Una pregunta más…

Hace unos meses les comentaba cómo Ale, de 3 años, había entrado en la etapa de los “por qué”.  Desde aquella vez a hoy hemos entrado a la etapa de los constantes, interminables, a veces poco oportunos, inacabables, a veces irrespondibles “por qué” 🙁

Oh sí, mi hija ya no calza en el calificativo de “lorita”, “parlanchina” y demás. Es una máquina de hablar, de hacer preguntas, en cualquier momento, sobre cualquier tema, bajo cualquier circunstancia. Mi mamá me dice: “tú eras igualita”. Mi suegra dice: “Aldo era igualito”. Las idolatro a ambas por haber respondido todas nuestras preguntas.

by Natascha Rosenberg

Aproximadamente a los tres años los niños empiezan la etapa de las preguntas. Su capacidad de exploración, ahora apoyada además en el habla, se encuentra funcionando al máximo nivel. Antes, para saber qué era algo, usaban su boca, las manos. Aún a los 3 años lo seguirán haciendo pero esta vez tienen el lenguaje, sus entonaciones, palabras nuevas y sí que lo usarán.

Pero la razón más importante es ordenar su mundo. En su mente todo tiene un origen y una finalidad, las cosas inanimadas funcionan como las personas y para ellos no existe la casualidad, todo tiene que tener un motivo, escriben aquí.

En esta etapa -y en adelante- no sólo serán importante sus preguntas, también lo serán las respuestas que reciban. La mayoría de ellas vendrán de nuestra parte y aunque a veces sea imposible responderlo todo, además no siempre será necesario. Habremos de responder la mayoría con buena onda, con paciencia, sin usar palabras o explicaciones rebuscadas. A veces pareciera que Ale necesita que le explique algo a tal punto que podríamos descomponer una molécula.

Respuestas prácticas los ayudará a procesar más fácilmente. Toda la información que les entreguemos deberá ser acorde a su edad, a su nivel de madurez emocional también. Y algo muy importante es que debemos evitar las respuestas tipo “¡porque sí, pues!” o “porque yo digo”. A veces, varias veces, es realmente difícil responderlo todo. Agotarse, agobiarse es normal, natural y no nos hace malos padres. Respuestas violentas, agresivas y que limitan sólo generan distancia entre nuestros hijos y nosotros.

Hay que reforzar la idea de que preguntar, analizar, y encontrarle sentido a las cosas está bien, es positivo. Esto no nos hace pesados, tontos, ni nada parecido. Al contrario, preguntando aprendemos algo nuevo.

Lo dije antes y lo vuelvo a repetir: “Invitemos a nuestros hijos a reflexionar acerca de sus preguntas, a no dejar de preguntar jamás”. Ahora me voy, Ale me pregunta por qué su papá es también mi esposo 😛

Hablamos,

Lu

7 comments

  1. ohhh a los 3 años….entonces me iré preparando para esta gran etapa…algo difícil pero con paciencia lo lograremos con mi osita…gracias por el post 🙂

  2. A mí me encanta la edad de los por qués, aunque como profesora, que te pregunten 10 a la vez ¿y, por qué? jajajaja no es lo más tranquilo del mundo, y a veces te llegas a acostumbrar tanto a responder los por qué que ya terminas explicando desmenuzando las cosas hasta cuando estás con adultos xD
    Alguna vez una alumnita mía de 3 años se puso filosófica y me preguntó:  Miss, por qué la crayola roja… es roja?? Yo le digo aaaaah porque cuando fabricaron tooodas las crayolas decidieron darle un color a cada una y esa quedó de color rojo.  La enana se queda pensando y me dice ahhh y, por qué? Y yo “porque pues las personas que hicieron las crayolas querían que cada una fuera de un color y no podían ser de dos colores y así tú puedes pintar de rojo” Ella otra vez ahhh y por qué?” xD creo que fueron como 5 y por qué seguidos de su explicación hasta que ya los otros niños me preguntaban más cosas y teniamos que seguir con las actividades y esta enana seguía con “ahhh… y, por qué?” hasta que en ausente le dije “ay hijita, porque así es la vida” xD cuando me di cuenta de lo que había dicho otra niña que me escuchó empezó a cantar “así es la vida… de caprichosa” xD jajajaja ya no pude más que reírme y los enanos también se empezaron a reír

  3. A mi me encanta que mi peque de tres años pregunte y re pregunte el empezo con los ¡Por Qué? a los dos, yo creo que ellos buscan en uno todas sus respuestas, uno trata de explicvarle lo mejor posible, para que vayan entendiendo a poquitos mundo. Que bonito e importante es el papel de Mamá, Papá o soluciona preguntas.

  4. Ayyyy Lu, a Sebastián esa etapa le dio feo, era una necesidad insaciable, era un por que? detrás de otro y otro y otro, y si, una a veces logra perder la paciencia, él sigue en ese mundo, y me imagino que como niño seguirá por años, pero ya no con taaanta frecuencia. A mi en su momento lo que me funciono fue que si me preguntaba por ejemplo: ¿mami que haces? Yo le respondía mami se esta secando el cabello, y obvio ahí venia de nuevo ¿Y por qué te secas el cabello? Yo entraba mas bien en el papel de hacer las preguntas, a ver dime tu ¿Por qué crees que mami se seca el cabello? Piensa piensa y dime por qué crees que mami lo hace, y él me respondio ¿Estaba mojado? Si Sebastián estaba mojado y había que secarlo, pero íbamos de nuevo, ¿Y por qué estaba mojado? Y de nuevo yo le preguntaba: ¿Por qué será que el pelo de mami estaba mojado? Y hasta cuando mis preguntas eran medias difíciles, le daba opciones, 1. Porque mami estuvo jugando con tus carros? O porque mami comió galletas? O porque mami se baño?
    Y lo ponía a meditar y también a hacerlo ver que el muchas veces él tenía la respuesta a las cosas solito. Eso de verdad que ayudo muchisisisisiamo,

Deja un comentario