Papi, tengo pesadillas.

2:30am de alguna noche. Entre los brazos de Morfeo y la realidad, escucho un: “Papá, papá”, despacito pero constante. Aldo, como si hubiera estado despierto, se levanta como un resorte y va al cuarto de Ana. “¿Qué pasa hijita?”, “Tengo pesadillas, no puedo dormir, prende la luz”. Después de unos 15 minutos de conversación Aldo vuelve al cuarto y se duerme al segundo.

3:00am. “Papá, papá”. De nuevo el resorte: “¿Qué pasa hijita?”, “No puedo dormir”. Después de unos minutos Ana está en nuestra cama. Al fin, todos dormimos.

A través de las pesadillas los niños descargan tensiones, en cierta medida son útiles porque los libera de la angustia o la hacen evidente para nosotros los papás.  Además de las pesadillas, Ana, como cualquier otro niño, le teme a la oscuridad; le temía a algunos perros y cuando empezó a surfear y se cayó, al mar. Las últimas semanas, luego de creer que finalmente dormiríamos algunas horas seguidas, Ana empezó a tener pesadillas de forma más o menos constante. Tiene miedo, es evidente, y nos cuenta qué sueña y espera, como todo niño, que la comprendamos.

El miedo en los niños es normal, es aprendido en muchos casos, nosotros y el entorno se los transmitimos. No nacen con miedo a las arañas, alguna vez vimos que se acercaban a una y gritamos: “¡no la toques, te puede picar!” y encima, la matamos. ¿Qué aprendieron?, que las arañas son malas, peligrosas, que mejor no nos acercamos. Eso lo aprendieron. Como padres debemos enseñarle a nuestros hijos a cuidarse, a ser cautelosos, pero también debemos darles espacio para que aprendan, descubran y brindarles las herramientas necesarias para que manejen sus miedos. Porque el miedo existe: yo aún le tengo miedo a la oscuridad y no soy una niña.

La mejor manera de ayudar a nuestros hijos a encontrar la forma de manejar sus miedos no es minimizándolos, sino comprender la importancia que ellos le dan. Es importante aceptar que nosotros también le tenemos miedo a algunas cosas y enseñarle cómo manejamos eso. Hay que escuchar y brindarles toda la información necesaria para que generen conclusiones. Los niños tienen mucha imaginación y Ana se lleva un máster creando escenarios fantásticos.  Es importante no someterlos a situaciones que les generan temor como estrategia para que lo superen, en lugar de ayudar podría intensificar el miedo y además generar desconfianza de nuestros hijos hacia nosotros.

Es importante hablar con la verdad siempre. Recuerdo que Ana le tenía miedo a su pediatra porque las últimas veces que lo vió, él le puso alguna inyección. Un día, lo vió entrar y no paraba de llorar porque, como estaba muy malita, le iban a poner una inyección; le conté que cuando estaba embarazada de ella tenía anemia y mes a mes me tomaban pruebas de sangre para saber cómo iba superándola. La única forma de manejar mi miedo era pensar que el pinchazo no sería eterno, que dolería pero que en algún momento terminaría y sólo pensaba: “ya va a terminar, ya va a terminar, ya va a terminar” y respiraba. “Y ya no me dolerá”, me dijo. Sí te va a doler, pero en algún momento terminará y ya no dolerá más. Ese día repetía sollozando lo mismo que yo y respiraba, pero no lloró. Lo estaba superando. ¿Lo lograremos con sus terroríficas pesadillas?

Estamos más atentos a ella, a lo que le sucede. Hemos generado más espacio para conversar y saber qué le angustia. La verdad es que estoy a punto de comprarme una King King King size bed, y dormir con las dos todas las noches.

Hablamos,

Lu

23 comments

  1. animo familia!!!
    un beso muy fuerte
    lau

    Hola! Muchas gracias por los ánimos. Ya pasé por tu cálido blog, espero que tengan unas ricas vacaciones. Un fuerte abrazo, Lu

  2. uy superLU, eso de las pesadillas es cosa dificil, yo las tenis pero despierta, tenia miedos que no me dejaban pegar el ojo, no recuerdo como los supere, pero si recuerdo que no fui capaz de dormir sola hasta los 13 años! imaginate la infinita paciencia que tiene mi mama….

