Niños mimados

Acabo de leer el libro “Niños mimados” de Maggie Mamen, estaba interesada en saber más acerca del tema por dos motivos. El primero es que recibo muchas consultas de mamás y papás que me preguntan, angustiados: ¿qué hago para que mi hijo me haga caso? acerca de sus niños de 4 o 5 años. Y me genera cierta preocupación y curiosidad el saber cómo es que una persona tan chiquita resulta siendo tan dominante, el emperador de la familia.  Y lo segundo es que me entrevistaban acerca del tema para un programa dirigido a mamás.

Acerca de lo que leí y lo que observo siento que estamos tan preocupados por educar bien a nuestros hijos, por que sean buenas personas, futuros adultos de “éxito”, “líderes” y demás que si algo les resulta negativo o frustrante se lo evitamos. Buscamos la plena satisfacción de sus necesidades, buscamos hacerlos felices. Y no nos damos cuenta que en ese camino de permisividad extrema, de no poner límites, de no enseñar cuestiones tan básicas como aprender a lidiar con el “no” estamos criando, desarrollando, formando “niños mimados”.

Debemos estar seguros que no existe una manera errónea de educar, que no existe UNA sóla manera de hacerlo. Se educa bajo la razón, no siendo crueles, maltratadores o negligentes, ni siguiendo instrucciones, nos comenta Maggie Mamen en su libro “Niños mimados”. Nada puede ser más negativo que hacerle creer a los padres que existe una forma correcta de educar y que ellos aún no la conocen. Si no confiamos en nosotros mismos y en lo que hacemos, las cosas no nos saldrán bien.

Mimar no es sólo entregar cariño, comer a besos y abrazar tanto como podamos. Esa es la parte positiva, la que no podemos limitar, la que debe ser entregada por montones junto a una serie de conductas que propicien la comunicación, el manejo de la frustración, la solución de problemas y más, mucho más. NO formamos niños mimados si damos de lactar más allá de los dos años. No formamos niños mimados si nuestros hijos duermen con nosotros (colecho), al contrario, los hacemos más seguros. Pero “ojo”, no dar de lactar mucho tiempo o no dormir con nuestros hijos no forma niños malos tampoco, es la incongruencia de nuestras acciones y el entorno lo que generaría un cambio negativo. La decisión es, siempre, de los padres.

Algunas características de los padres que estimulan el desarrollo de niños mimados, según Maggie Mamen, son:

  • Se esfuerzan por ser buenos padres y están dispuestos a hacer lo que sea con tal que sus hijos estén contentos y felices.
  • Creen que poner límites interfiere en el desarrollo natural de sus hijos y en su autoestima.
  • Proporcionan tiempo, dinero, apoyo y esfuerzo sin límites, así como cualquier cosa que ellos crean hace un buen padre.
  • No imponen su autoridad porque creen que es inapropiado.
  • Evitan que el niño se sienta mal, se avergüence o se sienta culpable.
  • Les es imposible decir que no.

Ante esto algunas conductas de los hijos serían:

  • Tienen un sentido exagerado de lo que les corresponde, esperan ser atendidos y rápido.
  • Tiene baja tolerancia  a la incomodidad, especialmente a la causada por la frustración, el aburrimiento, la demora o la negación a lo que han pedido.
  • Desarrollan escasos recursos para resolver problemas o afrontar experiencias negativas.
  • Buscan justificación de sus conductas en el exterior y culpan a los demás de lo que hacen.
  • Exigen atención, no sólo de sus padres, sino de todo el mundo.

No se trata de decirles que no a todo, no se trata de limitarlos y empezar a imponer castigos por la razón que sea. Se trata de sentido común, de enseñar a esperar, de decir que no cuando es necesario, de no hacerles creer a nuestros hijos que el mundo y las personas están a sus pies. Se trata de ejercer nuestro rol de padres con responsabilidad, a veces -muchas veces- no será fácil y hasta dolerá, pero hay cosas que hay que hacer, hay decisiones que hay que tomar. Hay que actuar con justicia, hasta para educar.

¿A ustedes cómo les va?

Lu

Dato: Mañana viernes 25 estaré en el Programa “Mamá por Siempre”, Canal FEM (14) conversando acerca de este tema. Mi entrevista sale a las 8:30pm. Véanla y me cuentan 🙂

4 comments

  1. Yo creo que criar niu00f1os mimados es mu00e1s fu00e1cil y mu00e1s cu00f3modo para muchos, lamentablemente. La crianza es un asunto que requiere amor, voluntad, perseverancia y mucha paciencia. No hay recetas, solo algunas pautas para construir nuestra propia versiu00f3n. Gracias por compartir estas ideas Lu. Excelente artu00edculo y a ver si consigo el libro. u00bfLo venden en Lima?

  2. que genial post Lu! me encantu00f3! voy a ver si consigo el libro por acu00e1 una leu00edda no cae malnnsaludosnJessica

  3. Es esta aventura y misiu00f3n de ser mamu00e1 he aprendido algo vital: no existen tu00e9cnicas ni reglas, su00f3lo tu buen juicio te iru00e1 diciendo cu00f3mo hacer para manejar las situaciones. Y bueno, en mi caso, mis papu00e1s tratan de “mimar” a mi beba y por eso me gano fuerte lios, pero bueno, al final ellos comprenden. Lo bueno es que me queda claro que su papu00e1 y yo conversamos siempre sobre lo mejor para la bebe y le enseu00f1amos cosas bu00e1sicas (a sus casi casi 2 au00f1os) como “entender” dentro de su minimadurez cuando es “no”, cuando no debe gritar para pedir las cosas, y lo mostro de todo es que u00a1u00a1funciona!! A veces hace pataleta, pero bueno, es una nenaaa!! Gracias por tus consejos, Lu. Me calmas 🙂

  4. Muy cierto Lu. Es que a veces los padres nos confundimos con tanta informaciu00f3n que ou00edmos y vemos. Mis hijos tienen 7 y 10 au00f1os, y siempre tengo dudas de si estaru00e9 haciendo bien las cosas. Pero es cierto, hay dos formas de criar, la fu00e1cil y la difu00edcil, y es esta u00faltima la que al final da mas satisfacciones, ya que es la que se dice “dificil” por ser mu00e1s trabajosa. Pero es una aventura deliciosa! Estaru00e9 atenta a tu entrevista hoy en la noche!

Deja un comentario