Semana de exámenes.

Cuando estaba en primaria, a fin de año, todos los años, recibía un diploma por “aprovechamiento y conducta”. Estaba casi siempre en el 1er puesto, a veces en el segundo, casi nunca en el tercero.

Sí pues, era una “chancona”, devoraba los cuadernos, me grababa las clases, me sabía de memoria las respuestas… y ese era el problema: me sabía de memoria todo. El aprender las cosas de esa manera sólo resulta en que todo o casi todo se olvida al poco (poquísimo) tiempo después. Yo lo comprendí, es decir, terminaba el año y lo sabía todo, ¡era una genia!

by Natalí sejuro

Empezaban las vacaciones y como por arte de magia ya no recordaba nada. El aprender de memoria no fue un método que me hayan enseñado en casa, al contrario, me lo enseñaron en el colegio. Y la profesora nos repetía una y otra vez una parte importante de la clase y era repetir, repetir, repetir, hasta que se quedara grabado (para el día del examen).

No había una invitación a la reflexión, no había cuestionamiento acerca del tema tratado, sólo había que “transcribir” lo escuchado en clase. Y hoy en día, lamentablemente, no ha dejado de ser así en muchos colegios. Peor aún, esto se refuerza en casa. Y ahí esta la mamá diciéndole a su pequeño: “anda ve y estudia, dame tu cuaderno, dime: ¿Qué es la fotosíntesis?… No eso no es, dilo como está aquí en el cuaderno, a ver repite: La fotonsíntesis es el proceso…. No, di primero que la fotosíntesis es…”

Formamos niños que memorizan y que ¡parecen genios! Y bueno, hay que tener buena memoria para grabar tanta información, pero eso, en sí mismo y por sí solo no es aprendizaje, pues puede no haber comprensión de la información entregada. El aprendizaje es descubrir, hacer el eureka, sacar tus propias conclusiones (que pueden ser distintas a las ofrecidas por los maestros) y comprender el mundo y todo lo que en él sucede.

Hay que tener en cuenta que cada niño tiene su propio proceso de aprendizaje, que será quizás más rápido o que tomará más tiempo que en otros niños. Hay pequeños para quienes las matemáticas “son pan comido” -para mí jamás lo fue. Hay otros orientados al arte, a las letras, a las personas… cada uno de ellos es especial no porque lo que pueda aprender, sino porque sí: todos los niños son especiales, punto. Hay que valorar e inculcar el esfuerzo que hay que poner al aprender, que el camino sea tan importante como la llegada.

Estamos en etapa de evaluaciones, se nos acaba el colegio y se vienen ya las vacaciones. Propiciemos el aprendizaje real, basado en la experimentación, en la reflexión. Tenemos muchas preocupaciones como padres, una de ellas no debería ser que nuestros niños saquen 20 en todo. La nota, ese 20, sólo hace –en muchos casos- padres felices.

Mi papá era feliz cada vez que recibía un diploma mío, pero lo es más y me lo dice, cada vez que intercambiamos ideas, que no estamos de acuerdo, que argumentamos un punto de vista, porque sabe que en algún momento yo me convencí de que podía cuestionar todo lo que llegaba a mis oídos y podría generar nuevas ideas. No era sólo una estudiante, una persona pasiva que recibía la información. Llegó un momento en que empecé a transformarla.

Inviten a sus niños a aprender, transformando, preguntando, cuestionando.

Que tengan una buena semana llena de exámenes.

Hablamos,

Lu

3 comments

  1. Si son examenes finales y a preocuparnos por lo q haran en vacaciones =snDefinitivamente no se trata de memorizar las clases si no de recordarlas siempre, a veces para q pueda aprender mejor lo q hago narrarles las materias como si fueran cuentos creo q asi siempre recordara y cuando es el curso de mate siempre le digo q u00e9l me enseu00f1e q el es mi maestro creo q asi lo estimulo.nLu, q opinas?

    1. u00a1Me parece genial, Yovanna!nLa Historia, por ejemplo, podemos enseu00f1arla como quien cuenta un cuento, recordando eventos importantes y reflexionando acerca de las decisiones tomadas muchos au00f1os atru00e1s.nCon lo de Mate, al hacerlo como lo haces, buscas saber si comprendiu00f3 la clase y de paso que la repase y me parece fenomenal.nnMuy bien, Yovanna.nnCariu00f1os,nnLu

  2. Motivante post Lu00fa, recuerdo mi primer diploma y recuerdo que me gustaba mucho escuchar y recrear en mi mente todo lo que ou00eda, asu00ed ya no era a veces necesario leer y releer y los 20u00b4s eran pan del du00eda. Sin embargo es cierto muchos de los “maestros” su00f3lo te pedu00edan leer y transcribir hojas de hojas. < ...de la pu00e1gina 20 hasta la 40 alumnos...> Bueno a mi me gustaba leer y recrear lo que leu00eda, pero transcribir lo mismo que ya estaba en un libro me parecu00eda innecesario. A Iomar lo incentivo leyendu00f3le cuentos pero espero que el me los recuente a su manera con sus propias palabras, en su propio “idioma” luego de verse inmerso en la propia historia. Hay mucho por emprender para aprender.

Deja un comentario