    Oh súperLUNA, te confieso que yo tampoco podía dormir sola, cuando tenía 13 compartía el dormitorio con mi hermano que tenía 6. Todas las noches, cuando él se quedaba dormido, me lo llevaba a mi cama porque le tenía terror a la oscuridad. Un día se dio cuenta, justo cuando lo estaba cargando y en medio de la oscuridad me dijo: “Ya te ví”, y lo solté del susto! Se dio tremendo golpe, a mi me castigaron y desde esa noche él solito se pasaba a mi cama 😛
    Lu

  3. Huy, pobre Anita, bueno creo que ustedes no necesitan mayor consejo pero solo tenganle paciencia y que entienda que la pesadilla es eso y que no va ocurrir en la vida real y sobre todo traten de averiguar que lo esta generando, talvez mucha atencion a Ale.

    Saludos

    Milu

    Tú mejor que nadie sabes cómo es que estamos en estos días. Ella ya reclama claramente que quiere más atención, pero igual seguiremos averiguando qué más hay detrás de su angustia. Un beso, Lu

  4. Pobre Ana, yo se que se siente no poder dormir por culpa de algo que ni siquiera sabes que es. Ya lo hable con papi de Emma y pienso regalar mi cama y colchon y comprarme un supercolchon xxxkingsize ponerlo en el piso y asi todos contentos porque ahora que Emma enfermo (luego lo cuento) duerme con nosotros, bueno duerme ella nosotros le velamos el suenio por miedo que se caiga entre los pies al suelo. Besos

    Cuando los chicos se enferman todo se transforma mucho más en casa, todo con tal de que están cómodos y se sientan más aliviados. Pero, como dice mi sabia madre, después de la enfermedad viene la maña. Y ahi ya no es: pobre nena, sino: pobre de nosotros! Un abrazo, Lu

  5. HOla Lu!!

    PObrecita Ana, tienes motivos apra estar asustada. Me impresiona lo calras que tienes las cosas. El ejemplo de la inyacciónestá excelente, estoy segura que pronto va a superar lo de las pesadillas.

    (Ya había cambiado la dirección a la nueva y no sé que pasa, de todas maneras lo voy a intentar de nuevo, ahora sigo entrando por al antigua)

    Besos

    Maco, gracias por tus palabras. Tratamos de ser claros y de pensar objetivamente, pero a veces no funciona cuando se trata de nuestros hijos. En vez de ser más racionales para solucionar, sólo buscamos protegerlos y a veces hacemos las cosas al revés, pero ahi vamos aclarando el panorama y contándoles qué hacemos para que de alguna manera les pueda servir también a ustedes.
    Qué pena lo del enlace, ojalá funcione en algún momento. Un abrazo, Lu

  6. Te he seguido hasta aquí, para seguir aprendiendo cosas sobre como educar, sobretodo ahora q voy a ser tia. Besos

    Oh qué genial noticia! Qué bueno que te sean útiles los temas que aquí se tratn. Un abrazo enorme de felicitación. Lu

  7. 🙂

    Que feas son esas pesadillas nocturnas….

    Ojalá que pasen pronto…

    Me encantaron tus explicaciones sobre las pesadillas y los temores… Gracias! 😉

    Un beso Mami de las chancles…. 😉

    Gracias por tus palabras Ivy, Aldo y yo esperamos que Ana pueda estar más tranquila y relajada y vuelva a encontrar en sus sueños descanso y no angustia. Un abrazo, Lu

  8. Espero que se le pasen las pesadillas, pero si tienen algo de bueno, entonces, por eso están.
    Me gusta saber que vos sí tenés todos los conocimientos y el amor, para poder superar estas cosas junto a tus hijas.

    Besos.

