De película (de terror)

Ayer fuimos al control de 15 meses de Alejandra. Todo lo que contaré a continuación parecerá sacado de un película de terror, pero no, nada más cierto y real que lo que ayer nos tocó vivir con la pequeña King Kong… digo Ale.

Llegamos al consultorio del pediatra que recibió a Ale cuando nació, él la ha visto mes a mes y ha controlado su peso, talla, su desarrollo en general. Es decir, Ale lo conoce. Pero, en el año y un poco más de vida de mi chancleta menor, ha conocido a otro  doctor  quien la ha visto sólo tres veces cuando estuvo bastante enfermita. Este doctor, la curó en un 2 x 3, aplicando una inyección sanadora. El resultado en ese momento, fue una Ale sana; pero ahora ha resultado en una Ale traumada con los doctores.

Tralalalala, entrábamos al consultorio: “Dile Hola al doctor, Ale”, “Oa”, respondía ella. Después de contarle al doc cómo iba Ale, consultándole una que otra duda, el doctor me pregunta si Ale ya habla. Pregúntele cuántos años tiene, le digo; Ale responde: “Uuuuuno”, con dedito haciendo uno incluído. Quieres tomar algo Ale, pregunto; “Abua”, dice mi pequeña genio. El doctor estaba maravillado, ella le sonreía, a mi se me hinchaba el pecho, “Love Is In The Air” cantaba Ana mientras tanto.

kong02
by Bombo

La pesadilla comenzó cuando el doctor me pidió que subiera a Ale a la camilla y le quitara la ropa para revisarla. Ella me miraba con cara de: “qué vas a hacer, qué me van a hacer”, desconcierto total, “seguro me van a poner otra inyección”, pensaría. Y comenzó con el llanto más desgarrador que le había escuchado, luego le siguieron los gritos. ¡Pero qué gritos! Gritaba: “NOOOO”, “PAPÁÁÁÁ”, “NOOOO”, “BUAAAAAAAA”, “NOOOOO”. Mientras el doctor intentaba revisarla, pero se dio por vencido luego de la tercera patada que le dio en la cara. Luego acercó el estetoscopio para oir sus pulmones, y Ale ya estaba un poco calmada. ¡ERROR! Agarró el estetoscopio, lo jaló y comenzó a gritar de nuevo. Al doctor casi casi se le caen las orejas  😀

Luego intentó pesarla. No pudo. Intentó medirla. No pudo. Intentó medir su cabecita. No pudo. No pudimos hacer nada. Ale no paró de gritar y llorar jamás. Yo no dejaba de sudar, Ana estaba abochornadísima y muerta de la tristeza por su hermana traumada.

Cuando el doctor dejó de la lado la sonrisa comprensiva y empezó a poner cara de Herodes, supimos que era mejor irnos. Al final, no hubo control. Ale lloró todo el camino hasta la casa. Ana no dejaba de decir: “Oh, qué verguenza he pasado, oh”

Pobre mi Ale, ahora habrá que hacer algo para que vuelva a recuperar la confianza en el pediatra. Le pediré que se pinte la cara como payasito, que juegue con ella, que la vea fuera del consultorio. Oh simplemente le pediré a Ale que no se enferme 😛

Un abrazo. Hablamos,

Lu

36 comments

  1. Que sera Lu??? Luciano era de los que se reia cada vez que llegabamos al pediatra, o cuando ibamos a Urgencias (los dos primeros meses, para nosotros todo era urgencias ;)) y el era feliz!! y un dia sin mas ni mas, el dia del control es lo mas dificil del mundo… con decirte que desde hace 1 año, el show que te hizo Ale ayer, lo vivo yo cada mes!

  2. Nooooooo!!! Pobre Ale, seguro el estetoscopio estaba muy frio, por eso le quiso arrancar las orejas al doctor jijijijijij.

