Ale opina: “Las adivinanzas”.

Ando algo sorprendida, la facilidad con la que Ale (mi hija menor) cuenta adivinanzas y chistes es digna de investigación. Creo que estoy perdiendo dinero y debo buscarle ya mismo su programa cómico. Es que la niña me ha resultado extremedamente divertida. Últimamente su afán son las adivinanzas, nosotros despertamos al “monstruo” cuando le decimos: “¿nos cuentas una adivinanza Ale?”. Prepárate porque después de esa pregunta ella no parará jamás.

Las adivinanzas estimulan la imaginación, por más simple que sean siempre requieren un mínimo de reflexión. Además son divertidas y ayudan a los niños -y a los grandes- a asociar ideas y palabras, ayudan a incrementar también el repertorio verbal. Aprovecha cuando lleves a tus hijos al colegio para, en el camino, contarle algunas adivinanzas, cuando están preparándose para irse a dormir, cuando toman desayuno, siempre hay algo de tiempo.

Hace unas semanas que Ale comenzó con una de sus olas de adivinanzas la grabé y este fue el resultado, noten como mira a su alrededor buscando armar su adivinanza, ah pero antes ella solita deja notar lo vanidosa que es pidiéndome que para este video la maquille, no tengo idea a quién salió:

Encontré algunas adivinanzas geniales para que le cuentes a tus hijos:

  • Fríos, muy fríos estamos y con nuestros sabores a los niños animamos. (Los helados)
  • Lentes chiquitas, jóvenes o viejas: si quieres nos tomas y si no nos dejas. (Las lentejas)
  • No toma té, ni toma café, y está colorado, dime ¿quién es? (El tomate)
  • Qué es lo que sube y baja y no se mueve? La escalera

Prefiero siempre las adivinanzas de mi hija, aunque a veces sean “inadivinables” 😀

Hablamos,

Lu

1 comment

Deja un comentario