¡Quítame la cámara!

El sábado estuvimos en la clausura de los talleres de verano de Ale y de Anita. Cada grupo de niños, por edades, prepararon un baile como el final de todos estos martes, jueves y sábados de sus vacaciones divertidas. Además presentaron los trabajos que hicieron en todo esto tiempo: dibujos y manualidades. Papás con babero, había por todos lados.

Uno a uno los niños empezaron a hacer sus presentaciones. Ale bailó una canción llamada el “Perro Chocolo” y pues ya me veían a mi llorando viéndola bailar, disfrutar, corregir a sus demás amiguitos :S, moviendo los pies de derecha a izquierda, izquierda a izquierda (es que recién está aprendiendo 😛 ). Anita súper delicada al bailar, no importaba el tipo de música, ella bailaba igual de suavecito.

Fue genial verlas, disfrutarlas, ver cómo van superándose a sí mismas y esforzándose por lograr algo, quizás pequeño, quizás grande, pero esforzándose. Y bueno ¿no les ha pasado que todos queremos perpetuar esos momentos, los momentos en los que son felices, en los que se caen y se levantan, en los que están disfrazados, en los que están con sus mejores amigos, todos? ¿No les pasa que quieren fotografiarlo toditito?

Felizmente existen las cámaras digitales y con un sólo clic, clic, clic, un ciento de fotos ya salieron. Tantas como para hacer un película. Pero, qué pasa cuando en nuestro afán de sacar “LA foto de NUESTRO hijo” generamos caos, desorden y -lo peor de todo- dejamos escapar la posibilidad de ver realmente a nuestros hijos. Estamos buscando el enfoque, ajustamos el zoom, gritamos: “Pepito, Juanita, mira aquí, mira aquí”, “sonríe, sonríe”, les decimos emocionados. A muchos ya ni les importa el número, solo quieren tener la foto del hijo disfrazado, como si fuera una sesión. ¿Y el disfrute, y el espectáculo por el que nuestro hijo trabajó todo el verano, ensayando, el momento que debemos grabar en nuestras mentes?…

¡Todos quieren una foto (o cientos de ellas)!
Mar de cámaras.

No está mal querer tener recuerdos fotográficos de nuestros hijos, pero en cierto momento, debemos advertir el sinsentido. Cuando yo misma buscaba la foto de Ale, me di cuenta en lo que me estaba convirtiendo… así que empecé a tomar fotos a los padres: nadie aplaudía el final de la coreografía, pues todos tenían las manos ocupadas con sus cámaras. Es difícil mantener el control de algo cuando el 70% del público se convierte en reportero gráfico.

Deberíamos evitar el desorden, prestar atención a lo que nos dicen quienes organizan los eventos: “Papás, no se paren, manténgase en sus sitios y disfruten el show”.

¿Cómo hacíamos antes cuando las cámaras sólo tenían rollo?

Hablamos,

Lu

7 comments

  1. Justo conversaba ese tema con mi esposo….yo, a las justas tengo UN ALBUM de cuando yo era bebe, que me duro hasta la adolescencia y otro album desde la adolescencia hasta que me gradue de secretaria…nada mas….Tengo amigas q con sus bebes de meses tienen fotos para hacer 10 scrap books!!!!! :S

  2. jajaja esta es la tipica de los padres me uno a este bando… y sobre todo cuando es la unica nieta de las dos partes… tios abuelos primos todos quiren fotos de ella y con mi familia lleno los locales donde ella actua….

  3. Me recordaste el primer festival de Allen :s con tantas cu00e1maras era imposible poder enfocar bien y los niu00f1os con la cara de susto :O Creo es por eso que este au00f1o solo fue festival para ellos (sufrooo), en mi u00e9poca tener una cu00e1mara de rollo era un lujo ahora es una necesidad, en mis festivales las fotos las tomaban antes o despuu00e9s de todo el show por solo una persona con cu00e1mara.nnSaludos Lu.

  4. en el colegio de mis hijos es igual, yo la unica loca que aplaudia mientras bailaban, ydecia bravoooo!! al final, y eso que tengo camaras grabadoras etc, pero sufi con una foto, total lo que mas me importa es verlos en vivo y en directo 😀

  5. En el cole de mis hijos hay un fotografo del cole que toma fotos desde u n mejor angulo que uno =) nLos eventos como primera comunion tampoco dejan que se acerquen al niu00f1o, para eso pagamos un album completo con fotos inu00e9ditas, en eso si evitan padres camarografos =)nLos Talleres con uno basta, pero si que hay gente que se para y ya no les importa quienes estu00e1n atras, terribles!! Todos los lugares de talleres deberian ser como el cole de mis hijos que venden las fotos en fisico o cd con ellas, asi uno tranquilamente disfruta de sus pequeu00f1os talentos =DnnBesos, Liz

  6. el problema no es tomar miles de fotos delos niu00f1os el problema es que por andar tomando fotos nos estemos perdiendo de los momentos mu00e1gicos…es importante vivir los momentos especiales con nuestros hijos…lo importante es vivir cada momento no tomarle foto a cada momento….desou00e9s con el tiempo no te vas acordar de la situaciu00f3n en si misma te vas a acordar de lo que paso para tomarle foto al niu00f1o…y yo creo que la vida no es tener anecdotas de como le tome o no le tome la foto… lo importante es vivir!!!

Deja un comentario