    Pucha y con el otro doctor al cual conozco y le tengo mucho cariño, la ve a Pame desde que tenia 6 meses de edad y hasta ahora que tiene 14 si algo pasa a el es a quien llamo, pero como ustedes lo han llamado cuando Ale esta recontra enferma y no queda de otra que la milagrosa inyección, pues por eso le tiene terror (ja yo reinvindicando a mi pediatra de años)

    Ojala se le pase pronto el trauma 🙂

  3. Lu te juroi que nunca me había reido tanto con un post… que pena (será porque cuando te pasa algo luego viene y me pasa a mí?)
    Terrible, yo sé, pero imaginamente a Anacé diciendo eso me mató de risa! no pude evitarlo!!!
    A Ignacio el control de los seis meses lo hizo llorar con desconsuelo, pero el siguiente lo pasó con calma. Claro yo llevé la batuta y le dije al médico en que orden hacer las cosas jaja (ya se que soy mandona!)

    Como te decía el otro dia Ale habla bastante, y entiende mucho. Le hablaron y le dejeron vamos para tal lugar, vamos a ver como estás y contarle las cosas (pocas palabras eso sí)

    Y una vez con el médico ir diciéndole que iba a pasar.

    Se me ocurre que quizá podría ser una buena solución

    Yo por lo pronto, cuando nos toque control creo que voy a palabrear a Ignacio.

  4. Jeje, yo me rio, me la situación hay que vivirla, en ese momento dirías, tierra tragame. Es muy pequeña todavia, y si relaciona medico con pinchazo, pues más todavia. Besitos guapa

  5. Pobechiiiiiiiita la Ale, claro! se acuerda de ese doctor, la inyección, el dolor y piensa que todos los doctores la harán llorar y se ha defendido, su mejor ataque el llanto! jaja, pobechita, creo que se tendrá que llamar a Patch Adams..

    bsos de Recién casada

  6. Pobriña Ale!!!A lo mejor tendrás que llevarla muchas veces pero sólo a cosas buenas al principio, que entre en la sala incluso con ganas y tome confianza… estoy aplicando “analógicamente” otras experiencias pero claro, tengo 0 experiencia como madre así que igual no sirve para Dª ALe. Qué mal rato habrá pasado la pequeña… espero que se solucione pronto. Un abrazo

  7. De algún modo, asocian los batas blancas con los pinchazos. Simplemente cambia de pediatra y pídele al nuevo que se quite la bata de médico. Bastó eso para que mi Enanix se calmara (nos pasó lo mismo, eh!)

    Suerte!

  8. Bastian se porta super bien y Fabio desde que una vez tuvo que estar en urgencias y lo pincharon no los soporta. Lo bueno es que siempre vamos los cuatro y así papá puede quedarse con uno y yo con el otro.

  9. Pobre Ale, no me extraña que esté aterrada, si es que ese médico no tiene paciencia xD.

    Me recuerda cuando Aitana estuvo con la neumonía y en una de las consultas de revisión sembró el pánico con sus gritos en toda la sala de espera.

    Muchos besos y Ale no te enfermes

  10. Me he reído tanto!!!!,…… siempre se pasa por esto, es que ya los niños (as) asocian a quienes no están siempre con ellos, ya se dan cuenta de muchas cosas y talvez lo vea como desconocido a este médico.
    Es complicadito volver a darles confianza a los bebes, son tan inteligentes, pero ya encontrarás una buena estrategia o derrepente con la madurez de años futuros .
    No te preocupes,….. todo se arreglará.
    Besitos a todos por tu casa,………Vivi

  11. Es el síndrome de la bata blanca.
    Pobrcita Ale, no entendería nada… o tal vez entendía demasiado!!!

    En cualquier caso, yo también espero que no se enferme nunca 🙂

    Besos.

  12. Perdona Lu, pero me dio mucha risa jajajaja.
    Es que una siempre se imagina que el doc ya estará acostumbrado y le abrán tocado cunatos casos de niños llorando, y que sabrá sortear el asunto… pero no pudo!!! seguramente él se sintió igual de pésimo.

    Son buenas tus ideas de verlo en otras instancias 😉

    Cariños.

  13. Que pulmones!!!
    No se como sera Rom, pero Ros siempre tuvo verguenza de llorar delante de cualquiera, pero cuando salia de los controles lloraba muchisimo. Pobrecita eso me parte el corazón.
    Cosa de chicos o de nuestras chicas!
    Besitos!

  14. Pucha Mateo es igualito, detesta a los doctores y como es medio enfermizo, siempre esta con su pediatra al costado y por mas que este le hace kekos, Mateo nada grita y patea todo lo que puede….

