Diario de un embarazo, el último post

Sábado 26 de enero, 11 am
Llegamos al control Nº cuchumil. “Tu peso está bien, la presión bien, uy los latidos de la bebé no, vamos a hacer un monitoreo fetal para controlar y decidir”, dijo la doctora.

12 am, en el monitoreo fetal
Tun tun tun… tun… tun tun… tun tun tun tun… tun…. tun tun tun tun tun…. Alejandra estaba irregular, sus latidos habían bajado y ante una contracción bajaban más aun.

01:30, con la doctora nuevamente
“Muy bien, no te puedes ir a tu casa asi. En un par de horas te hacemos una cesárea”, dictó la doctora.

01:32, preparándome para la cesárea
Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
“Ya mi amor, todo va a estar bien, ya vamos a poder ver a Ale”, me consolaba Aldo.
Me moría del miedo por la cesárea, la epidural, el corte y si pasa algo, ¿por qué no parto normal?, simple, sólo me moría de miedo.

03:00, en la sala de preparación
Mejor lo resumo asi porque todo lo que vino fue de lo peor. Muestra de sangre, limpieza de la zona, riesgo quirúrgico, ubicación de la vía, epidural (en el entretanto sólo pedía ver a mi esposo), toma de presión, etc etc etc.

04:00, en la sala de operaciones
¿Puede entrar mi esposo?, yo seguía en las mismas, sólo quería que Aldo estuviera a mi lado (joder, que lo siento, que me moría de miedo!).

04:03, en el cielo
Guaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa (igualita que su mamá cuando le dijeron que la iban a operar)
Un ratito que me seco las lágrimas…
Sana, perfecta, hermosa, reveladora, asustada… Alejandra, qué niña.

Todo lo demás son sólo anécdotas, después de una cesárea no te puedes parar, no puedes hablar, no puedes ir al baño, te duele cerrar los ojitos, te mueres de sed y no puedes tomar agua, duele duele duele (lo siento, pero asi lo sentí).

Alejandra casi no llora, duerme profundamente y sueña felicidad (se nota porque no deja de sonreir al dormir). Demanda su leche como si supiera que está ahi sólo para ella, como si supiera que todos estamos ahi sólo por ella. Nos tiene adormecidos, embelesados, intrigados (no sabemos cómo, ni tampoco el por qué de tanta maravilla). Hace mil muecas, nos divierte, aunque lo más probable es que sea ella quien se divierte con nosotros al ver la cara que ponemos al verla. Es un sueño, es perfecta. Con ella dan ganas de todo.

En fin, me despabilo un rato, me seco la baba y les cuento que este es el último post de “Diario de un embarazo”. Gracias a todas las panzas que ya son mamás ahora, aunque por ahi faltan algunas aún. Juntas hemos disfrutado de compañía “virtual” que en algunos casos a generado lindos lazos de amistad y empatía. De ahora en adelante viene el nuevo blog, no les digo el nombre aún, no les cuento más. Por hoy me despido, no sé si vuelva mañana o quizás pasado. Las dejo con algunas fotos y regreso al mundo de mis enanas.

Alejandra Sofía
3, 310 kg
49 cms
Apgar 1′ – 9 / 5′ – 10

Hablamos,

Lu

16 comments

  1. la Ale!!!!
    es bella!!!
    con los ojitos abiertos parece q dijera… sacame la camara!!!
    dormida parece una angelita
    es lo maximo!!!
    Debes tener miles de miles de miles de fotos Lu porque el dia q nacio parecia conferencia de prensa… todo el mundo tomaba fotos
    Te queremos Ale te queremos!!!

  2. Que linda tu princesita!

    Tienes una nena hermosa, a mi tambien se me caeria la baba…Imagino como estaran todos de emocionados, chochos y felices…

    ¡Felicidades para ti y el papi por esa preciosura!

    Y espero puedas regresar pronto con tu nuevo blog!

    Besitos.

  3. Luuuuuuuuuuu!!!! como que te hicieron cesárea??? que fatal!!! pero bueno ýa te vas a ir sintiendo mejor, yo por ejemplo te puedo decir que la primera semana fue de lo peor pero ya me siento muy bien, te contare los detalles más adelante porque han pasado muchas cosas.

    Alejandra esta hermosisisisisisma, una completa ricura… y se ve que duerme riquisimo, espero duerma igual por las noches.

    Muchas felicidades!!! Que Diosito los bendiga mucho, que los acompañe en todo momento y que Ale sea una niña sana y felíz.

    Un beso para la hermana mayor que me imagino debe estar como loca.

    Abrazos!!!!!

  4. Verla desde su día uno, para mi fue una de las experiencias más increíbles, conocer todo tus procesos, saber como estabas, cómo ibas creciendo tu panza y hasta que el sueño de su rostro junto al tuyo se hace realidad. Lu, es una maravilla la cachorrita, una ricura total, gritona y encantandora como su mamá y Ana Cecilia está feliz por se la hermana mayor… No queda más que decir “Bienvenida Alejandra, tu familia te encantará, todos tienen algo de locos, pero son increíbles seres humanos”.

    Un bso grande

  5. Bueno, ya te felicité anteriormente pero ahora lo hago otra vez por tu nena hermosa y que tranquilita se le ve! parece estar colmada de paz! Yo tambien espero tu nuevo blog Lu, ha sido un gusto “conocerte” gracias a tu panza asi que espero seguir esta conexion virtual pasando a nuestra etapa post panza. (a mi me faltan aun 94 dias)
    un peti-abrazo!

  6. Al final es Alejandra Sofía… 🙂

    Mi enhorabuena y que Dios los bendiga y los colme de felicidad y armonía. Disfruta de estos momentos felices y guarda fuerzas para despertar de noche y mantener la sonrisa en el rostro a pesar de las ojeras.

    Beso!

  7. Siiiiii !!! la bebe es preciosa y de solo verla en ese sueño feliz te transmite la misma sensacion , simplemente estamos felices y encantados de que haya llegado.

    Lu la nueva cara del blog estalinda ya le cambiaste el nombre…te sigo leyendo.

    Besos

    Milu

  8. k lindooo…  ese post casi me hizo llorar (me aguanto xk estoy en el trabajo)….  se a lo k te refieres…..  es tann bello, hace poco lo senti….
    primero los nerrvios de la cesarea.. y luego la felicidad de enerlo conmigo
    buuu…. quiero llorar…..

  9. Muy chevere el post, entiendo a la perfección lo que sentiste en ese entonces Lu, yo soy madre primeriza y también me pasó algo similar, se supone que iba a ser un parto normal pero sus latidos empezaron a ser irregulares y me hicieron una cesárea de emergencia. Una cosa es que te avisen de antemano que va a ser cesárea pero otra que te digan de un momento a otro y encima que algo en la bebé es irregular, una se asusta muchisisisisisimo por nuestra bebé y también por nosotras mismas, en fin gracias a dios nos fue bien a tí, a las bebés y a mi. Eso si señor, ufffffffffffff sí que duele después. Al final todo vale la pena al ver a la maravilla que salió de nosotras ya sea parto normal o cesárea, mientras estén sanitas, el resto como tu dices son solo anécdotas. Gracias por compartir estás vivencias y anécdotas con nosotras. 

    Saludos a todas….

Deja un comentario