El amigo de toda la vida

Una genial nota contada por Made, acerca de los “objetos de transición”.

Desde hace un tiempo he asumido que, en realidad, tengo tres hijos: dos niñas y un león. Sí, un LEÓN, el mejor amigo de mi hija Maria Grazia: “Leoncito Panchito” 🙂  Mide menos de 20 cms y en sus mejores épocas era de textura muy suave, aterciopelado, con una linda cola larga y ensortijada que al jalarla hacía que sonara una musiquita muy tierna.

A “Leoncito Panchito” me lo regalaron en el baby shower de Maria Grazia y desde ese día lo empecé a poner sobre mi inmensa barriga para que la bebe escuche su suave música y cuando nació lo ponía en su cuna junto a ella para que la arrullara, desde ese momento se volvieron los mejores amigos.

Cada vez que se despierta lo primero que busca entre las sábanas revueltas es a leoncito. Es su compañero inseparable de aventuras, le cuenta todo, comparte con él sus alegrías y la consuela en sus tristezas. Recuerdo que durante un tiempo fue el alumno honorario en el nido de Maria Grazia, donde junto a ella participó de las canciones, las loncheras y hasta las clases de arte (siempre llegaba manchado con algún color), hasta el día de hoy que llevo a mi segunda hija al mismo nido las Misses me preguntan por él 🙂

Durante estos casi cinco años nos ha acompañado a todos nuestros viajes, paseos, visitas a los abuelos, tíos, primos, amiguitas y a la iglesia. Aunque debo reconocer que desde que empezó el nido a los 2 años ha ido independizándose de él poco a poco, al día de hoy aun lo busca pero ya no le duele dejarlo si tiene que salir. Ahora lo cuida mucho más porque ya está muy viejito y súper remendado por esta madre experta en coserlo y hacerle ropitas para que no se maltrate más.

Hace unos meses le dije que su leoncito ya estaba muy roto y que de repente había que pensar en cambiarlo y ella me contestó : “Noooo Mamá! Si él es mi amigo de toda la vida”

Hace unos días llegué a un artículo, del que les comparto un extracto y que pueden leer completo por aquí, que me gustó mucho porque justo trataba acerca de los “objetos de transición” y me ayudó a entender el por qué mi hija se aferraba tanto -cuando era más pequeña- a su leoncito.

“Los objetos de transición desempeñan un papel importante durante la etapa de desapego de la madre, es decir, en torno al primer año de vida, coincidiendo con el inicio de los primeros pasos y la entrada en la guardería. “No se trata de una conducta preocupante, al contrario, estos objetos ayudan a los niños a aprender a estar separados de la madre y de su entorno seguro sin sufrimientos innecesarios”, explica Alicia López de Fez, directora del Centro Psicología López de Fez, en Valencia.

Además, los objetos de transición sirven para desarrollar la socialización, porque se sienten más seguros en entornos no conocidos, lo que les motiva a interactuar con otros niños; y la afectividad, porque les ayuda a expresar tanto las emociones positivas (cuando les abrazan y les besan) como las emociones negativas (cuando les dan algunos golpes si se enfadan).

Se trata de una conducta frecuente en muchos niños y totalmente normal dentro de su desarrollo. Sin embargo, hay pequeños que dependen más de los objetos de transición que otros. Incluso algunos no los necesitan. “Es menos frecuente en los niños independientes, seguros, que crecen en entornos libres de miedos y donde se promueve la confianza en ellos mismos”, dice la psicóloga.”

Y sus hijos ¿también tienen o tuvieron objetos de transición?

Made

Fuente:
Web: Más que padres.

4 comments

  1. Uff…ahora mismo andamos en lo mismo Mara no vive sin Micky. Micky sale con toda la familia a donde vayamos. Es un muu00f1eco que hace 10 au00f1os hizo mi mamu00e1 en sus primeras clases de manualidades. Siempre supimos de este objeto de transiciu00f3n, desde bebe le du00e1bamos diversos muu00f1ecos de diversas marcas. Pero ella eligiu00f3 el Micky q le dio mi mamu00e1. Tiene sus detalles, por ejem. no sabemos porquu00e9 usa calzon con blondas si es macho? jaja pero ella lo adora.

  2. En mi caso, Andrea mi hija mayor (8) nunca tuvo uno, pero mi hija Jesu00fas (4) si , una almohada que tubo Andrea de bb que la usabamos como espaldar en el coche y de dejo x que no le gusto, pero para Jesu era su MIMI, la almohada era la base para el biberu00f3n ( la muy floja no lo agarraba si no la dejaba caer sobre la mimi), le chupaba una puntita y con ella se sobaba la nariz para dormir hasta hace poco mas de 2 au00f1os ya no era mimi sino la COCHINADA, por mas que la parche, lave la cosa esa ya no tenia buen aspecto, un dia su papu00e1 muy molesto le dijo ” JESU ESTO YA NO SIRVE; APESTA Y TU NO QUIERES QUE TU MAMu00c4 LA LAVE, LA MISS TE HA DICHO QUE TAMPOCO PUEDE IR AL COLEGIO, HAY QUE BOTARLA!!!”, no sabes si entendio pero ella solita la tiro a la basura, pero encontro un buen sustituto, un osito muy simpatico y suave de nombre OSITO BERICOSITO, ahora es su fiel compau00f1ero ya quiere llevarlo al colegio, pero le hemos explicado que no se puede y que mejor se queda a cocinar conmigo, y para acompau00f1ar a BERICOSITO tiene un gato y una foca my little petshop ( un para de objetos chiquitos y cabezones), ahora al acostarse tengo que pasar lista JESU, OSITO, FOQUITA, GATITO, estamos completos a rezar y a dormir. BUENAS NOCHES!!!!!. Ella es feliz con sus hijos, lo chistoso es que yo tengo que cuidarlos mientras ella va a la UNIVERSIDAD ( NIDO). =)

  3. Mi hijo tiene a TROMPITA, un elefantito que me regalaron antes de que el naciera, el pobre trompita pasa de todo, una vez que mi hijo estuvo mal del estomago, el elefantito pago su cuota tambien y hubo que mandarlo bau00f1ar jajaja, ahora me mato buscando un trompita de reemplazo para poder mandarlo a bau00f1ar sin llantos.nSi aun Aldo tiene un au00f1o y medio, no me quiero imaginar cuando sea mas grande y le agarre mas camote.

Deja un comentario