C’est la vie.

Es que, “así es la vida”.

Ayer tenía que ir de La Molina hasta San Isidro, 7pm, hora punta, junto a la hija menor a recoger a la hija mayor que estaba en casa de una amiga haciendo un trabajo. Estaba cansada, trabajé de 8am hasta las 6pm, resolví y me compliqué con todo tipo de temas, estuve en la radio, no almorcé y tomé todo el café que mi cuerpo ya no podía aguantar.

“Ale, ¿vamos a recoger a tu hermana?”, “Síííííííí, y pones esa canción que dice “limón y sal”, ¿ya?”. Y así fue, tuve que repetir la bendita canción una y otra y otra y otra y otra y otra vez. Ya la vieran y escucharan: “Yo te quiero con limón y sal, yo te quiero tal y como estás…”, su voz, su cara, la emoción con la que cantaba mil veces la misma canción. No sentí el tráfico, no sentí el cansancio, sólo empecé a cantar con ella.

Es increíble la fuerza de un niño, el poder de los niños para recomponerse, para seguir y avanzar y no parar. Son envidiables, ya luego más grandes se van contaminando con todo ese feo humor, ese mala actitud, el desánimo y la poco esperanza que acompaña a la mayoría de adultos. Nos olvidamos que de niños podíamos o sentíamos que podíamos lograrlo todo o casi todo. La fe, o lo que sea, no se perdía.

Veía a Ale y sentía que ningún problema era tan importante, que ningún dolor era tan potente, que todo lo que había hecho ese día se resumía a ese momento. Ese momento podía llamarlo: felicidad. Luego nos acompañó Anita y se armó la jarana. La fuerza de las dos es arrolladora, a veces me abruma.

Cada vez que siento que ya no puedo, que lo que siento duele mucho, que estoy agotada, a veces harta, recuerdo a Ale cantando, a la desorejada Ale y toda su emoción y en ese momento recuerdo qué hacer. Recuerdo a Ana y la forma cómo me mira cuando me cuenta algo, lo fascinante que es para ella tener el disco de su grupo favorito, la locura que es que ahora haya superado su marca personal en atletismo.

Es que señores, la vida es tan simple. No se trata de vivir nada más, de pasar por algún lado y pasar nada más. La vida, creo, es un conjunto de pequeños grandes momentos, espontáneos, pensados, solos, con gente, personales, profesionales, pero son -a veces- poco evidentes o nos cuesta verlos, creerlos. Estamos tan preocupados en hacerlo todo bien, en hacer “lo que está bien”, en cumplir con todo lo que tenemos que hacer, que evitamos soñar, creer, confiar, dejarnos llevar.

No sé qué te pasó hoy, sólo sé que lo que sea no es más grande que tú y que vas a poder sobrellevarlo. Sacúdete, déjate llevar, abraza y déjate abrazar. Así es la vida, no es tan complicada, se trata de querer (quererlo todo) y aprovechar lo que se tiene.

Quedamos los que puedan sonreír.

Hablamos,

Lu

7 comments

  1. Llore,pero si a veces no tengo fuerzas con un bebe de 1 año mas una casa que hay q limpiaría,3 perros,un marido.no tener el tiempo para mi esposo y yo, termino agotada a veces digo que no puedo mas,pero saco fuerzas energía motivación extr! Porque el me dice que soy el motor de la familia, besos

  2. Tan cierto mi Lu … yo tambien a veces no puedo mas .. y es como si mi Katherine supiera y me dice “eres la mejor mama del mundo” .. y zas .. regresan las fuerzas !!
    😉

  3. Es verdad, así es la vida, el día a día a veces nos agobia, no, ya no somos niños, pero eso el cuerpo o la vida nos pesa más y por eso se nos hace tan difícil el caminar…a veces sólo necesitamos un segundo de inspiración para recuperarnos y darnos cuenta que podemos seguir avanzando.

  4. OH!! Lu que conmovedora tu nota!! Me encanta como escribes, permiteme compartirte estos versos:
    Eclesiastes 9
    Todo Está en Manos de Dios
    ” 1 Pues bien, he tomado todas estas cosas en mi corazón y declaro todo esto: que los justos y los sabios y sus hechos están en la mano de Dios. Los hombres no saben ni de amor ni de odio, aunque todo está delante de ellos.2 A todos les sucede lo mismo: Hay una misma suerte para el justo y para el impío; Para el bueno, para el limpio y para el inmundo; Para el que ofrece sacrificio y para el que no sacrifica. Como el bueno, así es el pecador; Como el que jura, así es el que teme jurar…””4 Para cualquiera que está unido con los vivos, hay esperanza; ciertamente un perro vivo es mejor que un león muerto…””7 Vete, come tu pan con gozo, Y bebe tu vino con corazón alegre, Porque Dios ya ha aprobado tus obras. 8 En todo tiempo sean blancas tus ropas, Y que no falte ungüento sobre tu cabeza.9 Goza de la vida con la mujer que amas todos los días de tu vida fugaz que El te ha dado bajo el sol, todos los días de tu vanidad. Porque ésta es tu parte en la vida y en el trabajo con que te afanas bajo el sol.10 Todo lo que tu mano halle para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque no hay actividad ni propósito ni conocimiento ni sabiduría en el Seol (región de los muertos) adonde vas. 11 Vi además que bajo el sol No es de los ligeros la carrera, Ni de los valientes la batalla; Y que tampoco de los sabios es el pan, Ni de los entendidos las riquezas, Ni de los hábiles el favor, Sino que el tiempo y la suerte les llegan a todos.”
    Asi es Lu a todos nos pasa de todo, pero la diferencia esta dentro nuestro, como tomamos lo que nos viene, es un don de Dios disfrutar lo que tenemos. Un abrazo Lu!

  5. de verdad que DIos nos hizo a todas las mujeres fuertes…fuertes para soportar un embarazo, fuerte para dar a luz, fuertes para sobrellevar el dia a dia pese a nuestro cansancio o a nuestro mal dia…y es muy cierta tu nota, que al oir a nuestros hijos o verles la carita de felicidad por a veces cosas tan simples como una cancion o felices por alguna cosa minima, nos hace pensar que ellos toman la vida tan llevaderamente que tambien nosotros podemos hacer lo mismo.chevere la nota muy cierta 🙂

  6. Es increible las fuerzas que te dan los hijos. He sentido esto que describes aca tan fuerte a veces pero cuando llega mi pequena terremoto con su alegria, su sonrisota y todas sus ocurrencias me pasa todito.
    Siempre he tratado de ver el lado bueno de las cosas pero hay veces que te caes y no te quieres levantar. Gracias hija mia por ser mi baston y mi motivo para despertar y sacudirme de esa mala vibra que a veces no me deja ver lo mas importante… te amo pedacito mio

Deja un comentario