La llegada del hermanito

Tenía 7 años y era la reina de la casa, todo era mío, mi mamá y mi papá. Hasta que llegó él, sí, mi hermano. Estaba feliz, me resultaba raro ver a mi mamá tan pansona, pero todo iba bien. Nació mi hermano y  en ese momento ya nadie me miraba (o por lo menos así lo sentía yo) y empecé a preguntar qué sentiría el nuevo y lindo bebé si yo le pusiera mi dedo en su lindo ojito, o si le tapaba la nariz. Y bueno no paré hasta saberlo, si le tapaba la nariz se ponía morado y lloraba, si le ponía el dedo en el ojo pues lloraba. Era un niño muy llorón 😛 . Hasta que un día me tomó del dedo y me sonrío, lo quise.

by Natascha Rosenberg

Yo tenía 7 años, era una niña y aún no era psicóloga, así que perdonada. Hasta que me tocó vivir junto a Ana, mi hija mayor, la llegada de Ale, su hermana. ¿Se imaginan cuántas cosas pasan por la cabecita de los niños y los no tan niños al saber que ya no serán los únicos hijos en casa?. Cuando los niños van entre los 2 y 3 años están centrados en si mismos y todo es por ellos y para ellos. Saber que tendrán un hermanito, a esa edad, quizás no les afecte en un primer momento pero cuando ya está el nuevo bebé en casa las cosas pueden cambiar.

Todo va a depender de si los integramos o no en la noticia de la llegada de un hermanito, y de la manera cómo lo hagamos, esto va a depender de la edad del niño y de su nivel de maduración. Lo cierto es que para que no se generen, en el hermanito/a mayor, temores y/o angustias debemos primero comprender que de alguna manera se pueden llegar a sentir desplazados. Quizás no nos damos cuenta, pero en cuanto nace nuestro segundo hijo dejamos de tratar al primero como el niño pequeño para comenzar a tratarlo como el hermano mayor. Esto, de alguna manera, les podría afectar.

Entonces, integrarlos durante el proceso del embarazo es una forma de prepararlos y no mantenerlos al margen. Pueden invitar a sus pequeños a hacer cosas con ustedes como llevarlos cuando haya que hacer una ecografía, pedirles que opinen acerca de la decoración de la habitación de su hermanito/a. Pueden practicar la estimulación prenatal con ayuda de sus hijos mayores: que le hable al bebé, que le ponga música, que juegue con el hermanito/a aún en la panza. Así se sentirá parte de todo, se divertirá y aprenderá a querer al nuevo bebé.

A veces, a pesar de todo lo que hagamos, nuestros hijos pueden experimentar pequeñas regresiones. Pueden, quizás, mojar la cama, si están más grandes ponerse un poco flojos con las tareas, entre otras cosas. Lo ideal, aunque es poco un difícil cuando ya son dos niños, es paciencia y comprensión. Darles atención exclusiva a cada uno en el momento que lo convengamos. No reaccionar de manera violenta o severa ante alguna actitud o comportamiento de nuestros hijos, eso sólo generaría en ellos más ansiedad.

Paciencia, comprensión y cariño son palabras fáciles de escribir, difíciles de poner en práctica, quizás. Pero en cuanto estemos seguros que esta es la mejor manera de enfrentar con éxito esta situación, todo podría resultar más sencillo.

¿A ustedes cómo les va? ¿Cómo les ha ido con este tema? Y como el tema da para conversar más aún, este domingo10 estaré en Radio Nacional 103.9 FM brindando algunos alcances acerca de cómo manejar “Los celos del hermano mayor, cuando sabe que va a tener un hermanito”. No se olviden domingo 10 de oct a las 8am, teléfonos: 3308500 / 3308487

Hablamos,

Lu

4 comments

  1. Bastante interesante tu nota Lu y sobretodo me ayudará harto porque empezaré justamente a lidiar con este tema, que parece facil pero creo que no.

    Te escucharé el 10 en RN a las 8AM

    Saludos y gracias!

    Carmen

  2. Hola. Yo pasé por esa experiencia hace algunos años. Mi primera Hija tenía 1año y 5 meses y ya nacía la segunda, que lógicamente no estaba planificada para llegar taaaaaan pronto.
    Bueno lo que me preocupaba realmente era el trauma que esto le podría provocar a la primera.
    Me conseguí, siguiendo los cosejos de gente experimentada, una muñeca del tamaño de un bb recién nacido y se lo empecé a dar para que jugar y se habituara a tener “otro bb” en casa.
    El día en que volví a casa desde la clínica me aseguré que ella no estuviera presente pues ya me habían contado que ver llegar a la mamá después de unos días de ausencia y con un nuevo bebé en brazos resulta terrible para el primer hijo.
    También traté de ocultar a la bebé por unos días lo que resulto un tanto sencillo de hacer pues la otra también era una bebé todavía.
    Finalmente después de 5 días con filmadora en mano la llevamos a mi habitación y ledije que conocería asu hermanita. se la mostré y ella se entusiasmó, creo yo identificándola con su muñeca, quiso sostenerla en sus brazos y se lo permití, mientras me deshacía de nervios por que no la dañara. Lo más gracioso y sorprendente fue que de manera inesperada mi hijita volteó a la bebé y le jaló el cuellito de la ropa para buscar “las pilas” que ha´cían que se moviera “esa muñeca”. Su inocencia nos enterneció a todos.
    Ahora son las mejores amigas ya pasaron 6 años desde su primer encuentro y yo he entendido que realmente el mejor regalo que podemos darle a nuestros hijos es un hermano o hermana.

  3. Tocaya… mi hijito recien va a cumplir 2 en setiembre y bueno la hnita llega en enero… te agradecere me ayudes con algunos consejitos para saber que hacer con Matt, porque desde ahorita esta mas llorón que nunca y por ejemplo quisiera tener una idea de que reacciones son tipicas de su edad y que hacer en esos casos… Un beso grande y como siempre agradecida por las notas tan geniales!!! .

    Lu

Deja un comentario