Mi hijo no quiere comer verduras

Hace unos días escribía un artículo acerca de las verduras para el blog de Ninet y me gustó mucho quedó, así que lo comparto por aquí también. A todas nos ha pasado o nos está pasando, a nuestros hijos a veces no les gustan las verduras. Yo, de pequeña, no pasaba el brócoli, ni la caigua, ni el zapallo, era una tortura verlos en mi plato. Al final me terminaron gustando, bueno recién hace unos años, mamá ¡ganaste!

Aquí la nota que escribí para el Club de Mamis Ninet:

¿No te ha pasado que tus hijos hacen las peores de sus muecas cuando le acercas un brócoli? A algunos niños les resulta algo difícil encontrarle el gusto a algunas verduras, pero calma, mamás, en este tema partamos de cuestiones básicas como:

  • No obligar. No podemos obligar a comer a nuestros hijos, así nos den ganas, así creamos que no están bien alimentados.
  • Diferencias significativas. Es necesario comprender que hay niños que comen de todo y otros, que no; que hay niños que comen poco y otros, mucho más. Todos son distintos y el método debe ser personalizado.
  • Creatividad e innovación. La insistencia acerca de que deben comer determinado alimento podría generar rechazo total de parte del niño a comerlo. Busquemos otras opciones; por ejemplo, no solo el brócoli tiene hierro, también la quinua. Entonces, si lo que buscas es que tu hijo consuma hierro y el brócoli no le gusta, dale quinua ¡y adiós a los malos ratos!
by natascha rosenberg

Teniendo todo esto en consideración, podemos comenzar a planear cómo y qué verduras introduciremos a la dieta de nuestros hijos. Recuerda que es siempre necesario consultar con el pediatra para que pueda orientar mejor nuestras acciones.

Cuando le das a tu hijo un nuevo sabor, es necesario que por lo menos se lo des dos o tres días seguidos para que sepas realmente si le gusta o no, si acepta el sabor o no, para recién introducir uno nuevo. No desistas si la primera vez que le diste zapallo lo escupió, intenta pacientemente y hazlo participe de su alimentación.

Es muy útil que no le des las verduras como papillas o totalmente trituradas, sino con algo de consistencia, esto hará que reconozca mejor las texturas, los sabores, y que en general aprenda a comer de manera adecuada usando la lengua, la mandíbula, encías y dientes.

Deja que tome los alimentos y que intente alimentarse por sí mismo si es que aún son bebés, de esta manera puedes darle zanahorias sancochadas cortadas en tiras gruesas, igual las vainitas, entre otros.

Recuerda que lo ideal es no usar sal y mantener los sabores originales. Paciencia, ingenio y buen humor, ¡mamás y papás!

Hablamos,

Lu

Esta nota fue escrita para el Club de Mamis Ninet.

Deja un comentario