Acerca de la inspiración…

No les ha pasado que hay días en los que una amanece queriendo hacerlo todo y con la clara convicción de que así será. Y así lo hacen y empiezan y no paran. Y un logro, y un algo terminado y vamos sumando, y las idea llegan una a una y todo se ve tan fácil y a la vez retador. Y ese día fue genial, todo lo que quisimos hacer lo hicimos, como que si hubiéramos estado “inspiradas”. Pero qué pasa cuando llega el día siguiente y esta inspiración simplemente ya no está.

Y la buscas y exprimes tu cerebro, pujas, dale seguro ahí viene una idea… pero nada. A veces pasa, a veces simplemente -por diversas razones- las ideas no fluyen, las cosas ya no se ven tan fáciles, son demasiado retadoras y nos cuestan mucho más tiempo del planeado.

Hace dos semanas que ando buscando la inspiración que perdí y ¿saben qué aprendí en estos días? Que lo peor que puedo hacer es presionarme a mi misma para que la cosa cambie. Y ahi estaba yo el día 1, sentada frente a la computadora, buscando una idea para empezar a escribir. No, no había (ojalá no se hayan dado cuenta, pero esta casa no la he actualizado durante 2 semanas, ¿qué haría si no pusiéramos las recetas y la mini agenda?). Y bueno una cosa trae a la otra: si la presión no surge un efecto positivo y de generación de ideas o acciones, lo que trae es frustración, cansancio, menos posibilidades de lograr algo.

Y así he estado estas semanas, presionándome a mi misma por algo que no pasaba pero ante lo que quizás sólo debí esperar, respirar, esperar, descansar, esperar y… finalmente, lograr. A cuántas de nosotras no ha pasado esto alguna vez, en la casa, en la oficina, en cualquier lado. Pensando a la hora de cocinar, ¿qué preparo hoy? Y ante las cero días, terminamos preparando estofado la semana entera 😛

La presión funciona, pero no siempre. A veces sólo se trata de dejar de hacer para volver con nuevas ideas, con más orden, con más ganas. A veces sólo se trata de descansar.

A ti ¿cómo te va?

Hablamos,

Lu.

3 comments

  1. Mi querida Lu, somos humanos y no siempre estamos iluminados. Cuando me pasa eso, regreso a lo básico: una sonrisa de Maria Belen, una mirada de Vic, el abrazo de mis padres, la joda de mi hermano, los chistes repetidos con mis patas del cole (sí, esos locos que ya conociste!) y un par de palabras con el de arriba…me hacen bien! Una vez mas, gracias por ser siempre tú misma y compartir hasta estas cosillas de la vida que a veces nos hacen desesperarnos. Buen descanso. Buena vibra. Un abrazo gigante 🙂

  2. LU…….
    despues de tantas veces (infinitas que nos salvas con tus sabios consejos), nos acostumbramos a que tu pag. sea parte de nuestras vidas, entonces, creo que siempre encontramos cosas superinteresantes en ella.
    Creo q todas tenemos esos dias en los que somos mamis, trabajadoras, esposas, amigas, socialiamos y ufffffff q agotadas estamos!!! PACIENCIA Y BUEN HUMOR que pensamientos positivos jala todo lo bueno, todo retorna a su lugar, la normalidad y seguimos siendo A1, eso siempre nos proyectas.
    Besos

Deja un comentario