Los niños no se crían leyendo libros.

Y no seamos tan literales con el título de esta nota, esta frase del pediatra Carlos González intenta hacernos comprender que no hay manuales para criar, que -como lo digo y repetiré hasta el cansancio- no existe UNA forma correcta de criar. No tienes que seguir al pie de letra lo que le funcionó a alguien más o lo que leiste un libro, ¿sabes por qué? porque tú hijo es único, distinto al de tu vecina, al de tu hermana, al de tu amiga del trabajo. Sigue tu instinto, usa mucho sentido común, cuestiónate menos y disfruta más.

Aquí les paso este video de Carlos González acerca de “¿Las madres se obsesionan con la crianza?”, está en catalán pero tiene subtítulos en español. Está bien interesante:

Y más allá del tema de criar y de la forma cómo nos ponemos cuando nuestros hijos son bebés, me llamó la atención lo que dice el Dr. González cuando se refiere a los adolescentes:

“Al bebé lo traen una y otra vez (a consulta con el pediatra) y otra, y otra, y este granito que le ha salido aquí y este que no sé qué… pero al adolescente no lo traen nunca y al adolescente le salen muchos granitos, pero nadie te pregunta…”

¡Es cierto! Y no es que no nos importen nuestros hijos adolescentes, nuestros hijos ya no bebés. Ensayo una idea de por qué sucede esto y me veo a mi misma pensando en mi hija preadolescente y digo: “ya está grande, ella siempre quiere estar sola o con sus amigas, ya no me necesita tanto”.  Y esto no es así, no es que debamos estar encima de ellos tal cual lo hicimos cuando eran unos bebés, es decir ya caminan, ya comen solos y en muchos casos hasta enamorada/o tienen, pero es evidente que sólos o distantes de nosotros no deberían estar.

Es necesario dejar abierto y promover todo tipo de redes de comunicación con ellos. En mi caso, no estoy las 24 horas del día con mi hija pero le doy una llamada cuando salió del colegio, nos mandamos mensajes de texto, conversamos todo el camino hacia el cole, en la noche revisamos tareas (su papá y yo), es decir, no es un adulto aún, necesita de sus padres para ser guiada, sin temor a preguntar (ella) y sin temor a responderlo todo (nosotros, los padres).

Si vivimos llenos de tabúes y en casa no se puede hablar de sexo, no se puede hablar de política, de independencia ni nada parecido, nuestros hijos buscarán respuestas en otro lado, obviamente. Y ojalá que las respuestas que reciban sean correctas o por lo menos no jaladas de los pelos. Lo que digo es NO te distancies de tu hijo adolescente, esa no es la regla de padres e hijos durante la adolescencia. Es evidente que la forma de comunicarnos cambiará, se acomodará, ya no le digas: “mijito pechocho, un bechito pa la mami”, delante de sus amigos, ¡ya creció!. Pero no dejes de demostrar cariño, no dejes de demostrar tu presencia, tu experiencia en la vida que ellos aún no han vivido.

Hablamos,

Lu

4 comments

  1. se fue la  tecla,  la crianza es aprendes a diario y vas a velar por tus hijos siempre desde que nacen hasta tus ultimos dias, una de las etapas mas importantes es la adolescencia por los cambio que ellos pasan, mis hijos son pequeños pero ya voy leyendo,  cuestionando preparandome para esos tiempos. El Dr.  Carlos Gonzalez es lo maximo! ya llevo años leyendole con tal gusto! con el todo se ve mas claro y sencillo, sin estress y nos enseña que la vida es eso; solo hay que seguir nuestro instinto desde la lactancia, colecho, dormir, alimentacion, esfinteres y   vacunas todos esos  temas polemicos que nos dividen. Me encantaria saber que hay mas personas que lo leen que sacan sus propias conclusiones, en este camino hay otros personas igual de maravillas  como Rosa Jove, Laura Gutman, Dr. Sears,  Jean Liedloff, etc. Vivamos estos tiempos con entusiasmo! Gracias Lu por tenernos al dia , abrazos. 

  2. Muy cierto lo primero y mas aun lo segundo!!! el que ya sean ¨grandes¨ no significa q nos distanciemos de ellos, es mas me parece q la adolescencia es una epoca en la q nos deberiamos preocupa muchisimo mas de afianzar lazos de confianza y cercanía con ellos, hay tantas cosas! tantas preguntas! y si no estamos nosotros con quienes van a conversar? en quienes confiaran?! besos Lu y gracias por otro artículo super

Deja un comentario