabajamos, no es la misma dinámica pero la lactancia puede seguir siendo alimento exclusivo. Podemos desarrollar diferentes prácticas para dejar tomas de nuestra propia leche en casa, refrigeradas, listas para darlas en cuanto el bebé lo solicite.

Podemos no hacerlo también, todo es decisión de la mamá y cualquier decisión que tome debería ser apoyado por su entorno. No criticado, no vaneado, simplemente soportado. Aquí les paso un artículo de Carlos González acerca de lactancia materna, como siempre, es reparador leerlo.

La lactancia materna es fundamental en cualquier plan de salud materno-infantil. Disminuye el riesgo de diarrea, infecciones respiratorias, otitis, meningitis por Haemophilus y otras muchas infecciones, así como de diabetes, muerte súbita del lactante, obesidad y otros problemas de salud. En la madre, la lactancia se asocia con un menor riesgo de cáncer de mama y de ovario, y a largo plazo con una disminución de las fracturas por osteoporosis; al retrasar la reaparición de la menstruación ayuda a ahorrar hierro y a evitar la anemia, y produce de forma natural un espaciamiento de los embarazos que mejora la salud y alivia la carga de trabajo de la madre al tiempo que facilita la supervivencia de sus hijos. UNICEF calcula que, en estos momentos, la lactancia está salvando cada año seis millones de vidas, y que podría salvar al menos un millón más si se generalizase la lactancia materna hasta al menos los dos años (complementada con otros alimentos a partir de los seis meses).

Sin embargo, las mujeres han dado el pecho durante millones de años sin conocer todas estas “ventajas”. Y ha sido precisamente en el siglo en que se han descubierto dichas ventajas, y en los países donde se han descubierto, donde la lactancia artificial se ha extendido hasta relegar, hace unas décadas, a la lactancia materna a un situación casi anecdótica de la que por fortuna ya se está recuperando.

Debemos huir de la postura reduccionista que ve la lactancia como una herramienta de salud, como “el mejor alimento y la medicina ideal”, postura que a veces conduce a promover la lactancia como un deber (peor aún: un “sagrado deber”) de la madre. La lactancia materna es algo mucho más importante, mucho más profundo y mucho más poderoso que un alimento o una medicina.

Los argumentos médicos son los únicos, por ejemplo, en el caso de las vacunas. Las usamos única y exclusivamente porque protegen contra las enfermedades; ése es el motivo por el que las recomiendan los profesionales, las distribuyen los gobiernos y las administran los padres. Nadie usaría una vacuna si no creyese que protege contra una enfermedad. Pero la lactancia materna es mucho más. Es lo que madre e hijo están instintivamente preparados para hacer. Basta con dejar al recién nacido sobre el cuerpo de su madre, en contacto piel con piel, durante un par de horas, y casi todos se arrastran espontáneamente hacia el pecho y se ponen a mamar. La lactancia es una demostración física de afecto, como los besos o las caricias; es contacto contra la soledad, consuelo ante la pena, un momento de calma en la vorágine del día. Es el orgullo de sentirse única, irreemplazable, plena, triunfante sobre los obstáculos, adorada por tu hijo. Dar el pecho no es uno de los sacrificios que hacemos para prolongar la vida, sino uno de los motivos por los que queremos vivir. No es un medio para lograr un objetivo, sino un fin en sí mismo.

Hemos de reconocer que los argumentos que mueven a un médico o a un planificador sanitario a recomendar la lactancia no son los mismos que mueven a una madre a dar el pecho. La mayoría de las madres que amamantan lo hacen sin haber recibido ningún consejo de su médico. O incluso, tristemente, en contra de los consejos de su médico. Las rutinas hospitalarias obsoletas, la separación después del parto, el uso innecesario de suplementos, los absurdos horarios que limitaban la frecuencia y duración de las tomas, la obsesión de que todos los niños engorden por encima de la media (una imposibilidad matemática) y la falta de preparación de muchos profesionales para ayudar a solventar las dificultades de la lactancia (grietas, infecciones, escaso aumento de peso…) han hecho que muchas madres se pierdan esta importante etapa de sus vidas. Errores que han tenido consecuencias aún más graves al trasladarse las prácticas occidentales a los países en desarrollo.

La recuperación de la lactancia materna no pasa por convencer a las madres de sus ventajas, sino por cambiar las prácticas hospitalarias (www.ihan.es), mejorar la formación de los profesionales, ofrecer información práctica, fomentar los grupos de ayuda mutua (www.fedalma.org), impedir la publicidad engañosa de la industria y alargar el permiso de maternidad y otros derechos de la mujer que trabaja fuera de casa.

A ustedes ¿cómo les va?

Hablamos,

Lu

1 comment

  1. hola… pues a mi me parece importante… si. pero por ejemplo yo intente con Eduarda, la ponía ella succionaba y al parecer tomaba leche y se dormía, y así… pero bajo mas de lo que normalmente se baja al inicio de peso y la ponía y ella dale que succionaba y nada… y al parecer pues nada, poca leche, y finalmente no leche, yo no entre en dramas así que nos fumos la formula… y nos ha ido bien… ya tiene un año, ella igual hasta ahora me busca no para tomar leche pero si para acurrucarse.
    ahora viene el otro lado Eduarda y yo felices con la formula si, sin prejuicios ni penas, habíamos intentando pero algo pasaba, lo que me molesto fueron los otros jeje por así llamarlos madres que desbordaban leche y decían ah seguro no te esforzaste lo suficiente, o cosas tipo oh pobre no le das pecho…
    creo que el tema es importante, el contacto, el estar ahí… pero creo que finalmente sea como sea y por lo que sea, hay mas maneras de estar ahí para los bebes…

Deja un comentario