La carrera

5:45am – Son las 5:45 de la mañana, son las 5:45 de la mañana. Hora de levantarse, hora de levantarse“. (Repite constante, firme, alto, el despertador)

7:00 –  “¡Vámonos que se nos hace tardeeeee!” (Repite constante, firme, fuerte, yo)

7:20 – Al fin logramos salir. Primero llevar a Anacé al colegio, luego Lu a la oficina, después Aldo a su oficina.

7:58 – Ufff, casi nos cierran la puerta del colegio en la cara. ¡Pero llegamos!

Desde que nos levantamos -en la casa nueva- todo es una carrera constante, quizás debamos levantarnos más temprano pero…mejor no.

by Blanca
by Blanca

El principal problema es llegar al colegio de Anacé. No estamos tan lejos, pero a esa hora TODO Lima va al colegio y a sus trabajos, TODOS los carros de Lima están en las pistas, ergo nadie pasa, nadie llega.

Este post trata acerca de la carrera en la que, esta servidora, participa todos los días para llevar a su retoña al colegio. Debo confesar que cuando me subo a un carro me transformo, soy otra persona. Me convierto en una especie de Schumacher/Meteoro/Mujer rayo mezclada con Mumm-Ra. Manejar en Lima es una experiencia terrorífica, no se la deseo a nadie, eres tú o los demás. Pensar en que alguien puedar respetar las leyes de tránsito es una utopía, en las pistas rige la ley del más “avezado”, el más rápido, el más “vivo”.

Mi objetivo es “llegar, llegar, llegar”, pero ¿qué trasmito a través de mi necesidad de puntualidad?, de cumplir, de llegar temprano, de sobrevivir a las pistas de mi gris ciudad ¿qué estoy enseñando? Entre varias conductas y actitudes, lo que se trasmite es violencia (hago mea culpa, se me sale lo Mumm-Ra cuando no llego a tiempo, o me “tiran” el carro encima). Copio, textualmente, parte del genial artículo escrito por Roberto Lerner acerca de “El tránsito, violencia y educación”: “Se trata de una de las expresiones más francas y brutales de nuestro subdesarrollo: falta de respeto por las normas, desentendimiento de las responsabilidades frente al bien común, e incapacidad por considerar al otro y coordinar con él códigos de conducta que hagan la vida más fácil. Es algo que, además, practicamos alegremente o con feroz intensidad en público, frente a nuestros niños, quienes van interiorizando actitudes que terminan en el atropello, literal y figuradamente, de lo que significa una convivencia civilizada”.

Cuando lo leí me sentí tremendamente avergonzada. Si bien no voy matando gente ni chocando carros, mi actitud al manejar es en extremo defensiva. Debemos reconocer que en todas nuestras interacciones trasmitimos algo, una forma de comunicar, de negociar, de resolver, de vivir. No debemos permitir que exista disonancia entre lo que le decimos a nuestros hijos y lo que hacemos, la frase: “Hijo, haz lo que te digo no lo que hago” genera una grave confusión. Roberto dice al respecto: “Perdemos tantas cosas y al mismo tiempo ofrecemos un modelo que pesa más que todas las palabras juntas. Los pasos a desnivel y los tréboles ayudarán algo, pero, sin confianza básica, no mucho. Es un problema de firmeza y educación

¿Qué modelo queremos ser para nuestros hijos?

Hablamos,

Lu


No comments

  1. Hola Lu, no te sientas mal, lo que haces (hacemos) cada mañana al meternos a la selva de cemento es un simple acto de sobrevivencia. Tus hijos lo entenderán, solo evita las palabras gruesas, je.
    Saludos!

    Claro, hay que enseñarles a nuestros hijos a defenderse, pero principalmente hay que enseñarles cuáles son sus derechos y deberes y el respeto por el derecho de los demás. De ahi, que tomen sus propias decisiones. Un abrazo, Lu.

  2. Para levantarse mas temprano hay que acostarse mas temprano, cosa que nosotros los Latinamericanos no practicamos seguido como debieramos, es una lucha diaria que tengo tambien. Llega la noche, a las 9 y algo me desocupo con nicolas y solo en ese momento tengo tiempo para hacer algo solita, ver tele, leer, etc. Terminamos apagando la luz como a las 11:30 lo cual es demasiado tarde considerando que el reloj en mi casa empieza a sonar a las 6:30 am … por suerte donde yo vivo el trafico funciona en orden, si me joden los viejos que andan en tractor en caminos en que no deberian circular, pero eso pasa por vivir en un area rural … jajajajaja.

    No se si a uds. les resulte mejor pero yo creo que acostarse temprano si seria bueno, dejar las cosas listas la noche anterior tambien, porque en la mañana a veces se pierde tanto tiempo buscando esto y lo otro y el tipico “que me pongo?” “donde estan las llaves?” etc. 🙂

    Suerte!!