    Si sigue asi lo llevare al chaman jjajaja

  15. ay LU! duende no le tiene miedo a su doctor, pero si a los perros desde que un dia que iba con sus primas y se toparon con un perrito terrier, brincon y canson como el solo, ellas se asustaron tanto que se pusieron a gritar como locas y asustaron a la mama, el perro se asusto y trato de correr y se choco con duende que no lo habia visto, cayeron al suelo, las niñas gritaban, la tia gritaba, yo le pegaba un regaño al dueño que ni te lo pinto, todo fue una locura pero no ocurrio nada… escepto que ya no quiere ver un perro ni al otro lado de la calle…

    querida doctora LU, como les quitamos esos traumas??

  16. Me rei muchisimo con esta historia…y es que creo que a todos nos toco pasar por eso alguna vez! En fin, es parte del proceso de crecimiento, y ahora forma parte del anecdotario familiar, no?

  17. Bueno, mi bebe tiene 8 meses, asi que aun no puedo decir nada. Pero que se habra creido ese pediatra, para poner cara de Herodes, que barbaro, pobre la nena, seguro que la asusto mas de lo que estaba.
    Ya me imagino la cara de ese doctor, que riiiiiisa
    Un beso para las chancles y para ti.
    A ver quien me recomienda un Pediatra (porfa no Herodes), que la que tengo, no me esta convenciendo mucho……………

  18. Pobre Ale, oye Lu, el pediatra no le habla directamente a Ale? Te lo digo porque con Emma su doctor siempre siempre se dirige a ella, le dice a ver Emma que te duele, a ver Emma vamos a revisarte el oido, a ver Emma vamos a oirte tu corazoncito, mira te voy a poner está cosita en el pecho tócala, etc. Es un amor, siempre se dirige a ella claro que nosotros contestamos por Emma, el ha sido su pediatra de siempre e incluso él la ha inyectado cuando ha sido necesario.

    Claro los llantos son obligatorios después de una inyección pero al mes siguiente se le olvidó y entra igual con confianza y nosotros le decimos mira saluda a tu amigo Juan.

    Ni modo a esperar que pase el trauma de Ale, y si lo de Anacé me huele a puberta despertando que todo le da vergüenza no?

    Saludos

  19. Pobre mi enana, tal parece que la paso super mal, que pecadito, no te quiero desanimar pero va a estar dificil que a Ale le lleguen a agradar los doctores, y mas aun no tiene que ir tan seguido como para acostumbrarse (GRACIAS A DIOS), asi que bueno mi amiga Lu, a llenarse de paciencia.

    Por mi lado, no es que Sebas ame a los doctores. tampoco así, pero sí se deja revisar, de vez en cuando pone un poco más de problemas pero nada parecido a la chancleta menor, eso sí, desde que vamos entrando al consultorio, pela los ojos y se pone un poco nervioso.

  20. Pobre Ale se la paso muy mal, la verdad no creo que lo supere pronto, esperemos y este equivocada y para el prox mes todo sea mas tranquilo.

    saludos y bendiciones.

  21. Pobrecita!!!
    Mi hija cuando tenia 1 año tenia terror de ir a la pediatra,lloraba desde que entraba hasta que salia.Con el paso del tiempo se acostumbro y hoy la adora.
    Dale un tiempo a tu gordita.
    Besos

  22. jajajajjaaa ay amiga, de verdad que paciencia… es que no es fácil, sabrá Dios qué estaría pensando. Y creo que de chiquitas tampoco nos gustaba mucho ir al pediatra, a mi me contaban que era tranquila hasta que el doc sacaba la paleta para revisarte las amigdalas. Todavía no soy mamá pero mira que las paso con el consentido de la casa cuando no quiere montarse en la mesa del veterinario y hace alguna gracia en el consultorio. Todas pasamos penas. Un besote a ti y a las dos princesas de la casa. Pasa por casita que tienes un regalito, Feliz Semana!!

  23. A veces una mala experiencia puede ser traumàtica para los niños,en especial cuando son tan pequeños como Ale que resulta díficil explicarles que no les va a pasar nada y que es por su bien. Te mando un besote tia Elsa.

