Mi esposo, el papá, también está embarazado

¿No quieres un chocotón (o pueder ser un snickers, o una torta de chocolate, o una pizza, o un poquito más de arroz, o un sanguchito)?, pregunta Aldo.
Me muero de sueño, voy a dormir media hora más.
¿Te has dado cuenta que los pantalones no me quedan como antes?

Estas preguntas y frases se han vuelto muy comunes desde hace varios meses. No quería admitirlo pero mi esposo está tan o más embarazado que yo.

Muchas mujeres, no lo nieguen mujeres, hemos deseado en algún momento que nuestros esposos o cualquier hombre en general, estén embarazados por lo menos un día, que sientan y vivan la experiencia… a ver si la aguantan. Que sepan qué se siente vomitar todos los días durante meses, no soportar olores ni sabores, que se te hinchen las piernas, que te salgan estrías, que ya no puedas dormir, etc etc. Se mueren por tener a sus herederos, que ojalá y sean hombres y futbolistas, entonces que los tengan ellos, el que quiere celeste que le cueste! Estoy segura que no existe hombre que pueda sobrellevar con tanta fuerza, paciencia y hermosura un embarazo tal como lo hacemos las mujeres.

Mi esposo no es el típico macho, es mas bien un fuerte defensor de los derechos de las mujeres y durante mi embarazo se ha mostrado bastante solidario en algunos aspectos. Es él, y no solo yo, quien come y duerme por dos. Tiene la panza más grande que la mia, aunque la mia es más linda. La piel le ha cambiado y se ve radiante. Tiene, constantemente, antojos o me quiere quitar los mios. En las clases de psicoprofilaxis se pone igual o más nervioso que yo cuando hablan del momento del parto. Practica los tipos de respiración, y yo no 🙁

Estoy segura que a todas las panzas les ha pasado o les pasa esto también, que tienen en su esposo/novio/lo que sea a un perfecto compañero de antojos, que pueden hasta compartir síntomas. Es cierto, también, que lo que ellos sienten no es para nada parecido a lo que realmente pasa con nosotras, pero es realmente anecdótico ver el cambio por el que ellos pasan cuando estamos embarazadas.

Ahora me voy a contarle a mi panza/esposo cuál es mi antojo del día y a preguntarle si ya se sabe de memoria cómo respirar al momento de dar a luz 🙂

Y, en el caso de ustedes panzas, ellos también están embarazados?

Hablamos,

Lu

5 comments

  1. JAJAJAJA… pues mira mi esposo anda igual, ha sido muy solidario conmigo y hasta ha subido de peso… pobre pasa con muchos dolores de cabeza… pero bueno falta poco para que comience la diverción!!!

  2. Jujuju, me imagino la panza de Aldo para que digas que está embarazado jeje, ahora que siga dandote tus antojos porque él también sabe lo que se siente estar con panza jeje

    Un bso

  3. Mi esposo sí está embarazado, tiene varios síntomas: antojos domingueros, sueño constante y naúseas en las tardes… Vaya lo que puede la mente y la solidaridad, ¿no?.

    Besos!!

  4. Aldoooo no lo puedo creer tendría que verte para creerlo, de que estabas un poco guatón ya estabas pero a que ahora Lu diga que tu panza está más grande jijijij. Oe esposos no se coman la ración de Anita ahhhh

  5. Disfruten juntos esta etapa que es maravillosa, y aprovechen a dormir, solo les quedan 4 meses para quedarse los domingos en cama hasta tarde y relajarse, aunque la llegada de Ale también ilusiona mucho, vale la pena tanto cansansio durante la crianza……..Cuidate mucho..Vivi.

Deja un comentario