Sábado por la noche.

Sábado 7:30pm. Todos pedían comida: “Mamá comida, amor comida, mamita comida”. Usualmente sólo cocino los fines de semana, de lunes a viernes es Tere quien se encarga de nosotros y de preparar riquísimos platos, usualmente quiero descansar, estar en mi cama intentando que este cuerpo decadente se convierta en… uno que aguante la que semana que se viene.

Pero me levanté, respiré y pensé: pomarola, salsa pomarola… Fideos en salsa pomarola. Y así fue, de repente me vinieron las ganas, la inspiración, no quería estar más en mi cama, quería cocinar para mis niñas y para mi chico. Y así lo hice, fue una locura, estaba obsesionada con la albahaca, casi me la pego a la nariz. Olía tan rico. Besé la botella de aceite de oliva, tan saludable y rica. No lloré cortando la cebolla blanca, sólo quería que todos disfruten de una rica cena.

Y tan animada estaba que todos se animaron también. Aldo, mi esposo, preparó una mesa genial con servilletas de tela y velas (sí, prendió mis velas de navidad 🙁 ). Abrió un vino buenote y junto a Anacé, mi hija mayor, prepararon riquísimo pan al ajo. Ale ya estaba en la mesa, fue la primera: “¿mis fideos?, quiero agua en copa”.

Y de ser cualquier sábado por la noche se convirtió en “un pedazo rico de vida” (Aldo dixit). Les paso la receta, los fideos a la pomarola son los más fáciles del planeta y ya vieron todo lo que genera 🙂

Fideos en salsa pomarola

Ingredientes:

  • 1 Cebolla blanca grande, cortada en cuadros.
  • 1 diente de ajo molido.
  • 5 Tomates maduros, cortados en cuadros sin piel.
  • Muchas hojas de albahaca
  • Suficiente aceite de oliva.
  • Sal al gusto.

Preparación:

Poner en una sartén onda o en una olla 4 cucharadas de aceite de oliva, dejar calentar y poner las cebollas. Freir durante 5 minutos aproximadamente, hasta que se haga casi como puré. Agregar el ajo y seguir friendo. Ir agregando un poco más de aceite de oliva si fuera  necesario. En esta parte Aldo puso un poco del vino que estábamos tomando, le dió un sabor mucho más rico. Recuerden que el alcohol se evapora y no hay peligro con que lo coman los niños, además si no desean no lo agreguen.

Poner los tomates sobre la preparación anterior y dejar que se junte a la cebolla y el tomate. Poner un poco de agua o caldo de pollo para que no se seque la preparación. Dejar que el tomate se deshaga pero no por completo. 5 minutos después aproximadamente poner las hojas de albahaca picadas, muchas, montones de hojas de albahaca. Sal y listo. El olor es alucinante.

Esta preparación la ponen sobre fideos recién cocidos y al dente.

¡Bon apetit! Anímate a crear un momento, el que quieras, pero pásala bien (es sólo cuestión de decidirse)

Hablamos,

Lu

PD: Sí, aún no guardo el árbol de navidad 😛

6 comments

  1. se ve deli 🙂 gracias Lu x la receta…que lindo momento pasaron en familia…y su00ed me di cuenta que au00fan tenu00edas tu u00e1rbol de Navidad 🙂 yo tb reciu00e9n lo guarde ayer jiji

  2. El aceite de oliva, el tomate y la albahaca se llevan de maravilla…. el olor de estos tres enloquece a cualquiera… ahhhhnnPD. (tampoco he guardado mi u00e1rbol… a este paso los reyes magos se pondru00e1n ropa de bau00f1o)

  3. que preciosas tus fotos lu!, es verdad no hay nada mejor que decidirse a pasarla bien, a disfrutar! con lo que uno tiene a la mano crear un momento especial!, a mi el cumpleau00f1os de mi pequeu00f1o Dan me obligo a sacar el u00e1rbol volando! es del 1ero de enero! 😀

Deja un comentario