Siempre necesitan algo más.

No sé si les ha pasado, si les pasa, aunque estoy casi segura que sí. Son las nueve de la noche, hora de dormir para los niños, padres felices porque -al fin- los retoños se van a la cama y ya se vienen ese par de horas para hacer lo que queramos.

De repente, a lo lejos, en el dormitorio del niño en cuestión y con la voz más necesitada del mundo escuchas un: “Mami, ¿me das un poquito de agua?” y/o, “Mami, ¿me lees un cuento?”, y/o “Mami, ¿puedo ir al baño?”… Es decir, a las 9pm, justo a la hora de dormir, justo cuando los papás decimos: “¡yes, yes, yes!”, estos chicos se acuerdan que:

  • Están deshidratados.
  • Son amantes de la lectura y no pueden dejar de leer.
  • Sufren de incontinencia urinaria

Y lo peor de todo no es que les das el agua y se acabó, que lees el cuento y se durmieron, que van al baño y se calmaron. ¡No, así no es!. Esto va a pasar mil veces antes de que cierren el ojo, y tu ya estarás en tu tercer sueño y ellos seguirán necesitando: “un poquito de agua” y queriendo ir al baño.

En el caso de Ale, siempre quiere que le lean un cuento, que le lean algo, ayer hasta el catálogo de Natura quería leer. Pero lo que pasa con ella no es tan típico, es decir, no es de las que escucha de manera paciente de principio a fin el cuento, no, Ale no es así.

“Había una vez un patito que se transformó en cisne…”. 1era interrupción de Ale: pero los patos no se transforman en cisnes, son cines desde el comienzo. ¿O si se transforman?. 1era explicación para Ale. Y así cada línea es cuestionada, cada cosa necesita explicación, la fantasía es genial pero por favor siempre es necesario algo de lógica, parece que dijera Ale. También parece que la hora de dormir fuera para hacer reflexiones acerca de lo que lee y no para dormir.

Estoy segura que les pasa lo mismo, si no es que “les da miedo la oscuridad”, es que te quedes a dormir con ellos hasta que se duerman y sino es cualquier otra cosa: URGENTE. Pero cómo se les quieren, no?

Ah, un aviso de mamá que tiene hija adolescente, estas urgencias no se van cuando crecen, ¡aparecen otras!.

Hablamos,

Lu

 

6 comments

  1. Es verdad, hay noches en las que siempre piden algo más, y más, y más…hasta de pronto les da la lora y en ese momento te quieren contar todo lo que les pasó en la semana…!!!
    Pero es verdad, mis hijos son chiquitines todavía, y salvo algunos temitas con el mayor, supongo que es nada comparado con lo que se me viene en unos años…!!!

  2. Bueno mis hijitos estan creo, un poco acostumbrados a dormir. Mi hija, se duerme a las 9 o 9 30 y lo unico que pide es que vayan a rezar con ella, claro eventualmente si pide otras cosas o se acuerda que tenia que llevar algo al colegio y cosas asi! y justo en esos momentos ya uno se quiere poner a ver tv o en nuestro caso queremos salir! menos mal que tenemos una persona en casa que nos salva a veces. El pequeñin si se duerme totalmente con su teté pero el problema es que se duerme con su papa! y su papá tambien se queda dormido! lo cual es realmente terrible porque se despierta a las 10!! jajajajaja.

  3. Lú, tú siempre tan acertada en tus posts. A mi Diego Alonso le pasa exactamente lo mismo. Hasta hace unas pocas semanas, luego de: darle agua, esperar que orine, leerle el bendito cuento y responder toooodas sus preguntas, tenía que igual acostarme con él. Y ya sabes lo que pasaba no? yo me quedaba dormida antes que él jajajaj. Ahora está un poco mejor la cosa, por lo menos está durmiendo solo; seguimos con la misma rutina pero luego le decimos: hijito ahora a dormir y salimos del cuarto y él ya se duerme solito. Claro que igual cuando regreso y lo veo dormidito lo apachurro, me lo como a besos y me echo a su costado, jajaaj, toda una mamá gallina.

Deja un comentario