Razones para la indisciplina de los alumnos.

Un artículo de León Trahtemberg que cuestiona el sólo evitar una conducta de indisciplina dentro del aula y no reflexionar acerca de qué la motivó, acción que ayudaría muchísimo a los alumnos en su proceso de desarrollo, en su proceso educativo.

Aquí el artículo completo:

Un alumno perturba en clase, molesta a un compañero ó conversa con vecinos e interrumpe al profesor. En un colegio tradicional, se aplicaría el reglamento: “fuera de clase”, “anotado en la ficha”, “llamar a sus padres”, “suspendido”, “expulsado”. ¿Resolvieron el problema? No, el alumno perturbará en la clase siguiente, o se cuidará por miedo al castigo hasta que explote en otra clase más relajada, o en el recreo, o recién al atardecer con amigos o familiares fuera del horario escolar.

La pegunta básica es ¿porqué se portó mal? ¿alguno de los actores que  intervinieron en el castigo del párrafo anterior pueden decirlo? Probablemente no, porque no les interesa saberlo, ni tampoco corregirlo. Solo evitarlo.

Enunciaré unas cuantas posibilidades: no tolera al profesor, no entiende lo que explica el profesor, está reaccionando por un compañero que lo fastidió, acaba de sacar una mala nota, sus padres se están divorciando, un compañero  lo amenazó con pegarle en el recreo, tiene miedo del examen de la tarde, es hiperactivo, está enamorado y quiere llamar la atención, su abuelito se esta muriendo, está por nacer un hermanito, su familia va a migrar de país, su papá ha sido despedido de su trabajo, tiene que ir al médico por una enfermedad severa, ¿suficiente?

Reitero la pregunta: castigarlo sin más “por atenerse al reglamento” ¿lo ayuda  en algo? ¿resuelve el problema que originó su transgresión? ¿o afianzará quizá  la idea de que el colegio es un recinto de autoridades sin afecto ni capacidad o motivación por entender y ayudar a los jóvenes?. Difícil querer una escuela así, por más que en el tríptico de propaganda escolar se mencione que hay un clima institucional amigable, educación personalizada, apoyo psicológico, etc.

Si se entiende que las transgresiones de los alumnos son producto de múltiples  y diversas circunstancias propias del crecimiento del niño o joven, enseñarle a  contenerlas, rectificarse o buscar otras formas de canalizar sus tensiones  requiere previamente comprender las motivaciones de cada alumno. Eso sólo será posible si es que hay un trato individualizado para cada alumno, aunque eso tome más tiempo y exija más esfuerzo institucional.

León Trahtemberg.

Si, maestros y padres, estamos convencidos que lo mejor no es evitar sino resolver, indagar, observar y apoyar, las conductas negativas de nuestros hijos serían resueltas.

Hablamos,

Lu

Deja un comentario