Chau, chau 2011.

Y el tiempo no nos alcanzó, se fue “volando”.

No me di cuenta y de repente ya estábamos en el 2012, Ale (mi hija menor) había llegado al metro exacto de estatura, Anita (la mayor) pasó de ser una niñita a convertirse en una adolescente rebelde (con causa). Yo bajé y subí de peso tantas veces que ya perdí la cuenta.

Ale y Anita. Dic 2011

En el 2011 me ascendieron y me convertí en miembro de un equipo de trabajo (y amigos) maravilloso, juntos crecemos, nos equivocamos y aprendemos. Sí, tengo un trabajo de oficina, de lunes a viernes que ocupa gran parte de mi tiempo (y que me encanta). No hice nada de ejercicio, ni un poquito, lo máximo fue salir a correr… un día. Empecé la dieta, todos los lunes del 2011, todos los martes la daba por terminada.

He visto a Ale aprenderlo todo, ha sido mi maestra también. En Mayo tenía a su profesora preocupada porque no contaba hasta 40 (¿?), jamás le perdimos la fe, ella es así, se toma tiempo para ser la mejor. Conoce tantas palabras como un niño/a de 6 años, ella va a cumplir recién 4. Es una actriz formada para el drama y la comedia, cuenta chistes, crea monólogos, tiene las mejoras historias de ponys, barbies y los animalitos de la granja. Habla y ¡n o – p a r a!. A veces me pregunto: “cómo es posible que diga tantas cosas a la vez, sin respirar, respira niña, respira”. En general, es excepcionalmente divertida, muy positiva, algo engreída, la más manipuladora, hábil al hablar y adicta al cereal.

Anita nos ha demostrado que es una luchadora, constante, la más valiente. Corrió y corrió este año, compitió y ganó. Postuló para un colegio genial y sola logró ingresar, nosotros sólo fuimos y la inscribimos. Va a pasar de un colegio de mujeres a uno mixto, con un sistema educativo que estimula a los niños a reflexionar, a conocer, a cuestionar y decidir. Creo que el 2011 fue el año hija-papá, ella y su papá tienen una relación tan bonita, Aldo procura conversar con ella de todo, siempre. Parece como si él adivinara las cosas que a ella le gustaría hacer/leer/probar y ¡plum! hacen el match perfecto. Anita es bonita, es noble y crece, ¡oh por dios!, cómo crece la ex niña.

Mamá de DOS chancletas también creció, también tuvo bajas importantes como la salida de nuestra gran amiga Made. Ella necesitaba su tiempo y a nosotros nos tocaba apoyarla. Luego se unió Sandra, con quien hemos desarrollado una relación genial, ella es una trome y su aporte en la web se ha hecho muy necesario. Marisa, mi hermana de corazón, tuvo este año a Fátima, su hermosa bebé. Todos crecimos, tuvimos más empresas que se unieron a nosotros y nos entregaron su confianza, nosotros les ofrecimos nuestra casa abierta.

Y en el 2011 no todo fue genial, hubo situaciones en las que pensé que ya no podía más, situaciones en las que no tenía control (y soy algo -bastante- control freak), situaciones que a veces me ganaron. He perdido cosas, personas, situaciones. He llorado más que protagonista de novela mexicana, me he molestado tanto como me ha ganado la poca tolerancia, no he pedido todas las disculpas que debí, ni he agradecido lo necesario. Es que a veces pasa cuando sucede, será el sereno, lo cierto es que se hace necesario c r e c e r.

Y aquí estoy, estamos todos, con toda la voluntad posible para hacer lo que no pudimos y debimos, para hacer lo que hay que hacer y lo que se desea. Aquí estoy dispuesta a hacer del 2012 mi año, personal y profesionalmente. Sí señora, señor que me leen, ¡este es mi año! Y no comí las 12 uvas porque no pude con más de 6, y es que la vida no depende de uvas, calzones amarillos, ni de salir corriendo con una maleta (aunque es divertido), la vida depende de quien la quiera vivir y es tan extremedamente corta que mejor sacarle el jugo.

Los dejo con una canción de un grupo peruano que se ha vuelto mi favorito de todos los favoritos (como dice Ale), se trata de Kanaku & El Tigre, y puedo decir que son puro talento, purita inspiración, escucho su disco (regalo de mi esposo) TODO el día (y me refiero a TODO el día). Les regalo esta canción, se llama “Bicicleta” y recuerden es de Kanaku & El Tigre:

Recibí el 2012 bailando con un chico guapo que no sabe bailar, pero a quien hace varios años prometí que le enseñaría entre tantas otras promesas que a veces -varias veces- he roto, pero no esta vez, no este año. Aldo prometo enseñarte a bailar, prometo y prometo promesas que no voy a romper, te amo.

1/01/2012

¡Feliz año 2012 mamás y papás, feliz, feliz!

Hablamos,

Lu

6 comments

  1. Lu, que lindo lo que escribes. Y me causa mucha ternura lo que pones de tu esposo. Yo tb estoy muy enamorada del mío. Se les ve lindos.
    Anita está linda y grandota..ya es una señorita y qué bella es Ale!! Me encantan.

    Gracias por compartir este lindo blog con nosotras.

    Yo tengo una pequeña de 1 año y 5 meses y somos demasiados felices con ella. Nos ha llenado la vida de momentos maravillosos 🙂 Recibimos las 12 abrazandola con mi esposo, ella fue nuestra cabala..jeje sentirla tan frágil toda asi sorprendida por tanta bulla de los cohetones y tanto alboroto en la casa fue muy gracioso, eso nos llenó de mucha energía.

    Un abrazo, mis mejores deseos para ti y tu lindo equipo.

  2. Preciosas palabras y tan ciertas, sé que les irá muy bien. Sabes, yo también este año formé mi propia familia, mi esposo tampoco es un gran bailarin pero sólo me dá felicidad, y mi hija ha sido una bendición. Gracias por compartir con todas las mamitas 🙂

Deja un comentario