    Coincido TOTALMENTE CONTIGO. Hay que estar “frescos” durante el día para poder producir, para poder estar de buen ánimo y eso sólo se logra descansando. Estos días nos acostamos entre las 2 y las 3am, porque estamos abriendo y abriendo cajas de la mudanza. No estamos todo el día porque trabajamos y el único momento que podemos ordenar todo es durante la noche. Y bueno, acostarnos a esa hora y levantarnos tan temprano nos tiene “muertos”. Pero hoy duermo, contra todo, hoy duermo temprano. Besos, Lu

  3. Hay Lu eso es común en las grandes ciudades, por suerte acá todavía existe un poco de cultura, ni hablar cuando llegamos a esta ciudad y nos dimos cuenta que el peatón tiene la preferencia siempre, mi marido se quiso morir imagínate él acostumbrado a la gran Ciudad de México donde no hay peor nada peor que manejar allá, acá en nuestra pequeña ciudad te tienes que para y frenar para que el peatón cruce con toda libertad.

    Pues lo bueno que te diste cuenta a tiempo para cambiar en la medida de lo posible tu agresividad, y eso sí evitar las malas palabras.

    Felicidades por tu nuevo hogar.

    Sí, me han contado que el DF es mucho peor que Lima.
    No soy una loca al volante, manejo muy bien (y puedo jactarme de eso y de conocer muy bien las reglas de tránsito y respetarlas). No soy agresiva, manejo a la defensiva (sino no llego) 😀 Un abrazo, Lu.

  4. A las 5:45??? Qué temprano!!!
    Pues yo cuando voy sola también soy un poco “brusca” al volante, pero cuando llevo a Leo intento ir más tranquila. Suerte que no vivo en una gran cuidad, sino me moriría del estrés!!!

    Sí María José, tenemos que levantarnos asi de temprano sino no llegamos a ningún lado. Cuando voy con mis hijas voy mucho más despacio que estando sola, y sí yo si ando con un estrés bárbaro. Manejar me encanta, me relajaba, pero hace mucho que ya no 🙁 Lu

  5. ¡Qué lucha! Creo que hacés bien, llegar temprano es una responsabilidad que te la tomás a pecho, si no se puede manejar de otra forma, creo que tus hijas lo entenderán.

    Besos.

    POdría salir más temprano y llegar más tranquila. Hoy salimos a las 7, llegamos a tiempo al colegio de Ani, pero muyyyy temprano a mi oficina, llegué a abrir la puerta a los demás empleados 😛

  6. Hola Lu!
    Pues creo que en el fondo deseamos ser perfectos para nuestros hijos, pero dentro de nuestros errores queremos serlo.

    Pero enseñarles con tu ejemplo a tus niñas es el primer paso no! ellas aprenderan el significado de ser puntuales y responsables con el uso del tiempo!

    Un saludo Grande para ti!

    Eso espero, que sean puntuales, que asuman que llegar a tiempo es un valor. También quisiera que fueran organizadas con su propio tiempo. Un abrazo, Lu.

  7. La verdad Lu que ese tema a mi me da stress! es toda America Latina las normas en la carretera son asi, o eres tu o soy yo, todo es un ataque, todo es una defensa, es terrible!!! Aca la cosa es diferente y me encanta salir a la calle, el respeto por la vida, por los demas, todos tienen la prioridad, es una decencia total. Todo eso influye, hace parte de lo que llamamos desarrollo, se ensena a respetar al otro y en esa medida se es puntual, se es responsable, se es humano.
    La situacion alla es asi y lo ideal seria que no lo fuera, pero para llegar a eso debemos emepzar poniendo nuestro granito de arena, yo se lo dificil que es, sobre todo cuando te van a cerrar la puerta del colegio en la cara, creo que lo mas importante es mantener la calma, a pesar de las circunstancias, tratar de mostrale a los hijos que la vida de afan no es muy buena, que para todo hay tiempo, solo hay que ser organizados… que se yo… moralejas de esas, tratar de no mostrarles un ejemplo de agresion desde tan pequenos, tratar de que entiendan que eso NO es lo normal, sino todo lo contrario.
    Abrazos

    Exactamente, en cuanto uno “aprende” que pasarse una luz roja, tirar el carro encima de otro está bien, es cuando existirán los problemas. Nuestros hijos deben recibir explicaciones de lo que sucede a su alrededor, sino se quedan sólo con lo que vieron y asumen que está bien. Un abrazo, Lu

  8. Lu..guau 5:45 am!!! Que madrugadores..mira que ami me cuesta levantarme una hora después que tu y me arrastro hasta el baño..Yo en Lima no conducia..pero si de mi experiencia omo transeunte casi atropellada varias veces pues si que es bravo conducir en Lima.. yo no me atrevo la verdad.
    Felicitaciones por ser una mama tan madrugadora y creo que me voy a tener que conseguir un despertador como el tuyo que me despierte bien y de verdad..
    Saludos!

