Meningitis, cómo NO padecerla con sólo una vacuna.

Charito, se llamaba mi prima. Hace unos años veía sus fotos de adolescencia y no podía creer que la mujer que tenía en frente en ese momento era la misma de las fotos. Entendía que tenía algún tipo de retardo metal, no lograba comprender cómo comenzó todo. Fue consecuencia de la meningitis, me explicaron.

Muchos de nosotros no lo sabemos pero la meningitis es una enfermedad que en el Perú, desde el 2007, representa la muerte de 6 personas (bebés, niños y/o adultos) por cada mil (*). Pero ¿qué es la meningitis? ¿Cuáles son los síntomas, el tratamiento? Y, principalmente, ¿de qué forma podemos prevenirla?

¿Qué es la meningitis?

La meningitis significa inflamación de las membranas que rodean al cerebro y a la espina dorsal llamadas las meninges. Generalmente ocurre cuando una infección en otra parte del cuerpo se transmite a través de la sangre y el líquido cefalorraquídeo (el líquido que circula en los espacios alrededor del cerebro y la espina dorsal). Las personas pueden contraer meningitis a cualquier edad.

Existen varios tipos de meningitis, y su severidad y tratamiento pueden variar dependiendo del tipo que la persona padezca. La mayoría de los casos son causados por virus (meningitis viral) o bacteria (meningitis bacteriana que se genera por Neisseria meningitidis, también conocida como meningococo, debido a que tiene la forma de un coco), pero los hongos y otros organismos pueden causar infecciones como la meningitis.

¿Cuáles son los signos y los síntomas?

La meningitis viral y la meningitis bacteriana pueden causar síntomas similares. Aunque puede ser difícil identificar el tipo de meningitis, un doctor puede hacerlo mediante pruebas médicas. Algunos de los síntomas son: fiebre, cuello rígido, dolor de cabeza severo, sensibilidad a la luz, vómitos, naúseas, sueño extremo, confusión, convulsiones. FUENTE: kidshealth.org

Quisiera explicarles acerca del motivo del título de esta nota: la “Meningitis por meningococo” que, debido a su gravedad, puede causar infección en la sangre, neumonía, compromiso de las articulaciones y los huesos, entre otros. Y que por la dificultad en su diagnóstico hace que la vacunación sea la única forma de NO padecerla.

Meningitis por meningococo

Puede ser una enfermedad devastadora y rápidamente progresiva. La meningitis por meningococo o meningococcemia puede ser difícil de reconocer, sobre todo en sus primeras etapas. Sin embargo, es una enfermedad de evolución muy rápida que inicia con síntomas inespecíficos respiratorios y fiebre, presentando además lesiones hemorrágicas en la piel, y evoluciona rápidamente al estado de choque con severos trastornos en todos los órganos. Puede causar la muerte o discapacidad en solo 1 día.

Si bien es una infección poco frecuente, la meningitis puede transmitirse de una persona a otra mediante el contacto cercano al involucrar las secreciones de la nariz o la garganta, como besarse y compartir utensilios de comida, latas de jugos o botellas de agua.

Las personas que son generalmente sanas, pueden contraer meningitis meningocóccica. El más alto riesgo se encuentra en los niños menores de cinco años, los adolescentes y  adultos jóvenes. Además de las amputaciones, las secuelas de la enfermedad por meningococo incluyen retardo mental, sordera, ceguera, parálisis y convulsiones entre otros.

A causa de las dificultades asociadas con el diagnóstico y el manejo de la enfermedad, la prevención por medio de la vacunación es el mejor enfoque disponible para controlar la enfermedad meningocóccica, la discapacidad y la muerte.

En 2005 la FDA (entidad reguladora de medicamentos y alimentos de Estados Unidos) aprobó la vacuna conjugada tetravalente en Estados Unidos contra el meningococo y se han aplicado más de 30 millones de dosis demostrando un adecuado perfil de seguridad. Como toda vacuna, puede tener algunos efectos secundarios, como el dolor de cabeza, fatiga, dolor, enrojecimiento e inflamación en el lugar de la inyección, pero son leves y transitorios.

La vacuna solo necesita una dosis, a partir de los 2 años de edad hasta los 55, sin necesidad de un refuerzo, ya que confiere algo que médicamente se conoce como memoria inmunológica. FUENTE: abcdelbebe.com

Vacunación es protección. Ahora que sabemos lo peligrosa que es esta enfermedad, no dejes de consultar siempre al pediatra de tu hijo/a acerca de sus vacunas, beneficios y más. En Las voces de la meningitis podrán encontrar la experiencia de algunas familias con esta enfermedad, cómo sobrevivieron a ella y cómo algunos perdieron a miembros de sus familias. Es reconfortantes oírlos, aprender y prevenir.

Hablamos,

Lu

(*)FUENTE: Sistema de Hechos Vitales/Base de datos de defunción 1987 y 2007. OGEI-MINSA. DISA/DIRESA

2 comments

  1. Hola Lu: La verdad yo no sabía de este tipo de ““Meningitis por meningococo”, solo sabía lo de costumbre, gracias por este post ahora estaré mas al tanto y preguntaré al pediatra de mi hija como prevernirla ya que ella tiene menos de dos años y aún no puede colocarse la vacuna. Como siempre muy interesante y de mucha ayuda. Hasta pronto….

  2. Este tipo de noticias o post son muy buenos ya que hay una espiral contra la vacucación de enfermedades como la propia Meningitis, y es que todo nació con la moda de una famosa y ahora se ha convertido en una irresponsabilidad no solo ante tu propio hijo sino también ante el resto de niños de la sociedad

Deja un comentario