Hoy recordé:

Cuando tenía 1o años, creo, aunque puede haber sido cuando tenía 16. Recuerdo estar en algún lado de mi casa cuando de repente un olor llegaba a mi nariz, me levantaba y me hacía ir -levitando- hasta la cocina, era el olor de las papas recién fritas. Ahí estaba mi mamá, linda ella viendo cómo yo babeaba. “¿Quieres una?”, me preguntaba y más rápido  que volando yo estaba a su costado.

Quemándome la mano, la boca, la lengua, soplando y soplando me comía esa riquísima papa frita. Me iba, a los segundos volvía y babeando otra vez me ponía al lado de mi mamá. “¿Quieres una más?”, me preguntaba otra vez. Yo no atinaba a responder aún y ella decía: “Te esperas al almuerzo, ¿ya?”. Tristeza y decepción total para mí.

Recuerdo que esperaba en la puerta de la cocina hasta que ella estuviera volteada para entrar de puntitas, sin respirar, con un solo movimiento hasta las papas fritas. ¡Zas!, tenía una, quemándome pero tenía una. Una vez, dos veces, tres veces. Ya era toda una experta “roba papas”, pequeña delincuente que muerta de amor por las papas fritas cometía las más temidas fechorías.

Y mi mamá que es ¡más viva!, al cuarto asalto, ya casi para agarrar otra rica papa, casi en el aire y con tremendos reflejos, ¡zuas!, me chapaba la mano. “¿Crees que no te he visto?. Espera hasta el almuerzo”.

Hoy le contaba esto a Anita, quien jamás ha sido una “roba papas”. Y cuando le contaba, mi suegra -cuya voz aparece cuando menos lo esperas- dijo: “¿quién no robó papas fritas alguna vez en su vida?. Mi mamá tiene 8 hijos, ¡¿nos imaginas a los 8 robando papas fritas?!”

Y fin.

Hablamos,

Lu

3 comments

  1. Jajajaja muy cierto también ha sido una roba papas, sin decir una palabra, al tercer asalto ya no las veía mi mamá o mi papá las dejaba siempre fuera de nuestro alcance, encima de la refrigeradora o lo ponía tan cerca a ella donde ya mis manos no podían llegar sin que me viera, triste y decepcionada no me quedaba más remedio que esperar hasta el almuerzo.

  2. creo q casi todos los niños adoran las papas fritas, a mi tambien me gustaban mucho y hasta ahora cuando mi mama esta cocinando le robos unas cuantas papitas

  3. Jajaja!.. Leía y parecía que describias detalladamente cuando yo tambien lo hacía.. que rico!!!!
    Mi Gabriela de 21 meses hace algo similar, bueno no las roba pero ya viene con su platito y senhalando las papitas me dice.. papa!! jijij.. Que lindos recuerdos!
    Saludos!

Deja un comentario