    Madrugadores por obligación, no porque querramos 🙁

  9. En Buenos Aires también se maneja mal y hay mucha violencia en la calle de parte de los conductores y peatones. Es verdad que todo lo que hacemos en la mejor o la peor enseñanza para nuestros hijos. Eso se corrige con educación y con penalidades que se cumplan. Eso disminuye notablemente las infracciiones de tránsito. Una amiga bloguera que estuvo en Perú me comentó que tocan mucha bocina por todo y por nada, que es infernal. Te mando un beso tía Elsa.

  10. Muy cierto mi querida Lu… a veces hacemos cosas “cotidianas” sin darnos cuenta en cómo éstas afectan a nuestros hijos o en todo caso, podrían llegar a afectar en su comportamiento. Un poco de paciencia en las mañanas, nada más.
    besos!

  11. Por suerte el coche lo cogo sólo (y a veces) el fin de semana… Entre semana voy en tren al trabajo y el cole de Laia queda cerca de casa por lo que con un paseito ya salvamos distancia. La verdad es que es un rollo conducir, a mi me gusta, pero tengo que reconocer que también me vuelvo algo loca con tanto tránsito y con la gente, que entre todos nos volvemos unos maleducadao…

    Y yo creo que es como todo, paciencia, paciencia, que es la madre de las ciencias! 🙂

    Un abrazo,

  12. Cuando yo vivía en Lima también me levantaba 5.40am,…….es que Danko iba hasta el Ann Sullivan que está en San Miguel, lo recogían 6.50 y viajaba más de una hora hasta el colegio,……….él feliz de la vida, pero yo recuerdo que el viernes llegaba “muerta”.
    Lo de las mudanzas también me ha tocado, desde que vinimos de Chiclayo nos hemos mudado 5 veces, es una chambaza, y más luego el arreglar todo en tu nuevo “nido”.
    Un beso Lu, a las bebes y Aldo,
    Los quiero,…………VIVI.

    Sí Vivi, yo ando esperando con ansias que sea viernes!!! No quiero mudarme más, cada vez se hace más pesado, cada vez hay más cosas y somos más 😀 Un súper abrazo para ti, felicidades para Katy que ingreso a la universidad! Lu

  13. 5.45am, me muero, no sé por que todo tiene que ser tan temprano, el colegio debería empezar como a las 9am, para hacer las cosas con calma y bien dormiditos, o no? jajaja Besitos
    ;D

    Completamente de acuerdo, el colegio 9m, la oficina 10am, jajajajaja. Un abrazo, Lu

  14. Vos decís eso porque no sabés lo que es manejar en Buenos Aires…
    Gracias a Dios, yo no lo hago. Nunca aprendí y cuando tuve la posibilidad me dije a mí misma:
    -Fabiana, tu ansiedad no es la mejor compañía para conducir por estas calles de locos.

    Y aquí estoy. De a pie.

    Manejar en las grandes ciudades es para valientes.
    Te felicito por el coraje.
    Besos.

    Fabiana, si manejas en Lima manejas hasta para Fórmula 1 😛

  15. Hola Lu!

    Queremos ser un buen modelo para nuestros hijos pero a veces es tan dificil… supongo que ellos entenderan que flaqueemos de vez en cuando, nadie es perfecto ; )

    Besos

    Claro, somos humanos y un buen ejemplo para nuestros hijos es ver que sus padres se equivocan y que son capaces de hacer las cosas mejor, y que aprenden de sus errores. Ese es buen modelo. Un abrazo, Lu

  16. Es difícil controlar nuestro comportamiento cuando nos encontramos en situaciones en que nuestra naturaleza salvaje se pone en automático para hacernos sobrevivir. Bueno, tal vez sea un poco exagerado, pero si manejar en Lima es igual que manejar en la Cd. De México o en Nueva York, entiendo cómo te sientes. Desafortunadamente, como padres, tenemos una responsabilidad, y debemos, con ayuda de todas nuestras facultades, enseñar con el ejemplo. Si queremos que nuestros hijos sean buenas personas cuando sean grandes, ellos tienen que vernos ser buenas personas también. No es válido que les digamos como debe comportarse y luego nosotros seamos lo contrario. Es difícil, pero no imposible. Simplemente tenemos que pensar en lo que estamos haciendo en lugar de dejarnos llevar por nuestros instintos y emociones. Con el tiempo, este tipo de comportamiento se vuelve natural. Y si poco a poco influenciamos a las personas que nos rodea, entonces podemos conseguir una sociedad mas civilizada.

Deja un comentario