    El amor sobra, el conocimiento lo seguimos buscando. Mientras mayor información tengas mejores decisiones tomarás, es una ley. Qué bueno que estés de vuelta. Un fuerte abrazo, Lu

  9. Amiguchi:
    Un saludo y una felicitación por el estupendo blog.
    En cuanto al tema de las pesadillas pues debo ser confesa que cuando mi pequeño Pablis ha despertado de manera abrupta y en algunos casos llorando no siempre he podido tener una palabra de aliento o una actitud de protección, tal vez me enoje o me incomode porque me corto el sueño, (… que mala fuí!!!) y solo le dije: …Que pasa!!! no es nada… duerme ya!!! y mi pequeño gran rey (asi lo llamo desde que escuche una bella canción, que luego se te la enviare para que si gustas la coloques en el blog) se tuvo que dormir mas a la fuerza de la frialdad de mis palabras, que a la tranquilidad del abrazo que el esperaba de mí y que yo debí de darle, pero sobre todo hacerle sentir que todo era un mal sueño y que mamita estaba allí para cuidarle y protegerlo de los espiritus chocarreros (como los llamo yo), solo debo asegurarme a mi misma que comobien dices debo hacerle sentir que puede confiar en mi, que todo pasara pronto y que ya no molestará y el estará mejor… Gracis y besos a la familia mi querida Lu

    Gracias Jessy! Qué emoción que hayas pasado por aquí y comentado, de verdad me alegra muchísimo. Amiga. nadie tiene la verdad absoluta y se nos está permitido equivocarnos pero lo importante es aprender. Si sientes que te has equivocado con algunas reacciones y sientes que debes actuar distintos, ahí está!, ya encontraste la solución! Todas las respuestas están en ti. Un enorme abrazo para ti y un apachurre para tu hermoso enano. Lu

  10. Mi mamá me ponía una tijera abierta debajo de mi almohada para que se me pase las terribles pesadillas que tenía de niña.
    Prueba, cualquier cosa puede funcionar, verdad?

    bsos de Recién casada

    Algo me habían comentado acerca de eso. Es bueno probar cosas nuevas y distintas, también es importante jugar con la fantasía y la imaginación pero siempre hablar con la verdad a nuestros hijos.
    Un besote, Lu

  11. Lu pobre Ana, que pecadito!!!.
    Te cuento que yo sueño mucho mucho, sueños lindos pero también pasadillas, al menos unas tres veces a la semana tengo sueños feos y aún me dan terror, a mis 30 años cuando una pesadilla me despierta a media noche, lo primero que hago es agradecerle a Dios porque sólo era un sueño y lo segundo es despertar a Carlos y decirle que tengo miedo y que me abraze.

    Así como Ana, cuando yo era niña y más grande, también llamaba a mi papá, a gritossss para que viniera por mi, porque me daba terror levantarme de la cama y que algún ¨bicho raro¨ me saliera por debajo de la cama, no era de extrañarse que amaneciera varias noches en la cama de mis padres.

    Por suerte Ana tiene unos super papás que la protegen de cualquier ¨moustro¨nocturno.

    Saludes

    Caro nuestros sueños descargan tensiones y eso es bueno. Te cuento que yo andaba igual que tú, ni bien me despierto después de una pesadilla despierto a Aldo y le pido que por fa me abrace 🙁
    Cuando era chica tenía a mi hermano y lo pasaba a mi cama, yo no iba al cuarto de mis papás porque me era más cómodo estar con mi hermanito que si bien era mucho más pequeño que yo, me trasmitía mucha calma. Ahi vamos, tratando de que mi nena se relaje, que hable con nosotros y estamos más atentos a lo que le sucede. Un fuerte abrazo, Lu

  12. UF QUE TEMA ,YO RECUERDO TENER MIEDO A QUE DESAPAREZCAN,QUE FEO ERA SENTIR ESO…Y LO MAS RECONFORTANTE ERA DORMIR JUNTITOS!!CUANTA CONTECION Y FELICIDAD!!

    QUE BUENO QUE SEPAS ENTENDER ESOS MIEDOS Y PUEDAS ACOMPAÑARLA EN LO QUE LE PASA!!

