¿Agobiado por el regreso de los niños a la escuela?

Comienza el mes de febrero, carnavales y también la etapa de preparación para el colegio: matrícula, útiles, uniforme, lonchera, movilidad, zapatos… y una lista de más cosas por hacer y comprar que a veces parece interminable. A esto hay que sumarle la angustia natural y normal de algunos niños ante el inminente inicio de clases.

Todo lo antes mencionado afecta a la familia completa y se hace necesario e imprescindible manejar las cosas de la mejor manera, con mucha cordura, paciencia y buena onda. Es importante saber que la angustia de los padres, generada por diversos factores como la cantidad de dinero necesaria para el colegio, el querer que nuestros hijos tengan un buen inicio de clases y que todo funcione con normalidad, puede afectar –sin que nosotros los queramos- de manera negativa sobre nuestros hijos. Padres agobiados y angustiados podrían generar niños agobiados y angustiados… por sus padres.

Es normal y es además un acto de amor, querer y hacer lo posible para que nuestros hijos estén bien el primer día de colegio y su vida entera, que no lloren, que se adapten, que aprovechen la vida escolar, pero debemos saber que hay que darles espacio y a la vez contención para poder lograrlo. No es estando encima de ellos todo el tiempo, esperándolos horas en la puerta del colegio para ver si se quieren ir, haciendo sus tareas y demás que lograremos formar niños sanos, felices e inteligentes.

Estimular la independencia es buen ejercicio para padres e hijos. Lo es también brindar soporte y cariño, hacerle saber a nuestros hijos que estaremos ahí para ellos cuando lo necesiten. Que no resolveremos sus problemas y conflictos sino que los acompañaremos y guiaremos para que los resuelvan de la mejor manera, para que sean mejores personas al hacerlo.

Calma papás, el inicio de la vida escolar no debería ser traumático para nuestros hijos, quizás sí para nuestro bolsillo, pero ese es un tema aparte. Quizás estos consejos les puedan servir para no sentirnos tan agobiados:

  • Identifiquemos qué nos genera preocupación con respecto al inicio del colegio.  En la medida que sepamos qué nos mortifica, qué nos angustia, podremos encontrar la manera de resolverlo.
  • Recordemos aquellas conductas que realizamos cuando queremos quitarnos el estrés y angustia y si son nocivas, como fumar, comer o beber en exceso, no caigamos en ellas. Y si son positivas, como practicar un deporte, salir un fin de semana, respirar de manera correcta, pues practiquémoslas con más fuerza.
  • Conversemos con nuestros hijos. Contémosles qué podrán hacer en el colegio, acerca de sus nuevos amigos, sus nuevos útiles, todos lo nuevo que aprenderán. Preguntémosles acerca de qué les preocupa a ellos y resolvamos sus dudas. Propiciemos la comunicación siempre.
  • Pidamos ayuda y deleguemos. Para quienes estamos en una oficina de lunes a viernes es un poco difícil salir a realizar una matrícula, a comprar útiles, entre otros. Para ello es necesario que podamos apoyarnos en personas de nuestra confianza, nuestras parejas, nuestros papás/suegros, amigos, nuestro entorno en general. Pedir ayuda siempre está bien, devolver esa ayuda también.

Regresar a la rutina es bueno, aunque todo lo previo a este regreso genere un poco o mucho estrés.  Hay que reconocer qué nos agobia, buscar resolver, brindar soporte, acompañar y querer mucho a nuestros hijos.

¡Buen regreso a clases, para todos!

Hablamos,

Lu

Este artículo será publicado en la Edición N° 44 de la Revista Mundo Celeste, pronto en librerías y supermercados.

3 comments

  1. Bu00e1sico lo que dices Lu00fa. Nuestra angustia recae en mu00e1s angustia en nuestros pequeu00f1os. Independencia y delegaciu00f3n. Dos “simples” palabras para relajar la angustia que parecen fu00e1ciles de decir, pero no muchas veces fu00e1ciles de aplicar. nQueremos hacerlo todo por ellos, y en general, queremos abarcarlo todo como mamu00e1s, como mujeres “maravillas” y terminamos agobiadas y estresadas. nIndependencia es un trabajo diario que vamos desarrollando en nuestros hijos. No los hacemos independientes de la noche a la mau00f1ana. Cuesta, pero vale la pena. Pongu00e1monos metas cortas y veremos resultados en poco tiempo.nDelegaciu00f3n. Aceptando ayuda y sabiendo delegar en personas responsables de nuestro entorno aminoramos nuestro nivel de ansiedad. Es cuestiu00f3n de organizaciu00f3n.

  2. Lo que dices Lu es muy cierto mis pequeñas ya van al colegio desde hace varios años y nunca tuve que angustuiarme por esperarlas en la puerte por que querian regresar a casa. Pero este año fue distinto mi hija mayor Andrea estq en colegio nuevo paso de colegio a niñas a colegio mixto en eso no habia problema por que en el nido era igual, pero mi angustia era LE GUSTARA ? , LA TRATARAN BIEN? yo parecia primeriza. En ningun momento le demostre mi miedo solo le aconseje que por ser el 1er dia siguiera a su amiga NIcole ya que ella sabia a donde debia de ir. Grande fue mi sorpresa a la salida por que mi hija me espero con una sonrisa grande ya habia hecho 6 amigas y 5 amigos y ayer fue su cumpleaños y sus amiguitas la recibieron y ademas le hicieron una tarjeta de BIENBENIDA todos mi miedos se fueron y ahora estoy mas tranquika y muy segura que tome la decicion correcta de cambiarla de colegio. Un beso

Deja un comentario