  24. Al Pablis el segundo de mis chanchis, le paso algo similar, fue porque el de 1 añito tuvo que estar hospitalizado, termino odiando hasta a los panaderos, los peluqueros…a cualquier persona que usara una bata blanca, sin embargo su doctor fue tan paciente, se tomaba el tiempo necesario, otro truco y creo que este es el mas importante es que en ” la revision tecnica” primero pasaba el hermano, eso hacia que el confiara más, de que pensara que no le iba a pasar nada. Ahora a sus cuatro años adora ir al doc, ir al dentista ( cosa que yo aun odio) asi que ten paciencia y buen humor, mucho humor y seguro pronto se le pasara. Me olvidaba, qué post tan chistoso!!!, sobre todo lo del estetoscopio! 😀
    besos

  25. Ay pobre Ale, es que cuando le cogen trauma a un médico es difícil. Por suerte los mios no han pasado por esto.
    Tendriais que optar por otra táctica, que la desvistas tu y que el solo actue en momentos puntuales. Tal vez si no la subis a la camilla funcione… A ver cómo os va el siguiente mes.
    Un abrazo!

  26. Pucha que dificil situación Lu, pobrecita Ale, pero dime, se hubiera portado igual si también estaba allí su papá?, tal vez no hubiera hecho tanta pataleta, no lo sé… O al menos entre los dos la hubieran podido sujetar fuerte para que no se mueva tanto… pobre Ale, es una bebé pues…

  27. Pobre Lu!!! Yo me acuerdo cuando llevaba a mi Sebas al pediatra y de chiquito gritaba y pataleaba horrible… pero poco a poco se fue calmando. Creo que se les queda grabado que ese señor malo de bata blanca les pone inyecciones!! Hay que comprenderlos… pobrecita tu gorda!

  28. Hola Lu, entiendo lo que pasas con Ale, a mi me pasa lo mismo con mi Almendra, cuando cumplio el año empezo el terror a su pediatra, yo simplemente trato de mil maneras distraerla, aun asi termina todo en llanto….
    espero que en algún momento pase todo eso, por lo pronto trato de cuidarla para que no se enferme, sobretodo ahora que empieza el frio en nuestra ciudad, un beso

  29. Pobrecita Ale, no es facil recuperar la confianza! Es que a veces se pasan dis que en nombre de la salud 😉 Ale, ya veo que estas hecha toda una lorita tambien. Mira dile a Ana, que le escriba a nombre tuyo a tu pediatra y que le pida que para la proxima vez que tenga que verte, te tenga una munequita y unos sellitos (calcomanias). Que asi, con eso, quiiiizas consideraras ser su amiga denuevo. Te parece?

    Besitos a las tres!
    -Aimee

  30. Muchas gracias por sus aportes.
    El método es muy simple. Yo no lo apliqué porque la enana me sorprendió, me ganó.
    Lo ideal para manejar el medio son las aproximaciones sucesivas. Lo que ustedes me comentaban. Ir de a pocos, cambiar la rutina, mostrar la bueno, positivo y necesario.
    Hasta que el niño pueda superarlo y confiar nuevamente.
    Pero para hacerlo hay que tener mucha paciencia. A Ale hay que llevarla al doctor a que lo vea y lo salude, otro día a que lo vea, lo salude y converse con él un rato. Así hasta el día de su control.
    Ustedes comentaban lo de los stickers o pegatinas, genial!. Que el doctor le hable directamente a ella, genial! Que vea como Ana no le tiene miedo al doctor, genial! Ahí están las soluciones.

    Gracias por hacer de esta casa virtual un espacio de intercambio, de liberar dudas, de aportar, de catarsis. Un espacio para hacer amigos y disfrutar del desarrollo de nuestros hijos.

    Un abrazo,

    Lu

  31. Hola , soy nueva , que historia muy buena, creo por el temor a la inyeccion que Ale reaccion[o asi, cuanto mas crecen , los ni;os y ni;as se dan cuenta de lo que pasa y asocian el dolor con el doctor, como mencionan deberia el medico usar otra indumentaria , es decir no el traje tipico de blanco.
    Un favor a todos, Uds me pueden recomendar un buen pediatra, a[un no he encontrado el ideal para mi bebita de 4 meses.

    Gracias

Deja un comentario