    ESTOY DE CUMPLE HAY TORTA EN EL BLOG TE ESPERO JAJAJA!!

    ABRAZOS…

    KL@U: Felicidades por el blog, ya fui por ahí y está buena la torta!
    Lu

  13. uf si recuerdo esas épocas en que dormir era una utopía, y también recuerdo a los 4 durmiendo en la cama matrimonial. Tambíen trataba de explicarles pero son consas propias de la infancia, luego por suerte se pasan. Todaía recuerdo el miedo que me producía la oscuridad cuando era pequeña. Besos y muy buen post. besos tía Elsa.

    Elsa, tienes toda la razón del mundo, por suerte pasan. Y ya sé lo que es dormir 4 en una misma cama, mi pobre espalda lo saber 🙁
    Un abrazo, Lu

  14. hola lucero,
    buen post!
    yo no se cómo diablos funciona, y suena un poco mal, pero pasale el huevo a Anita.
    A veces los mayores nos hacemos los valientes pero siempre es paja examinarnos gracias a los nenes, vale la sinceridad.
    recuerdo cuando mi sistercita no le tenia miedo a las cucarachas… muy divertido.

    Jajaja, de bebita le he pasado huevo, es que la presión social y mi abuela eran muy fuertes 😛
    Sí, eso de tener que hacernos los valientes es todo un tema. Tener que hacer cosas que a ti te dan miedo pero que no quieres que los más chiquitos lo sientan, da miedo!
    Un abrazo,
    Lu

  15. Hola! te encontre en el blog de KT y me parece muy interesante tu bitacora, he leido esa entrada en la q no te deja dormir la bebe y el efecto cafeina en tu vida y me he regresado en el tiempo 12 años cuando pase pr eso con mi primer hijo! espero continues postiando y yo te seguire leyendo, saludos fraternales desde El Salvador!

    ¡Muchas gracias Mario, y bienvenido!
    Y qué haríamos mi esposo y yo sin el café, qué haríamos?
    Nos leemos,
    Lu

  16. ¡¡¡Ya sé!!! Pasemos al mismo cuarto a la que no duerme y a la que no deja dormir. Ana se sentirá acompañada por Ale que no duerme nunca, y Ale estará tranquila porque su hermana mayor le hará caso toda la noche.
    ¡¡¡y nosotros dormiremos!!! Buajuauauauauauuaua… tengo sueño

    Aldo eso te vengo diciendo hace días, hagámoslo. Pero y si al final las dos hacen tanto alboroto que tampoco podemos dormir ¿?
    Lu

  17. upsss aun no se escapan de la mala noche jejeje ni modos es parte de ser padres. pobre Ana es feo tener pesadillas lo bueno que ustedes la estan ayudando a superarlas, te confieso que depeque igual las tenia pero eran tremendas que no me atrevi ni siquiera a pisar el suelo y abrir los ojos :S uhmmm no se como ni cuandolas supere.

    saludos ojala ya se alejen los sueños pesados.

  18. Querida Lu, es otro de los puntos con los hijos(as), la presencia de temores, cosa curiosa, mi Danko nunca ha manifestado miedos a lo que generalmente tienen los niños como cuartos oscuros, temblores, ruidos extraños, en la época de apagones (te acuerdas esos años?), él era el encargado de traernos las velas, porque nadie se atrevía a bajar escaleras o ir a tientas hasta la cocina que era donde guardabamos las velas.
    Me encanta tu nueva casa,…….miles de besos.
    VIVI.

  19. Pobre mi flaca, hablando de ella , creo que esta con mucha prsión por la nueva profe, tal vez tengan que hablar con ella en el colegio y si ademas hablan de peliculas de terroor en el colegio definitivamente va a tener pesadillas

  20. Pobrecilla, el mio siempre está inventando todas las historias posibles pero solo para poder dormir conmigo, la verdad a mi me gusta dormir con él, pero creo que ya está muy grande para que lo siga haciendo.

    Besitos

Deja un comentario