De cómo nos va 12 años después

El 8 de mayo, de hace 12 años nació Anita, mi hija mayor. Cuando me ven con ella muy pocos creen que es mi hija. Está de mi tamaño, yo cumplí 30 en noviembre y ella no parece una niñita.

Anita

Su cumpleaños significa demasiado, no sólo es la celebración de un año más para que ella pueda cumplir sus sueños, es también un “recordaris” para mí de cuando la vi por primera vez y no tenía idea qué hacer con mi muñequita de carne y hueso. Era una niña con otra niña. Es recordar que desde ahí nada fue más fácil, al contrario, todo se volvió retador.

Ella y yo somos dos volcanes juntos, que explotan de cuando en vez, más de lo que me gustaría. Lamentablemente –y felizmente- tiene mi carácter. Es súper graciosa y tiene una discómica envidiable, pero si algo no le gusta puede decir lo que piensa sin tener en cuenta muchas cosas, es ahí cuando le sale el adolescente de terror.

Deportista como la Mami Luz María, mi mamá, y la admiro por eso. Se prepara y entrena con mucha vehemencia, es fuerte, es puro músculo, pura salud. Y hablando de eso, nació con la “nariz de princesa”, siente polvo y no deja de estornudar ¡jamás! Es una alergia heredada.

Anita1

Vive para peinar a su hermana, para hablar por teléfono con su amiga Alexandra, para saludar en Facebook a todo el que cumpla años. Vive para defender a Fito, su perro. Vive para recordarnos que desde hace 12 años tenemos tremendo motivo para hacer las cosas mejor. Vive para enseñarnos a vivir.

¡Feliz cumpleaños Anita! Felices 12 años.

Tu mamá.

Tener hijos siendo tan joven no es quizás la mejor forma de tenerlos. A los 17 años hay que estudiar, hay que salir, hay que vivir. Pero no importa la edad, no importa quién eres, cuando tienes un hijo la vida te cambia. Tú decides si el cambio será positivo o no, tú decides luchar o no. Tú escoges entre asumir tu responsabilidad, ser valiente y vivir orgullosa o sufrir por lo que –crees- “perdiste”. Ser madre no es fácil, ser madre y padre a la vez, menos. Pero nada es imposible mientras así lo creas. Yo no dejé de estudiar, jamás dejé de soñar.

Lu

6 comments

  1. que linda tu experiencia!!! al comienzo puedo ser dificil pero vives la felicidad al lado de ellas. felicidades Anita por tu cumple, tienes una super mami, aunque por foto parecen hermanas jijijijij. un gran beso a las dos

  2. Hermosa declaración de amor, Lu.
    Un besote para tí y uno más grande para Anacé y que Dios le de siempre lo mejor del mundo: una familia que la ame incondicionalmente.

  3. me encanta Lu…y con mi Gaby estamos en las mismas… pero yo pienso que aunque dificil al principio hemos ganado una amiga que esta con nosotras para siempre… que nos escucha que nos admira que sera siempre nuestra incondicional… con la que podras reir… llorar y hacer mil cosas por la tan “poca diferencia” de edades… nos gustan las mismas cosas… escuchamos la misma musica y seguro ya te paso que hasta la ropa se prestan…. nuestras hijas son nuestro mayor tesoro y siempre estaran junto a nosotras como nuestras mejores amigas…. besos y Feliz Cumple Anita… un poquin atrazadin…

  4. Tu testimonio de vida sin duda no sólo te ayuda a seguir VIVIENDO de verdad, sino que ayuda a otros a hacer las cosas mejor. Feliz dia Anita, feliz dia Lu 🙂

  5. Lu! me encanto tu noooota! tengo 18 años y una bebe de 8 meses recien cumpliditos el 8 de este mes 😀 como tu dices tener un hijo joven talvez no sea la manera adecuada pero uno realiza sus sueños si o si yo ahora estudio y estudio empezare a trabajar pronto! En serio que me encantoooo esta nota me doi cuenta que persiguiendo todo lo que deseo ser llegare al fiinal! Un besito!

Deja un comentario