Un 35,6% de madres aplica castigo físico a sus hijos.

El día de ayer pidieron de Publimetro mi opinión acerca de los “Resultados de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar, 2011” (Endes), presentada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) hace unos días. Esta encuesta fue “ejecutada entre los meses de marzo a diciembre de 2011 y contiene información acerca de la salud materna e infantil, prevalencia anticonceptiva, fecundidad y mortalidad de la población, conocimiento del VIH-SIDA, estatus de la mujer y violencia doméstica. Asimismo, proporciona información sobre el estado nutricional de las mujeres y niños menores de cinco años de edad, nivel de hemoglobina, así como, identidad y calidad del agua, entre otros indicadores“, indican en la presentación de los resultados.

Varios de los resultados de la encuesta son más que alentadores, como el uso de anticonceptivos: “3 de cada 4 mujeres unidas usan algún método anticonceptivo”. Esto, a mi parece, representa el nivel de decisión de una mujer sobre su propio cuerpo y su protección.

encuesta3

Otro dato importante es que: “3 de cada 4 gestantes recibieron su primer control prenatal en el primer trimestre de gestación”. La cobertura debería ser al 100%, esa es la meta.

encuensta2

Además los resultados indican que “se reduce la proporción de niños y niñas menores de cinco años de edad con anemia“:

encuesta1

Se indica también que el porcentaje de niñas y niños con vacunación completa (71,0 por ciento) fue superior en 4,7 puntos porcentuales a lo encontrado en la ENDES 2000 (66,3 por ciento).

Acerca de la lactancia los resultados indican que: “El inicio adecuado (dentro de la primera hora de nacido) de la lactancia materna se presentó en mayor porcentaje entre niñas y niños de madres cuyo nacimiento fue atendido por una partera o comadrona (70,5 por ciento), ubicadas en el quintil inferior de riqueza (69,7 por ciento), sin educación (69,0 por ciento), entre niñas y niños que nacieron en la casa (67,2 por ciento) y según departamento Huánuco (81,3 por ciento), Ayacucho (79,4 por ciento), La Libertad (77,6 por ciento) y Loreto (72,2 por ciento). Los menores porcentajes de lactancia antes de la primera hora de nacido, se encontraron entre niñas y niños ubicados en el quintil superior de riqueza (27,2 por ciento) y cuyas madres tuvieron educación superior (34,5 por ciento). Por departamento, los menores porcentajes se presentaron en Ica (29,1 por ciento), Tacna (30,9 por ciento) y Lima (31,8 por ciento)”.

Con el tiempo de lactancia ocurre el mismo fenómeno arriba indicado: es mayor el tiempo de lactancia entre madres del sector rural, sin educación o sólo con primaria  que en madres del sector urbano, con estudios superiores.

Violencia familiar. Aquí los resultados son aterradores. Entre las principales formas de castigo ejercidas  por los padres a sus hijas e hijos, están aún presentes los golpes.

encuesta

Fue justamente para este tema que pidieron mi opinión en Publimetro, aquí les paso la nota final:

Un 35,6% de madres aún emplea los golpes como forma de castigo a la hora de educar a sus hijos, reveló la nueva Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) 2011, presentada ayer por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

“Muchas madres creen que un golpe en el momento correcto no trauma a nadie o es necesario, pero se engañan. Es una excusa inconsciente que se cuentan para sentirse mejor”, dijo a Publimetro la psicóloga Lucero Papa, del blog de familia Mamá de 2 Chancletas.

En opinión de Lucero Papa, el castigo físico puede cortar la conducta negativa de un menor en un plazo muy corto, pero trae consecuencias graves a futuro como un daño en la autoestima del niño.

Lo aconsejable en momentos de crisis, dice, es armarse de paciencia y esperar a que el berrinche pase, para que se pueda explicar luego las consecuencias. Nadie puede hablar con un adulto que grita y menos con un niño”, dijo.

Entre las madres que admitieron usar golpes, no todas creen que su proceder fuera correcto. Solo un 18,2% de las consultadas declaró creer necesarios este tipo de correctivos, cifra 15,2% menor que la registrada el 2000.

Algo que resulta esperanzador es que disminuyó en un poco más de 15% la creencia sobre la necesidad de castigo físico para educar a los hijos.

Hay muchísima información para reflexionar (y actuar) en los resultados de esta encuesta. Si la quieren ver completa sólo den clic aquí y podrás bajarla y leerla a detalle.

Hay mucho por hacer, comencemos con algo, con alguien, con nosotros mismos.

Hablamos.

Lu

Deja un comentario