¿Lo hago o no lo hago?

¿Estudio esto o lo otro?
¿Le digo que sí o le digo que no?
¿Los pongo en este colegio o en este otro?
¿Me lo compro ahora o mejor después?

La vida no son las preguntas que nos hacemos, sino las respuestas que ofrecemos.

Hace mucho –bueno, nunca tanto- que terminé la universidad, la carrera de psicología. Título de Bachiller en mano, 2 diplomados, muchas especializaciones, experiencia y más entusiasmo aún me dieron la posibilidad de tener el trabajo que tengo y de disfrutar el hecho de que mi trabajo sea, principalmente, pensar: •¿Cómo puedo yo hacer para…?.

Pero siempre hubo algo. ¿Lo hago o no lo hago? Mi pregunta no iba hacia si era real y necesario hacerlo, sino hacia dónde tenía que hacerlo, en qué contexto, en medio de qué. Al final lo hice y –ante todo pronóstico- me siento muy bien. Siento que he cerrado un círculo, uno que me venía arrastrando en cada conversación con mi esposo, cada fin de semana cuando mi papá se acordaba.

Me refiero a mi título como psicóloga, el cartón para colgar en la pared. Lo postergué tanto que llegué a creer que jamás haría nada para obtenerlo, posibilidades tenía pero siempre había una excusa: el tiempo, las chicas, estoy cansada, entre otros.

Por eso no estuve por aquí. Entre mi día a día en la oficina de 8 a 6pm, de lunes a viernes, de las chicas y sus pequeñas grande cosas cotidianas, de mi casa, del tráfico, del sueño, cuentas por pagar y demás… la web la tuve que dejar.

No pensé sentir tanta satisfacción y paz al ver mi bendito trabajo para optar por el título impreso, en 4 copias, azul… finalmente entregado. Lindo, lindito. Claro como él solo. ¡AL FIN CERRÉ MI CÍRCULO!

Y pienso ahora qué importante es concluir lo que uno empieza, darle un inicio y un fin a las cosas. Desde cosas tan simples como terminar de leer un libro, responder un mail que espera tu respuesta, hacer ese keke de piña que tanto prometiste harías, pegar las figuritas del álbum que prometiste pegar. Terminar tu carrera, empezar una. Hacer realidad aquella idea que te ronda en la cabeza hace tanto, intentarlo, sólo intentarlo.

Quizás algo que no esperabas, algo bueno pueda pasar.

Volví y más completa que antes. Pero mañana, sí mañana miércoles 26 sustento mi trabajo. ¡Qué nervios!

Hablamos,

Lu

Nota: Por cuestiones de seguridad debes registrarte antes de dejar un comentario. Da clic en “logged in” e irás a la mula.pe, ingresa tus datos y luego podrás colocar tu comentario. Recuerda, la web se alimenta de tus opiniones y sugerencias. Escríbeme

No comments

  1. Querida Lu… yo se que mañana todo saldra muy bien!! .. que bien que te decidiste a sacar tu titulo .. me has dado animos para sacar mi bendito grado de magister que lo tengo pendiente desde el 2004!!! … asu … 6 años .. q roche jajaja…. ahora me pongo averiguar como lo puedo hacer … besos… avisanos las novedades!!

  2. Estoy feliz por ti y por ese titulo.
    y como dices es bueno darle un fin a las cosas, lograr esas metas que por algunas razones dejamos a un lado, mi idea por el momento es la segunda y se que la lograre tarde o temprano 🙂 me has dado muchos animos

  3. Realmente toda una hazaña! realmente es dificil estudiar y tener que encargarse de las niñas. Yo trabajo y me encargo de mis nenas, pero no sin el apoyo de mi asistente, mi mano derecha, mi amiga, María. Yo soy una mamá full chamba, por eso creé mi blog http://mamifullchamba.lamula.pe/?cat=7700 Espero que puedas tener un tiempito para leerlo. Es muy informal pero escrito con mucho cariño y muchas dudas.

    Puedo enlazarte?

    Besos!!
    Bea

Deja un comentario